Vecinos de Neuquén en alerta por el traslado de 100 árboles

Una megaobra cloacal del EPAS atraviesa uno de los tramos más complejos. No por complicaciones de ingeniería, sino porque afectará una parquización de casi 40 años impulsada por las familias del lugar.



1
#

Justo debajo del bulevar de la calle Houssay pasará el nuevo tramo de cañerías de la obra Colectora II del Oeste. (Foto: mauro pérez )

2
#

3
#

El pedido del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS ) al municipio de retirar más de 100 arboles sobre el bulevar Houssay, para avanzar con las obras de la Colectora II del Oeste, generó un pesado sentimiento de tristeza y dolor para los vecinos del barrio Don Bosco III.

Fueron ellos mismos quienes “pintaron de verde” con esfuerzo y constancia ese sector del barrio. Varias generaciones crecieron junto con esa arboleda que ya tiene casi 40 años . “Esta arboleda representa como se hizo este barrio, a puro pulmón y entre todos los vecinos”, cuenta Esteban Arancibia, quien lleva más de tres décadas en el lugar.

Es un hecho que la construcción del tramo por impulsión de la Colectora Cloacal del Oeste II mejorará el sistema de recolección y transporte de líquidos cloacales. Y esto es algo que los vecinos entienden, pero también sienten que en estos casos lo lógico no tiene mucho que ver.

Te puede interesar Empiezan los 22 km de ducto para sanear la zona oeste de Neuquén

Otra vecina, con más 35 años en el barrio, María Benavidez compartió el sentimiento: “los vecinos de toda esta zona, tenemos una cosa que es difícil de explicar con estos árboles, es sentimental. Hay mucho sentido de pertenencia. Acá hay muchos recuerdos, de muchas familias”.

En el relato los vecinos cuentan que hace casi 40 años ese sector era únicamente tierra con pozos. “Acá nadie hacia nada, esto estaba todo pelado, y entre todos dijimos que teníamos que hacer algo, y durante un tiempo íbamos al río a buscar para plantar”, contó Benavidez. Y recordó que “todos los vecinos salíamos con tachitos de las casas para regar un par de árboles. Así todos los días hasta que se hizo grande”.

Alicia García, que llegó al barrio en el ‘84, dijo que habló con el gobernador Omar Gutiérrez “y me dijo que la obra va a pasar por un borde del bulevar, y que los árboles que saquen los iban a reponer. Pero ahora no es época para transplantar arboles”.

Además agregó que “es lamentable pero es una obra que está programada, no podemos hacer mucho más, incluso la municipalidad dio el visto bueno”.

Te puede interesar Quiroga demora el contrato del EPAS por el vocal sindical

Sigifredo Villalba llegó al barrio hace 40 años y en el ‘92 acompañó a la iniciativa de los vecinos y plantó su primer árbol. Él es el encargado de la quincena de árboles que hay plantados en el bulevar entre las calles Candelaria y Remigio Bosch. “Yo solo me encargué de la forestación del tramo éste, así que imagínate si no me duele lo que va a pasar con esto”, dijo.

Pero en sintonía con el resto de los vecinos entiende la importancia de la obra. “Es una obra que busca beneficiar a muchos vecinos. Lamentablemente esta es la única opción, no hay otra manera de pasar los caños en esta calle. Quizás si hubieran buscado otra calle, pero acá es la única opción”, cerró.

Desde el municipio la subsecretaria de Espacios Verdes, Eva Rocca, aseguró que, si bien autorizaron el retiro de los árboles, habrá un inspector designado que seguirá muy de cerca el trabajo de remoción. El compromiso es que se replantarán una vez que se finalicen los trabajos. Para los árboles más viejo la maniobra resultará más riesgosa que para los más nuevos.

Con sus propias manos plantaron y cuidaron las especies que ahora serán levantadas para poder enterrar los caños. Temen que no puedan recuperarse.

En números

“La promesa es que los van a sacar y a volver a plantar pero no estamos en época de hacer eso. Yo creo que si lo hacen ahora se van a secar”,

señaló Esteban Arancibia, quien vive en el lugar desde más de 30 años.

“Acá los árboles no son iguales, están mezclados, y eso es porque nosotros íbamos al río, traíamos y plantábamos”,

contó María Benavidez, quien vio nacer el arbolado del barrio.

Una obra que piensa la ciudad de las próximas décadas

Las obras del segundo tramo por impulsión del “Colector Cloacal del Oeste II” prometen un beneficio inmediato a 22 mil usuario en principio, con una proyección futura de 150 mil habitantes. El objetivo principal es dinamizar el transporte de líquidos cloacales, desde el predio del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) ubicado en las calles Catan Lil y Puerto Deseado hasta la planta de tratamiento de líquidos Tronador, en el barrio Confluencia.

Los trabajos, que comenzaron en noviembre del 2017, cuentan con un plazo de ejecución de 720 días. Tendrán una longitud de 8.210 metros de cañería de hierro dúctil de 800 milímetros de diámetro.

El valor total de la obra es de 311 millones de pesos y está financiada en un tercio por el gobierno provincial mientras que las otras dos terceras partes corren por cuenta del Ente Nacional de Obras Hídricas de Saneamiento (Enohsa).

Este nuevo tramo que ya comenzó a realizarse beneficiará a los barrios Canal V, Gran Neuquén Norte, Cuenca XV, Gran Neuquén Sur, Hibepa, San Lorenzo Norte y Sur, Valentina Norte Rural y Urbana, Valentina Sur Rural y Urbana.

Datos

Con sus propias manos plantaron y cuidaron las especies que ahora serán levantadas para poder enterrar los caños. Temen que no puedan recuperarse.
22.000
beneficiarios tendrán los trabajos que se realizan en esta segunda etapa de
la obra cloacal.
720
días es el plazo de ejecución de las tareas. Comenzaron en noviembre del año pasado. La cañería recorre más de 8 km.
“La promesa es que los van a sacar y a volver a plantar pero no estamos en época de hacer eso. Yo creo que si lo hacen ahora se van a secar”,
“Acá los árboles no son iguales, están mezclados, y eso es porque nosotros íbamos al río, traíamos y plantábamos”,

Comentarios


Vecinos de Neuquén en alerta por el traslado de 100 árboles