Un policía de Bariloche disparó a un motociclista y lo declararon culpable

Es el agente Maximiliano Chamorro que en 2016 disparó a un joven motociclista al que confundieron con una persona que eludió un control policial. El juicio se hizo antes de la cuarentena y ahora se conoció la sentencia.





El juicio se realizó antes de la cuarentena obligatoria y el policía ahora fue declarado culpable. Archivo

El juicio se realizó antes de la cuarentena obligatoria y el policía ahora fue declarado culpable. Archivo

No estaba armado y tampoco era la persona que la policía buscaba la noche del 5 de enero de 2016 cerca del centro de Bariloche. Sin embargo, Lucas García terminó con 15 orificios en su espalda y una costilla fracturada tras recibir un disparo con un cartucho con postas de goma, a muy corta distancia.

Por ese ataque fue juzgado antes de la cuarentena el empleado policial Maximiliano Javier Chamorro, que se desempeñaba entonces como escopetero. Y los jueces del tribunal, Marcos Burgos, Romina Martini y Héctor Leguizamón Pondal ahora declararon al acusado culpable de los delitos de lesiones graves, agravadas por el empleo de arma de fuego y con abuso de la función por su condición de policía.

Los jueces valoraron en especial el testimonio de la víctima que sufrió lesiones que pusieron en riesgo su vida, según declaró el médico forense Juan Manuel Piñero Bauer.

Para el tribunal, el policía no hizo ningún disparo de advertencia para que García, que circulaba en una motocicleta, se detuviera, como habían declarado los policías que acompañaban al acusado en el patrullero la noche del operativo.

Los policías habían salido en busca de un motociclista que portaba un arma de fuego a partir del aviso de un sargento que había observado esa situación. Por eso, creyeron que García era ese sospechoso.

“Lo cierto es que no nos quedan dudas porque así fue probado que el disparo fue efectuado directamente hacia el cuerpo de Lucas García, quien estaba de espaldas, a muy corta distancia ubicable dentro de los parámetros establecidos en la acusación (entre 3 y 5 metros)”, concluyeron los jueces por unanimidad. “Fue acreditado también que la víctima no estaba armada”, sostuvieron los jueces por las declaraciones de testigos.

El fiscal Guillermo Lista y el abogado por la querella Slavko Lucas Jankovic, habían sostenido que Chamorro utilizó en forma antirreglamentariamente la Ithaca, calibre 12/70, que portaba. Afirmaron que el imputado había hecho dos disparos intimidatorios para que García detuviera la marcha y que el tercero disparo dio en la espalda del joven.

Para los jueces no ocurrió como los habían planteado los acusadores. “El fundamento principal para sostener que ha sido el primer disparo el que lesionó a García es precisamente el relato del joven que es quien sufrió el impacto en su cuerpo”, afirmaron.

“Ese primer disparo, no fue efectuado por rebote sino directamente al cuerpo de la víctima a muy corta distancia y considerablemente menor a los diez metros que enseñan en el curso policial y a los 15 metros que la caja de los proyectiles Stoping Power recomienda según relató el testigo Pedro Luis Quilodrán”, destacaron los jueces.

La defensa del acusado había cuestionado la calificación legal y planteaba que fue un hecho accidental. La pena que se le impondrá al policía se definirá cuando se reanude la actividad judicial, en el juicio donde la fiscalía, la querella y la defensa aportará pruebas.


Comentarios


Un policía de Bariloche disparó a un motociclista y lo declararon culpable