#QuedateEnCasa Cómo hacer trámites desde casa

Víctimas de delitos: el dolor es uno solo y hay que unirse



Vivian Perrone*

La creación del Observatorio de Víctimas de Delitos dentro del Congreso de la Nación es un paso muy importante para las víctimas de todo tipo de actos violentos. Formando parte del Observatorio estamos las víctimas de violaciones, de abuso sexual, de delitos y también de hechos viales. El dolor es uno solo y por eso es importante que estemos unidos.


Que exista una oficina de atención a las víctimas y una oficina dentro del Congreso de la Nación nos da la posibilidad de estar cerca de los diputados y de los senadores para seguir de cerca los proyectos de ley que estamos presentando.


 También nos da la posibilidad para que familiares y víctimas de todo el país se puedan acercar y nos puedan decir realmente si están funcionando las oficinas de atención a las víctimas que hay en toda la Argentina.


Estando yo ahora en un congreso internacional en Estocolmo, la III Conferencia Ministerial Mundial sobre Seguridad Vial, expuse y conté lo que está pasando con esta iniciativa en la Argentina y esto es algo totalmente innovador y es por eso que nos piden que expliquemos cómo es que se va a llevar adelante el funcionamiento del Observatorio.


Lo que ahora tenemos que hacer desde este Observatorio es velar por el funcionamiento de la ley de Derechos y Garantías de las Personas Víctimas de Delitos, que los jueces y los fiscales realmente respeten la ley de víctimas y al respetarla están respetando a las víctimas.


Nadie elige ser víctima, nadie elige tener que ir a un juicio, nadie elige tener que enterrar a un ser querido.


Y es por eso que lo mínimo que reclamamos es el derecho a ser oídos, a que se nos informe como va la causa judicial, y es por eso que este Observatorio es extremadamente importante y esencial para la República Argentina y como un ejemplo en el mundo.

* Referente de la Asociación Madres del Dolor y mamá de Kevin Sedano, atropellado en Olivos en mayo de 2002.


Comentarios


Víctimas de delitos: el dolor es uno solo y hay que unirse