El lado “perverso” del sistema de salud: si un trabajador se contagia, cobra menos

Agentes de hospitales rionegrinos denuncian un golpe al bolsillo por guardias y horas extras caídas después de enfermarse de covid-19.





Un 45% de la planta activa de enfermería del hospital de Roca ya se enfermó de covid-19.

Un 45% de la planta activa de enfermería del hospital de Roca ya se enfermó de covid-19.

“Si trabajas en salud y te contagias covid-19, considerada enfermedad laboral, no te hagas ilusiones de cobrar las horas extras diagramadas (programadas). La ART dice que las tiene que pagar el empleador y el empleador, que las tiene que pagar la ART”. La queja fue de un enfermero de Roca, a través de las redes sociales. Y los comentarios y respuestas no tardaron en llegar.

La problemática se difundió entre el personal del hospital López Lima y se supo que varios de ellos, contagiados de coronavirus durante la pandemia, padecieron problemas con el pago de las horas extras y guardias que no pudieron cumplir por estar enfermos, sobre todo del sector enfermería, uno de los más afectados por los contagios.  

Se sabe que, durante la emergencia sanitaria, los trabajadores de la salud duplicaron o hasta cuadruplicaron la cantidad de guardias y horas extras que hacían antes y gran parte de sus ingresos mensuales provienen de estos conceptos. No obstante, en los últimos meses notaron que caer contagiados y quedar en aislamiento por más de 10 días -o internados con complicaciones- impacta económicamente en sus bolsillos, ya que el empleador (Ministerio de Salud) no liquida horas extras no trabajadas y quien quiera percibir un proporcional de esas guardias “caídas” por enfermedad laboral, debe iniciar un trámite personal en la Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART), algo que muchos ni siquiera están pudiendo hacer.  

“Yo cobraba $ 46.000 por horas extras. La última vez, el empleador me pagó $ 5.000 y $ 10.000 la ART. Cobré 15.000, así es que perdí $ 30.000”, relató uno de los trabajadores de Roca ante RIO NEGRO, con recibo de sueldo en mano, luego de haber padecido la enfermedad.

A Gastón Martínez, un enfermero que trabaja en el hospital hace más de 30 años, le diagnosticaron covid-19 el 18 de julio. Durante los más de diez días que duró su aislamiento, por obvias razones no pudo realizar las guardias que día a día le permiten engrosar su sueldo para llegar a fin de mes. Apenas recibió el alta, le indicaron que tenían que hacer el trámite en Horizonte, por ser una enfermedad laboral, pero se encontró con más dudas que certezas al ver depositados sus haberes, ya que percibió mucho menos de lo que esperaba.

Aunque fue víctima de covid-19 por haber estado “expuesto” en su ámbito de trabajo; al recuperarse, la percepción de haberes de Martínez se vio disminuida en un gran porcentaje y lamentó haber expuesto también a su familia, lo que más le preocupaba por esos días.

“Hace 20 años que hago guardias, lo que significa que estoy 16 horas en el hospital día por medio. Pasamos mayor parte del día trabajando para hacer horas extras, para equiparar un poco el sueldo con el costo de vida”, expresó Martínez a RIO NEGRO.

En su relato, el enfermero comentó que estuvo con tratamiento psicológico “por el destrato de la institución”.

“Pensé en no volver por la indignación que tenía, pero cuando salí de alta me enteré de que siete u ocho de mis compañeros se habían contagiado, así que decidí volver a trabajar para ayudar a la gente”, enfatizó.

Dani Ríos, enfermero del sector de Cuidados Moderados del Hospital y representante de los trabajadores en el Consejo Local de la Salud, fue uno de los portavoces del reclamo. Dijo que el caso de Martínez no es un caso aislado, sino uno de los tantos afectados por esta problemática. “A medida que vamos juntando relatos vemos que estamos todos en la misma situación”, aclaró.

“Un 45% de la planta activa de enfermería del hospital fue covid positivo y de esas 100 personas, unos 90 estamos en la misma situación, somos muchas las personas que estamos transitando esta problemática con respecto a la ART y el empleador”, aseguró Ríos en diálogo con RIO NEGRO.

Este medio accedió a tres recibos de sueldo de horas extras y comparó los montos percibidos de marzo a junio y de junio a julio de tres trabajadores de la salud (Ley 1.904 y uno 1.844). En todos los casos la disminución de lo percibido post contagio (por horas extras) osciló entre un 33% y un 92%. Es que en ese margen de diez días de aislamiento (mínimo), la mayoría de los trabajadores hace dos o tres guardias. Uno de los más perjudicados, pasó de cobrar en marzo 65.478 neto a cobrar 5.358 en junio, en total, por ese concepto.

Los problemas surgen cuando los agentes retoman las tareas después del alta. “La gran mayoría no ha cobrado (esas guardias) y otros no han tenido tiempo de hacer la denuncia en la ART por estar trabajando”, dijo Ríos y agregó que la gran mayoría de los que hicieron el trámite no han percibido lo que esperaban en promedio. “No sé quién determina si está bien pago, cuánto es lo correcto”, reconoció.

Ríos dijo que para los enfermeros es un “despropósito” tener que realizar ese trámite presencial, sin saber cuánto van a cobrar finalmente y sacrificando un día de descanso ya que están 100% abocados a la pandemia.

Con la pandemia quedó demostrado la poca importancia que le dan desde Salud, desde el gobierno -nuestros empleadores-, al personal que debe cuidar a las personas.

Gastón Martínez, enfermero de Roca.

"Presos" de las guardias

“Las guardias son parte del ingreso del trabajador, es algo naturalizado, aunque no debería ser así", explicaron los agentes que dialogaron con RÍO NEGRO.

Según informaron, actualmente el salario básico de un empleado profesional encuadrado en la Ley 1.904 no llega a los 40.000 pesos y haciendo diez guardias son alrededor de 30.000 pesos más. Los no profesionales (1.844) cobran mucho menos y por eso "dependen de las guardias", aseguraron.  

“Es súper perverso el sistema. Te obligan a hacer diez guardias lo cual implica estar más adentro del hospital que afuera, en vez de tener un sueldo como corresponde, si te enfermas, te complica. En el bolsillo es muy notorio. Para llegar a fin de mes, el 100% del trabajador vive de las guardias”, comentó Ríos, ya que de los profesionales de enfermería, alrededor del 60% cobra salarios por debajo de la canasta básica.

Por otra parte, aseguraron que apoyan las movilizaciones de hospitalarios autoconvocados que reclaman por salarios dignos y rechazan el acuerdo salarial firmado recientemente.

Uno no elige enfermarse, creo que no nos cuidan ni en ese aspecto: tenemos que hacer un trámite personal con la incertidumbre de cuanto te van a depositar y cuando. Uno cuenta con ese dinero de las horas extras, la gran mayoría vive preso de las guardias.

Dani Ríos, enfermero de Roca.

¿Quién se hace cargo?

El artículo 13 de la Ley Nacional Nº 24.557 de Riesgos de Trabajo, es el que explica gran parte del conflicto. Según esta norma, ante un caso de Incapacidad Laboral Temporaria (ILT), “la prestación dineraria correspondiente a los primeros diez días estará a cargo del empleador. Las prestaciones dinerarias siguientes estarán a cargo de la ART....”. Y en muchos casos, los días de ausencia laboral por covid-19 no superan los diez días (lo que dura el período de aislamiento en casos leves), por lo cual muchos empleados que quieren realizar el trámite en la ART se encuentran con la respuesta de que debe ser el empleador el que debe pagarlo.

RIO NEGRO intentó conocer los motivos de esta problemática a través del área de Recursos Humanos del Ministerio de Salud y del Hospital López Lima. Por otro lado, este medio intentó dialogar con personal de Horizonte Seguros, pero no pudo ser posible.

Gerardo Di Nardo, jefe de Recursos Humanos del hospital López Lima, dialogó con este medio y comentó que hubo muchas consultas y reclamos por este tema no solo en Roca sino en otros hospitales y que ya elevó la inquietud a la central.

“El salario lo sigue pagando Salud Pública, la ART de lo único que debería responsabilizarse es de esas guardias u horas extras caídas”, aseguró y aclaró que lo que abona la aseguradora es un proporcional de lo ganado en los últimos seis meses por horas extras y no la totalidad de las mismas. “Lo que sucede es que para el empleado de salud, lo extra, significa otro sueldo más”, dijo.

“Ahora con la pandemia la cantidad de guardias se han duplicado, triplicado, cuadruplicado en algunos casos, entonces el flujo de guardias que hacen los agentes es mucho mayor a otras épocas normales. Entonces la diferencia se nota mucho”, reconoció. “Esto está pasando en todos los hospitales. Los hospitales grandes que tuvimos mucho contagio fue masivo y se notó mucho”, concluyó.

“Nos encontramos los dos con dos cuestiones técnicas enfrentadas y en el medio queda el empleado, eso es así”, postuló Di Nardo, ya que por un lado la aseguradora reconoce las guardias y horas extras solo después del día 10 de enfermedad y por otro lado, que el empleador no podría pagar horas extras no hechas, técnicamente.

No fue posible dialogar con la funcionaria a cargo de Recursos Humanos de Salud, aunque fuentes de la cartera provincial aseguraron que “se reconocen las horas y guardias a todo el personal se contagie o no”.


Comentarios


El lado “perverso” del sistema de salud: si un trabajador se contagia, cobra menos