Varios pacientes y una cama: cómo definir quién entra a terapia intensiva

A siete meses del inicio de la pandemia, el “triage” es moneda corriente en la UTI del hospital de Roca. “Cada día lo aplicamos cuando hay una sola cama y varios pedidos”, comentó la jefa del servicio, Cristina Orlandi.




Hace más de un mes, se implementó la visita de familiares en UTI con el acompañamiento de un psicólogo del servicio de Cuidados Paliativos, para contención. Foto: Juan Thomes

Hace más de un mes, se implementó la visita de familiares en UTI con el acompañamiento de un psicólogo del servicio de Cuidados Paliativos, para contención. Foto: Juan Thomes

Todos los días, médicos de Terapia Intensiva deben definir a quién asignarle una cama frente a varios candidatos. Todos los días, uno o más pacientes en grave estado esperan la admisión en alguna terapia, ante la ocupación plena. Y también, todos los días, una familia ruega tener la “oportunidad” de que su ser querido acceda a la atención médica más adecuada. El mismo escenario se repite cíclicamente, todos los días.

Sucedió el viernes pasado, cuando un paciente con hemorragia digestiva, esperaba una cama de terapia en el hospital de Roca. Apenas se liberara una, y si surgía más demanda, ese paciente entraría a un proceso de selección para definir si era admitido, entre algunos otros en la misma situación.

A siete meses del inicio de la pandemia, el “triage” (método de clasificación y selección de pacientes) es moneda corriente en la unidad de terapia intensiva del López Lima. “Cada día lo aplicamos cuando hay una sola cama y varios pedidos”, comentó la jefa del servicio, Cristina Orlandi.

“A pesar de que intentamos, hay algunos pacientes que no logran ingresar a terapia intensiva y esa es la realidad. Es lo que sabíamos que iba a pasar en esta situación de pandemia cuando hay muchos más pacientes para ingresar que camas disponibles”, afirmó la médica intensivista luego de que el propio presidente Alberto Fernández ubicara a Roca como una de las ciudades con “niveles de saturación en un punto límite”.

El teléfono suena a toda hora en la UTI en busca de camas, no solo desde el Servicio de Emergencias (guardia), clínica médica (moderados) del propio López Lima; sino también de hospitales cercanos y de otras regiones sanitarias.

“Es una situación diaria, en la que hay pacientes que no pueden ingresar porque no hay camas, está ocurriendo hace mucho y sigue ocurriendo a diario. Hay pacientes que se quedan esperando el ingreso en otros hospitales de menor complejidad, en las guardias y en clínicas”, comentó Orlandi, y recalcó que esto también está sucediendo en otras provincias.

Hoy la principal demanda es de pacientes covid positivo y se trabaja en la asignación de camas con criterios médicos y no administrativos. “Si hay una cama, no importa que el paciente sea de salud pública o que tenga prepaga (obra social), la asignamos”, apuntó.

La jefa del servicio de UTI explicó que frente a muchos pacientes que necesitan ingresar y una sola cama, los criterios de selección se aplican mediante prioridades, aunque hasta el momento “no surgieron situaciones de conflicto ético” y no tuvo que intervenir el Comité de Bioética.

En el área de internación de moderados, hay muchos pacientes con oxígeno y algunos de ellos necesitaron o necesitan ser derivados a terapia intensiva. Se estima que en un 5% de los moderados, el cuadro se complica. “Muchas veces no consiguen cama en el día y lo sostienen hasta que tengamos una”, agregó.

Fotos Juan Thomes

“El volumen de pacientes que existe se cubre en la medida que se puede. En las terapias, en la sala de moderados y en las guardias (SEM) tenemos graves problemas de cobertura”, comentó el licenciado en Enfermeria Nelson Gutiérrez, quien se desempeña en el sector de moderados, donde la ocupación de camas también suele llegar al 100%.

“Han fallecido pacientes en la sala general”, dijo Orlandi y las causas son variadas: porque eran personas muy mayores con enfermedades crónicas que tenían menos posibilidades de recuperarse, porque no se les dio prioridad, o “porque no se consiguió cama en terapia”, según el análisis de la médica, quien agregó que el hecho de ingresar a cuidados críticos tampoco garantiza sobrevida.

De los que no logran ingresar, algunos evolucionan bien y salen de alta y otros, lamentablemente mueren. “El problema son los que tienen indicación de pasar a terapia porque son recuperables y no hay cama”, enfatizó.

El hecho de ingresar a terapia intensiva no significa que todos vayan a sobrevivir, pero significa que se les dio la atención que correspondía»

Cristina Orlandi, jefa de Terapia Intensiva del hospital López Lima

Para quienes quedan a la espera hay dos posibilidades: o se trabaja para un traslado si es que aparece una cama libre en otro hospital y el caso lo permitiera; o bien se quedan en una guardia, sala común u hospital de menor complejidad; recibiendo la atención que se les pueda dar hasta que se libere una cama.

“Los pacientes siempre están dentro de una guardia o un hospital de menor complejidad y se les da lo que se les puede dar hasta conseguir una cama. Por suerte se pudo asistir a toda la gente en el domicilio”, afirmó Orlandi.

Ya se han realizado traslados de pacientes a larga distancia, del Alto Valle a Viedma. Aunque es el último recurso por los riesgos que conlleva, la falta de camas hizo que esta fuera la única alternativa. Hubo algunos pacientes de Huergo que fueron derivados a la capital provincial y uno de Regina, también. Desde Roca, se trasladó a una paciente oncológica a Viedma.

“Es habitual dar prioridades”

“Normalmente, (en terapia) se prioriza a quien esta más grave, pero en situación de pandemia, el criterio cambia. Es igual que en eventos con víctimas múltiples, ingresa el que tiene más posibilidades de sobrevivir, no el más grave”, explicó Orlandi, quien aseveró que más allá de la pandemia por coronavirus, es habitual que en el servicio de terapia intensiva se apliquen criterios de selección de pacientes.

“La tasa de ocupación en algunas épocas del año (prepandemia) es de alrededor del 80% entonces siempre se asignan prioridades”, ya que cuidados intensivos siempre fue un recurso escaso. Lo que cambió con la pandemia, es el nivel de demanda constante y el criterio de selección, aunque siempre se trata de salvar la mayor cantidad de vidas.

Foto Juan Thomes

“Bloqueo” de camas: lo que pasa cuando falta personal


En Terapia Intensiva faltan camas, pero ahora también se suma la falta de enfermeros para mantenerlas abiertas. Lo que se logró ampliar en unidades nuevas en los últimos meses, ahora corre riesgo y se registraron “bloqueos” transitorios de camas porque falta personal para atenderlas.

Con los contagios y escasez de personal activo, se complejiza sostener las camas operativas y esta complicación se materializó el fin de semana en la Unidad de Terapia Intensiva del hospital, que quedó -transitoriamente- con una cama menos por falta de recurso humano.

“Estamos con dificultades en número de enfermeros”, aseguró Orlandi quien confirmó que hasta tanto puedan solucionar ese problema, tuvieron que disminuir una cama. 13 de las 14 camas de UTI quedaron operativas, provisoriamente, hasta que se consiga el personal suficiente para reactivar la que quedó fuera de servicio.

Tenemos un 45% de personal contagiado (enfermería). Hay personas con segundo contagio y certificados por estrés”

Nelson Gutierrez, lic. en Enfermería – hospital

El bloqueo es la disminución transitoria de la capacidad operativa hasta recuperar recurso humano.

El licenciado en Enfermería, Nelson Gutierrez, indicó que es mucho el personal contagiado y sobre todo en el área de enfermería. “A esta altura tenemos un 45% de personal contagiado. Hemos comenzado con personas con el segundo contagio y a eso se suma los certificados por el grado de estrés”, expuso.

Por otro lado, este medio consultó sobre la situación en el hospital Ernesto Accame de Allen, luego de trascendidos sobre que también habrían disminuido la cantidad de camas operativas en terapia intensiva, pero no hubo respuesta. En ese hospital vecino, es donde se montó una terapia no covid que llegó a expandirse hasta 14 camas más, con la ayuda de personal de Nación.

En cifras

70
días internado lleva uno de los pacientes con coronavirus que está en la UTI del hospital. La internación más larga.
13
camas operativas de Terapia Intensiva hay transitoriamente en el hospital de Roca, de las 14 que había.

307
casos nuevos positivos de coronavirus hubo la semana pasada en Roca, y 429 personas fueron dadas de alta.
685
casos activos de coronavirus hay actualmente en Roca. El lunes pasado, se llegó a 800 casos activos.

3.700
casos de covid-19 lleva acumulados Roca desde el inicio de la pandemia.
85
fallecidos por coronavirus hubo en Roca en los últimos siete meses. Siete muertes hubo la semana pasada.

SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Varios pacientes y una cama: cómo definir quién entra a terapia intensiva