Una disputa que pasa a ser geopolítica

La guerra comercial entre EEUU y China comienza a jugarse en Europa. El 5G en Italia y las reservas rusas, los partenaires.



La saga de la guerra comercial desatada en 2018 entre Estados Unidos y China, sigue ofreciendo nuevos episodios semana a semana. Pero como era de esperar, la onda expansiva de la disputa entre los dos gobiernos más poderosos del planeta, comienza a convertirse en un conflicto geopolítico.
Lejos de ser un conflicto bilateral, los efectos son profundos sobre la economía y la política global, y el continente europeo, parece ser el escenario en que se jugarán las próximas batallas.

La onda expansiva de la guerra comercial entre los dos gigantes de la economía mundial, ya afecta al continente europeo, que se ofrece como nuevo escenario.


En efecto, dos noticias conocidas esta semana sacudieron la escena, y ambas tienen a países centrales de Europa como protagonistas.
La primera, fue la advertencia lanzada por EEUU respecto al desembarco chino en Italia, para el desarrollo de la tecnología 5G. El Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, fue quien se encargó de presionar al gobierno italiano cuando declaró que “China podría aprovechar el desarrollo de la tecnología 5G en Italia, para incrementar su poder en la región”. Su par italiano Luis Di Maio no tardó en responder, e indicó que “Italia cuenta con normas de seguridad adecuadas para garantizar la seguridad”.
La segunda, fue la publicación del informe de gestión de los activos del Banco Central ruso, el cual revela que por primera vez, la mayoría de los activos de la entidad fuera de Rusia, se encuentran en China, un lugar de privilegio que antes ocupaba EEUU. El informe indica que Rusia mantiene unos u$s 65.000 millones de sus reservas en el país asiático, lo que representa aproximadamente un 13,4% del total, estimado en u$s 485.000 millones.
El documento que refiere a datos de marzo de 2019, indica además que Rusia ha decidido cambiar la composición de sus reservas, reduciendo a la mitad sus tenencias de dólares estadounidenses, las cuales pasaron de representar el 43,7% del total en marzo de 2018, al 23,6% en marzo del presente año. Como contrapartida, en el mismo lapso la composición en yuanes japoneses pasó del 5% al 14,2%, y las tenencias de reservas rusas en euros pasaron del 8,1% al 30,1% en la actualidad.


Comentarios


Una disputa que pasa a ser geopolítica