Venta de terrenos sobre el río Neuquén: cemento en lugar de frutales

Se ofrecerán en venta 1.500 terrenos sobre el río Neuquén. Irregularidades en la ordenanza que autorizó el loteo. La venta comenzará con 500 predios.



#

Ya está en marcha el loteo de dos chacras declaradas urbanas en septiembre del año pasado por el Deliberante neuquino. Foto: Cecilia Maletti

NEUQUÉN

Unas cien hectáreas de perales y manzanos serán arrasadas para iniciar un loteo sobre la ribera neuquina del río Neuquén que llegará hasta los 1500 lotes. La ordenanza que lo autorizó adolece de vicios, denunciados por varios concejales, que podrían configurar el delito de abuso de autoridad. Las afectadas son dos chacras que suman unas cien hectáreas de frutales, recientemente alquiladas por cinco años a una persona que comercializa la producción. En el debate de la ordenanza sólo se hablo de “Las Valentinas” (Sur y Norte), en ningún caso de las chacras sobre el río Neuquén, entre el área urbana de Rincón de Emilio y el tercer puente, que -sólo identificadas por la nomenclatura catastral- no tuvieron expediente alguno.

Hace unas semanas “Río Negro” hizo un recorrido en dos chacras, de propiedad de El Rincón SA, recostadas sobre la ribera neuquina del río homónimo, que totalizan unas cien hectáreas de peras y manzanas. El interés periodístico nacía de que una abundante cartelería de gran tamaño había aparecido en paredes de la capital neuquina insinuando el loteo con un texto que decía “barrio residencial abierto, sin expensas, tu rincón del río Neuquén”. Al pie lucía el nombre de una inmobiliaria. La autorización de ese loteo por el Deliberante neuquino en setiembre de 2013 motivó un agitado debate y denuncias de que no había expediente alguno en el que se hubiera tramitado la autorización, “filtrada”, se dijo, en medio de expedientes iniciados por propietarios de Valentina Sur.

La Justicia no intervino, y el intendente Quiroga declaró que los concejales denunciantes “no se fijaron lo que votaban” y promulgó la ordenanza.

Vendió, pero no dice a quién

En el recorrido de “Río Negro” por las chacras apareció un auto circulando en sentido contrario, que se detuvo en mitad de la huella, impidiendo el paso. Descendió un señor con cara de pocos amigos y dijo que esa calle era privada. Sin embargo, el previsible entuerto se solucionó cuando el hombre, que dijo ser el “encargado” de las chacras y llamarse Miguel Chumbita, recordó que uno de los periodistas lo había entrevistado hacía algunos años. Efectivamente, una versión decía que un funcionario de la administración Sobisch había ofrecido una gruesa suma por las chacras. Un socio de El Rincón, Ángel Enríquez, quien informó además que la oferta fue desestimada, dijo entonces que “el que hizo una oferta o una intención de compra fue Salvadó, pero no, no llegamos a ningún arreglo...”. Hace unas semanas Enríquez fue nuevamente consultado. Esta vez sólo dijo que había vendido su parte en la sociedad El Rincón, y prefirió no dar el nombre del comprador.

Chumbita dijo, aquella vez y ahora, que nada sabía de la oferta, pero sí explicó que recientemente había renovado el alquiler de las chacras por un plazo que vencía en el año 2020. Explicó que vendía la producción a un galpón de empaque de General Roca. Enterado por los periodistas del loteo fue como si oyera llover.

En la inmobiliaria una secretaria comentó que la cartelería no abundaba en datos ni se refería al loteo, sino que sólo se proponía despertar el interés de eventuales compradores en el “barrio residencial”. La página web de la inmobiliaria ofrece más información, relativa al barrio “rodeado de verde” -presumiblemente, el de las plantas que sobrevivan- y “muy cerca del río”. Y por correo electrónico la secretaria por fin, se refiere al loteo: dice que la venta comenzará con 500 lotes y que llegará hasta 1.500”.

En total, 2.400 hectáreas

Si nos atenemos a la protesta -sin respuesta- que el concejal Juan José Dutto, acompañado por la concejala Anai Lilian Guillem -ambos de la Coalición Cívica- envió al presidente del Deliberante, Gastón Contardi, es forzoso decir que el trámite de las excepciones fue una suma de gruesas irregularidades.

Después de advertir que “no es recomendable poner en manos de los propietarios la responsabilidad de solucionar en forma criteriosa y planificada la infraestructura de 2.400 hectáreas”, el texto entregado a Contardi da detalles de cómo fue el trámite. Dice que la comisión de Obras Públicas y Urbanismo del Deliberante aprobó “más de 40 excepciones en violación de la normativa ambiental de orden municipal, provincial y nacional”.

Tres días después, el 6/9/2013, los profesionales contratados para trabajar en el Plan Urbano Ambiental hablaron de “encubrimiento”. Observaron que podían ser tenidos como una “gran excepción encubierta” los loteos abiertos en zonas de alta fragilidad ambiental.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento objetó la posibilidad de dar los servicios que demandarían esos loteos.

La impugnación más grave es la que señala que, subrepticiamente, fueron incorporadas al despacho de la comisión 13 excepciones sólo identificadas con la nomenclatura catastral, sin expediente ni solicitud alguna de los propietarios. Entre ellas las que corresponden a las chacras de El Rincón SA, con más las de Ricobón y sucesión Fava. Para mayor escándalo se sumaron 938 hectáreas de la zona Z 1, situada en la meseta, que no son del municipio sino del Instituto Provincial de Vivienda y Urbanismo.

Los firmantes denuncian que con la ordenanza aprobada “se crean condiciones específicas para determinadas personas físicas o jurídicas”. Dicen que “en algunos casos estos privilegios son escandalosos por haber sido beneficiadas personas vinculadas con concejales que votaron la ordenanza”.

Dutto y Guillem, con la adhesión de Mercedes Lamarca, de Libres del Sur, dejaron en la Defensoría del Pueblo una nota de contenido similar, que tampoco tuvo respuesta.

Jorge Gadano

jorgegadano@gmail.com

María Pía Borja

mpiaborja@gmail

Agencia Neuquén


Comentarios


Venta de terrenos sobre el río Neuquén: cemento en lugar de frutales