Una droguería bonaerense en la mira de la Justicia

Habría adulterado la inyección que mató a Verónica.



¿Quién es el responsable de la adulteración de la inyección de hierro que acabó con la vida de la joven viedmense Verónica Díaz? La pregunta aún no tiene respuesta, pero la justicia ya fijó su mirada en una droguería del conurbano bonaerense. La investigación se trasladó en las últimas horas desde la ciudad de Bahía Blanca hacia las afueras de la Capital Federal, luego de que la droguería Gavazza, que entregó el medicamento al ministerio rionegrino, deslindara responsabilidades con documentación en la que consta que retiró el hierro inyectable en otra droguería bonaerense. El director de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT), Manuel Limeres, reveló que los fiscales , de todos modos, optaron por mantener en reserva el nombre y ubicación de la droguería.

Al mismo tiempo, en Viedma se dio a conocer otra noticia que provocó estupor: las ampollas adulteradas de Yectafer, que causaron la muerte de Verónica, están contenidas en cajas con numeración de una partida auténtica y se está en presencia de la maniobra de elaboración de un “lote mellizo” de un producto medicinal. La información fue proporcionada por el coordinador del programa nacional de Pesquisa de Medicamentos Ilegítimos, Julio Rodríguez. El funcionario precisó que, “según el relevamiento del Instituto Nacional de Medicamentos (INAME), la totalidad de la falsificación comprendería 300 cajas de diez ampollas cada una. La partida apócrifa del inyectable Yectafer, con la numeración de lote 03100718, vencimiento en octubre de 2006, fue introducida en la cadena de comercialización en forma paralela al pro

ducto verdadero”, dijo durante una conferencia de prensa en la capital rionegrina.

Luego advirtió sobre al

gunas diferencias fácilmente apreciables entre las cajas auténticas y las falsificadas, como que en las primeras el número de codificación del lote está impreso en la cara frontal -con trazo punteado- y en las otras aparece en la solapa de cierre, con trazo continuo. En el caso de la partida adquirida por el hospital de Viedma, por intermedio de la Droguería Gavazza de Bahía Blanca, la totalidad de las cien ampollas son adulteradas. Rodríguez sostuvo que “este tipo de laboratorios clandestinos suele estar oculto bajo la fachada de otro tipo de comercio de funcionamiento legal, como por ejemplo una panadería” o una droguería, que es ahora lo que se investiga en el conurbano bonaerense. Desde el Instituto Nacional de Medicamentos se confirmó que en el mercado existen ampollas de Yectafer originales y falsificadas de un mismo lote.

Por otra parte, el ministerio de Salud presentó ayer una denuncia penal acompañando la documentación existente ante el fiscal Marcelo Alvarez, quien ya había pedido la intervención al juez penal Pedro Funes tras la información a través de los medios de la muerte de Verónica Díaz.

Ayer el juez y el fiscal se reunieron con la ministra, Adriana Gutiérrez, y el Fiscal de Estado, Alberto Carosio, a los efectos de reclamar documentación vinculada al hecho, entre ellas, la historia clínica de la joven Díaz, todo lo relacionado a la compra del medicamento, la lista de pacientes inyectados con esas ampollas, entre otras, sin perjuicio de la posibilidad que la Justicia rionegrina sea declarada incompetente para investigar este hecho. La ministra confirmó que fueron retiradas de circulación en la provincia todas las ampollas de “Yectafer” del lote sospechado. (AV-Télam)

Notas asociadas: La ruta de la adulteración Marchan por el esclarecimiento Otras dos mujeres internadas  

Notas asociadas: La ruta de la adulteración Marchan por el esclarecimiento Otras dos mujeres internadas  


Comentarios


Una droguería bonaerense en la mira de la Justicia