Paso a paso: el plan 2019 de YPF en Vaca Muerta

La compañía redobla la apuesta, incrementa un 70% su desembolso anual y acelera los desarrollos orientados a la producción de petróleo. Operará con 18 equipos y podría sumar nuevos desarrollos masivos.





La mayor parte de la inversión se destinará a perforación.

La mayor parte de la inversión se destinará a perforación.

A fines de este año dos de cada cinco barriles de petróleo que YPF extraiga provendrán de uno sólo de sus casi 100 yacimientos: Loma Campana. El éxito de la nave insignia de Vaca Muerta, sumado a un precio internacional del crudo que duplica los break evens, son las principales razones por las que la compañía invertirá este año 1.929 millones de dólares en la formación no convencional.

“Este año vamos a estar invirtiendo, junto con los aportes de nuestros socios, casi 2.000 millones de dólares”, aseguró el CEO de YPF Daniel González a “Energía On” y graficó que “si viéramos esa inversión a nivel global YPF figuraría sexta en el mundo entre las compañías que más invierten en shale”.

Del total de inversiones proyectadas por la compañía para los bloques en los que opera 1.540 millones de dólares se destinarán a la perforación de 87 pozos en los tres bloques principales. En el caso de Loma Campana la firma prevé junto a Chevron realizar 40 nuevas perforaciones y destinar un presupuesto para este año de 670 millones de dólares, que incluye las nuevas obras de infraestructura.

En La Amarga Chica, junto a Petronas, el plan de YPF contempla sumar otros 39 pozos e invertir en este primer año de desarrollo masivo del bloque 560 millones de dólares. En tanto que en Bandurria Sur, un bloque en pre-desarrollo junto a Schlumberger, se estarán inyectando este año 290 millones de dólares para completar 8 pozos y generar las condiciones para su desarrollo total.

Es que fue el mismo González quien remarcó que “la idea es este año tener algunas áreas más que van a entrar en desarrollo masivo”.

En números

87
son los pozos que se perforarán este año en los tres principales bloques productores de crudo.
560
millones de dólares se destinarán al primer año de desarrollo de La Amarga Chica.

La inversión comprende además 389 millones de dólares que se destinarán a la construcción de instalaciones entre las que se destacan la construcción de dos plantas de tratamiento de crudo en La Amarga Chica y Bandurria Sur. Una vez terminadas estas plantas y la ampliación de Loma Campana la compañía podrá procesar 200.000 barriles por día.

Con estos 1.929 millones de inversión, la petrolera de mayoría estatal superará a fin de año los 10.000 millones de dólares invertidos en Vaca Muerta desde 2013.

A fin de año Loma Campana va a estar produciendo 50.000 barriles de petróleo. Hoy son 220.000 que producimos con casi 100 campos”.

Daniel González, CEO de YPF.

El eje de esta aceleración en la búsqueda del petróleo no convencional parte de la ecuación de costos de los desarrollos pues González detalló que los break evens se encuentran “entre los 30 y 40 dólares con un precio internacional a más de 70 dólares”.

Pero paralelamente al desarrollo de estos bloques la firma avanza en lo que su CEO llamó como “la expansión de las fronteras de Vaca Muerta” y que consiste en la profundización de los trabajos en otros bloques por fuera de la “zona caliente”.

Entre estos trabajos mencionó que “estamos perforando cuatro pozos en Chihuido , en el norte de la cuenca. Hace diez días pusimos en producción dos pozos en Bajo del Toro junto a Equinor -la ex Statoil- y hemos perforado un pozo dentro de Loma La Lata en Entre Lagos”.

Los cambios en el manejo de la arena permitieron reducir considerablemente los costos.

La intensión de la firma es avanzar en los tres bloques que están en la fase de piloto y los siete que están en exploración y en función de los resultados obtenidos ir definiendo la aceleración o no de sus desarrollos para nuevamente avanzar en las áreas contiguas para seguir corriendo las fronteras de Vaca Muerta.

Para esto YPF prácticamente duplicó la cantidad de equipos de perforación con los que trabajó el año pasado y sobre los once rigs que poseía, tiene actualmente 18, de los cuales dos son del tipo spuder.

“La proyección que hacemos en oil es más activa que lo que presentamos en el Investor Day del año pasado porque los resultados que venimos viendo son tremendamente alentadores”, remarcó González.

Un break even aún más bajo en gas para alcanzar la meta del GNL

Para que el gas natural que se extrae de Vaca Muerta pueda ser licuado e ingrese con éxito en el mundo del GNL se requiere que el punto de ganancia, el break even, sea casi tan bajo como en Estados Unidos, es decir por debajo de los 3 dólares.

Para YPF esa es una meta alcanzable dado que según precisó el mismo CEO de la firma, Daniel González, “nos sentimos cómodos con un break even de 3 dólares por millón de BTU”.

La barcaza que a fines del invierno comenzará a exportar pequeñas cargas de GNL desde Bahía Blanca será la gran experiencia piloto de la compañía, fundamentalmente para determinar la incidencia final de costos como el transporte y la licuefacción desde la compañía. Pero es el mismo González que asegura que en ese ajuste de costos “creo que no estamos lejos, aunque tenemos que acomodar un montón de cosas”.

Innovación. La compañía apuesta a pozos más extensos y a un mayor uso de arena para potenciar la productividad.

Si bien el gas de Vaca Muerta ya representa cerca de 27 millones de metros cúbicos por día, son pocos los desarrollos masivos en marcha dado que a El Orejano de YPF se suma Fortín de Piedra de Tecpetrol y el avance que Pluspetrol está realizando en La Calera.

En un momento en el que las operadoras están focalizándose la extracción de crudo, la oportunidad de achicar costos en gas para cuadrar con las exportaciones se encuentra precisamente en el gas que se extrae asociado en los desarrollos orientados al petróleo.


Comentarios


Paso a paso: el plan 2019 de YPF en Vaca Muerta