Una multitud le dio el último adiós a Cerati

El Gobierno oficializó hoy el duelo nacional de dos días por la muerte del músico, “leyenda del rock”.



#

GRACIAS TOTALES

Una multitud despidió a Gustavo Cerati, emblema del rock en América Latina muerto el jueves a los 55 años tras cuatro años en coma.

Los fans reunidos en el playón del cementerio de la Chacarita, donde ya descansa el cuerpo de Cerati, comenzaron a cantar estrofas de sus principales canciones y “Gustavo no se va”.

Cerati murió el jueves a la mañana por un paro cardiorrespiratorio en una clínica de Buenos Aires, adonde permanecía internado desde 2010 cuando cayó en un coma del que nunca despertó debido a un ACV sufrido en Caracas al término de un concierto.

Reconocido como compositor, letrista, eximio guitarrista y cantante, muchos colegas le rindieron tributo y acudieron a despedir sus restos que descansarán en el Cementerio de la Chacarita de la capital argentina.

“Me verás volar/ por la ciudad de la furia/ donde nadie sabe de mí/ y yo soy parte de todos”, cantó la multitud cuando la madre del músico, Lilian Clark, se asomó a un balcón de la Legislatura para agradecer entre lágrimas el último tributo de sus fans al momento de dar por concluido el velatorio, que según la policía congregó a más de veinte mil personas.

Zeta Bosio, su amigo y compañero de banda, fue uno de los que lo despidió durante la madrugada, al igual que Charly García, Pedro Aznar y Dante Spinetta, hijo del fallecido músico Luis Alberto Spinetta.

“Fue el mejor músico con el que estuve en un escenario”, dijo Bosio, quien junto a Charly Alberti y Cerati conformó el mítico Soda Stereo, una de las bandas que más éxitos logró en América Latina en los años 80 y 90.

Aznar lo describió como “un ser que desbordaba talento y expresividad. Dejó un legado que vivirá por siempre y trascenderá generaciones”.

Charly García, otra leyenda del rock argentino, lo definió como “un arquitecto del sonido”.

“Tuvimos muchas ideas juntos, nos pusimos a tocar y fue una voladura de cerebro. Era genial”, dijo.

Durante la madrugada, una fila de más de veinte cuadras serpenteaba el edificio de la Legislatura, repleta de fans que aguardaron bajo la lluvia por estar unos instantes frente al féretro cerrado con los restos del artista.

“Gracias totales” fue la leyenda con la que la ciudad lo despidió en marquesinas de acceso a varias estaciones de metro, donde los carteles electrónicos de señalización reprodujeron el mensaje con el que Cerati despidió al público en 2007, cuando Soda Stereo brindó su último concierto como banda.

El aluvión de seguidores obligó a extender el velatorio por pedido expreso de la madre del artista, Lilian Clark, y el gobierno argentino declaró dos días de duelo.

Su madre, los hijos del músico, Lisa (18 años) y Benito (21), estuvieron presentes al igual que la madre de ambos y exesposa de Cerati, la modelo y DJ chilena Cecilia Amenábar.


Comentarios


Una multitud le dio el último adiós a Cerati