Valle Azul: El lugar que tuvo como vecino a Natalio Botana

El periodista que hizo escuela con su diario “Crítica” construyó aquí un lujoso chalet que utilizaba para su descanso y reuniones con políticos y militares.



1
#

En la margen sur del río Negro se desarrolló el poblado. En 1971 se conformó la primera comisión de fomento. Tiene 4.500 hectáreas en producción.

2
#

Postal profunda

Valle Azul es una pequeña población con 1.200 habitantes. A principios de este año celebró sus 41 años de vida pero su historia es mucho más larga y rica, ya que su nacimiento estuvo ligado a “La Conquista del Desierto”, de la que surgieron luego las ciudades del Valle Medio y del Alto Valle.

Ubicada sobre la margen sur del río Negro sobre el extremo este del Alto Valle, el pueblo pertenece al departamento de El Cuy, dentro de la “Línea Sur”, aunque se encuentra a 17 kilómetros de Chichinales y 30 de Villa Regina.

Puente de Valle Azul se finalizó de construir en el 2000 para dar respuesta a una vieja demanda de la población.
Néstor Salas

A fines del siglo XIX se inició la entrega de tierras y las recibió Rodolfo Freyre, que desde Santa Fe trasladó ovejas Merino a lo que se denominó Estancia Santa Julia.

En 1910 Freyre vendió las tierras a Tomás López Cabanillas que la rebautizó como Estancia La Farruca, y en 1925 las adquirió Natalio Botana, propietario del diario Crítica, que rebautizó el lugar como Estancia La China. La zona comenzó a tener un mayor auge a partir de la construcción de un bello chalet que tenía comodidades nunca vistas aquí.

Héber Trincheri, comisionado de fomento, destacó que hay bajo indice de desocupación y un gran abanico de emprendimientos productivos
Néstor Salas

Botana, que utilizaba la estancia para reunirse con dirigentes políticos y militares de la época, hizo construir una pista de aterrizaje de avión. En forma paralela desarrollaba en el lugar la ganadería bovina.

En sus inmediaciones aún se puede ver la estructura de lo que fue una vieja planta tomatera. Dentro del predio se encuentra también el edificio medio derruido de una bodega que también puso en marcha Botana. Otra particularidad del lugar es que el sistema de riego por canales se desarrolló aquí primero que en el resto del Alto Valle. Se lo utilizó para las plantaciones de tomate, pasturas y granos.

Pileta de natación, Botana la hizo construir para disfrutar de los veranos junto a invitados que trasladaba en avión desde Buenos Aires
Néstor Salas

En 1947, Botana se desprendió de la estancia y pasó a los hermanos Manzano, quienes en 1955 a su vez la vendieron a Manuel Gerardo Rebella y Jocobo Shilman, quienes dieron inicio al proyecto de colonización de las tierras con mayor asentamiento de pobladores. Por iniciativa del primero fue que esta localidad tomó el nombre de Valle Azul.

Valle Azul cuenta con hoy 1.200 pobladores distribuidos en las pocas manzanas que conforman la planta urbana de la localidad.
Néstor Salas

Pese a la proximidad con el Alto Valle, llegar hasta aquí era muy difícil. Se utilizaba una balsa a la altura del kilómetro 1.171 de las vías del ferrocarril, en una pequeña población denominada Julián Romero, y posteriormente con otra balsa que funcionó hasta el 2000 en proximidades de lo que hoy es el puente que cruza sobre el río Negro.

El lugar al sur del río Negro que tuvo como vecino a Natalio Botana.
Néstor Salas

El desarrollo productivo fue en aumento a partir de la radicación de un importante número de familias francesas argelinas, de las cuales aún hoy algunas siguen en la localidad, y de una pequeña colonia de rusos, los que luego se dirigieron hacia otros puntos del Alto Valle. Pero ya estaba dado el puntapié inicial para el nacimiento de Valle Azul como localidad, reconocimiento logrado en 1971 con la conformación de comisión de fomento.

Vieja planta tomatera, se construyó a partir de la presencia de Natalio Botana, al igual que la bodega ubicadas dentro lo que se denominaba Estancia La China.
Néstor Salas

Hoy todos los habitantes están empleados en los distintos emprendimientos productivos. Desde ganadería bovina y porcina, pasando por la fruticultura, vitivinicultura y plantaciones de cereales como el maíz. “El que no quiere trabajar, es porque no quiere” comentó Héber Trincheri, actual comisionado. Dijo que la localidad cuenta con dos galpones de empaque que dan empleo al grueso de la población, sumado a emprendimientos frutícolas que necesitan más de 600 personas para tareas de cosecha, poda, raleo y otras tareas culturales.

El bello chalet

de una época dorada

Con pileta y cancha de pelota paleta. El chalet que construyó el dueño del histórico diario “Crítica” es un lujo para el lugar. Hoy forma parte del establecimiento La Sureña, de la familia Thurin, y está ubicado a 300 metros del casco urbano de Valle Azul.

4.500 hectáreas en producción. En proporción, la fruticultura con plantaciones de peras, manzanas y un importante número de frutas de carozo es la que se encuentra en primer lugar en cuanto a cantidad de hectáreas utilizadas y ocupación de mano de obra. Luego siguen la ganadería bovina y porcina.

El chalet es hoy de los Thurin.


Temas

Río Negro

Comentarios


Valle Azul: El lugar que tuvo como vecino a Natalio Botana