Weretilneck fijó el marco político, pero “ella manda en el gobierno"

Se reservó el rol de conducción y lanzó instructivos. Habló de no perder “la cercanía”, pidió “coordinación” y que “todos deben ser responsables de todo”.



La representación electoral lograda por Juntos, con más de 200  miembros. Fotos: Marcelo Ochoa

La representación electoral lograda por Juntos, con más de 200 miembros. Fotos: Marcelo Ochoa

Fue más que una foto. Fue un ordenamiento. La reunión del viernes de Juntos fue la presentación de preceptos y lineamientos políticos del gobernador Alberto Weretilneck para la continuidad y fortalecimiento del oficialismo.

Resaltó que su sucesora Arabela Carreras “será la única líder en el gobierno” pero, también, coordinó guías de militancia y posicionó fuerte al partido que él preside.

Se rodeó de la representación electoral lograda por Juntos, con más de 200 miembros: 28 legisladores, 18 intendentes, 56 vocales por las 28 comisiones de Fomento ganadas, 66 concejales y 33 revisores de cuentas. Además, de Carreras y su vice Alejandro Palmieri, como también, el diputado nacional Luis Di Giácomo.

Expuso el “crecimiento” del partido y lo encuadró luego en un “desafío”. “No es que ya está”. Por eso, entendió que el período 2020-2024 es “crítico” por la “oportunidad” existente, el “recambio necesario” de dirigentes y la “bienvenida reestructuración” gubernamental.

Frente a los electos por Juntos, el gobernador inició el traspaso. Pidió un pleno alineamiento con Carreras. “Ella es la líder en el gobierno. No nos confundamos”.

-

Convocó al alineamiento con Carreras. “Hay una sola líder en el gobierno y es la gobernadora. Ella conduce y manda en el Estado. Confundirse sería un daño enorme para ella, para el gobierno y los rionegrinos”, resaltó.

“Tenemos -volvió después- que ser mejores y, para eso, el gobierno de Arabela debe diferenciarse” y “tiene la obligación de solucionar lo que no pudimos”, mencionando el Ipross y la Fruticultura.

Fue el inicio del traspaso del gobierno y el lanzamiento de su exclusiva conducción política. Abrió su discurso, de casi 50 minutos, con el “nacimiento” de Juntos, que lo ubicó en el 22 de agosto del 2014 cuando Pedro Pesatti fue elegido vicegobernador por la Legislatura. Enumeró a los 24 legisladores que lo apoyaron.

Valoró el presente y la construcción diaria de Juntos, repasando características que pidió no perder, como “el respeto por el otro”, “humildad, austeridad y honestidad”.

Agregó elementos políticos a la esencia, como la “identidad rionegrina, integridad, igualdad, la transparencia y la autonomía municipal”. Instruyó que “la cercanía” debe seguir siendo un distintivo. “No perderla, estar en las buenas y bancarnos las malas”.

En otro lineamiento, Weretilneck volvió sobre “estar cerca, escuchar y anticipar”, tras lo cual, ponderó la necesidad de una “coordinación” entre la provincia y los municipios, basado en “un buen diálogo”. Renegó de actitudes individuales. “Todos somos responsable de todo”, insistió.

Valiéndose de imágenes y cuadros proyectados, Weretilneck repasó resultados electorales en la provincial, en la nacional y las municipales. “No hay cheque en blanco, ni hay voto cautivo”, repitió. Convocó a trabajar para corregir ese “desbalanceo” entre cada elección.

“Para cambiar las cosas, hay que gobernar y sólo se gobierna si se gana”, lanzó. Planteó un rol activo del partido, pero aclaró que “no participará en el Estado, si acompañará”. Programó un “impasse” del partido hasta marzo pero dejó otros mandatos. Ya no se trata de militar “60 días antes de cada elección” y, en cambio, propuso un inmediato despliegue de participación en “las juntas, clubes, asociaciones, cooperativas y gremios”.

Carreras: “el inicio de una etapa” para “seguir mejorando”

Arabela Carreras fue la otra oradora de cierre y aprovechó para presentar a sus catorce miembros de gabinete.

La futura gobernadora habló del inicio de “esta etapa” para “seguir mejorando”. Dirigido a los presentes, Carreras afirmó que “son servidores públicos” y, además, pertenecen a una fuerza centrada en “la tolerancia” y la inclusión “de todos los diferentes”.

Se definió como “optimista” en la nueva etapa. “Un optimismo que no es ingenuo ni vacío”. Lo sostuvo en que a Juntos ya le fue posible esta representación institucional mientras aseguró al colectivo que “nadie estará solo”.

Antes, el vicegobernador e intendente electo de Viedma, Pedro Pesatti confesó su “felicidad” por lo logrado porque “Río Negro está mejor”. Prometió para el futuro “lealtad a ambos”, destacando “el fuerte liderazgo” de Weretilneck, y la “capacidad, la honestidad y la inteligencia de Arabela”.

El primer discurso perteneció al futuro vicegobernador Alejandro Palmieri. Resaltó el proceso, pasando de aquellos “11 legisladores” del 2012 a los 28 legisladores de la próxima representación, valorando “la unidad” y el “compañerismo” expuesto.

Además, solicitó comprensión y atención de los ministros a los requerimientos de diputados, que llegan con los pedidos de sus regiones.

La foto pensada y un momento de susto

El retrato de la expansión era un objetivo del cónclave.

Esa foto institucional se pensó. Se preparó una tribuna y se diseñó desde distintos ángulos, incluso con un dron. También, ahí, Weretilneck se ocupó del ordenamiento.

Pero, la previa tuvo un instante de zozobra cuando parte de la tribuna cedió (por rotura de la estructura) y cayeron algunos comisionados.

Solo un susto pero, igual, la foto final se tomó con los partícipes en tierra firme.


Comentarios


Weretilneck fijó el marco político, pero “ella manda en el gobierno"