Una ley para San Eduardo



CHOS MALAL (ACHM).-Las ruinas del pueblo minero de San Eduardo podrían convertirse en “Patrimonio Histórico-Social del pueblo de la provincia del Neuquén”, si se aprueba un proyecto de ley presentado por un diputado de la zona norte.

San Eduardo fue un pueblo minero que generó vida y trabajo en el norte neuquino entre 1940 y 1960. Su importancia social puede reconocerse en virtud de haberse constituido en un asentamiento poblacional de magnitud y por ser una activa fuente laboral en un período signado por la inexistencia de alternativas.

El pueblo creció alrededor de la explotación de un recurso natural -la asfaltita- y de su historia se rescatan dos momentos cruciales: la explosión de la veta principal del yacimiento en 1951 y el desmantelamiento y cierre del campamento en 1960.

Recientemente, cuando antiguos pobladores del lugar regresaron a San Eduardo, donde se realizó un reconocimiento a los mineros que perecieron en la explosión de la mina y se vivieron momentos emotivos, también se puso de manifiesto la importancia de que el lugar sea declarado patrimonio histórico y social.

Haciéndose eco del anhelo de quienes vivieron en el lugar, el diputado del bloque de la Concertación Neuquina Juan Romildo Oltolina presentó un proyecto de ley para que San Eduardo sea declarado patrimonio histórico. El pedido se encuentra comprendido en el marco de la Ley 2257 de preservación patrimonial. En los fundamentos el legislador menciona que el objetivo del proyecto es reconocer la trascendencia que para un centenar de familias, representó el asiento poblacional creado a partir de la explotación de la mina San Eduardo, ubicada a 4 km al sur del cerro Curaco, al norte de Neuquén.


Comentarios


Una ley para San Eduardo