El municipio analiza una multa de 32.000 pesos por colectivo

La suma se multiplicará por cada unidad fuera de servicio. Se estima que la reducción promedio fue del 30% de los servicios.

07 oct 2017 - 10:13
Comparte esta noticia

Aunque restableció los servicios y frecuencias habituales luego de un acuerdo alcanzado con el municipio, la empresa de transporte urbano Mi Bus ya recibió una multa por el recorte intempestivo que aplicó el último jueves y que perjudicó a miles de pasajeros.

El castigo podría ser muy abultado, ya que el contrato prevé sanciones de 2.000 boletos mínimos (32.880 pesos) cuando el prestador incurra en “incumplimiento de los horarios y frecuencias aprobados por la municipalidad”. El director de Tránsito y Transporte, Carlos Catini, dijo ayer que no tenía una cifra precisa pero que corresponde aplicar ese monto “por cada constatación” de servicio no cumplido. La medida de Mi Bus alteró todas las líneas a su cargo durante varias horas.

Catini señaló que los inspectores realizaron el relevamiento, completaron las actas correspondientes y las remitieron a la Justicia de Faltas. La empresa fue notificada ayer y ahora podrá realizar su descargo.

El jueves desde primera hora Mi Bus decidió reemplazar las frecuencias de días hábiles por las de sábado y domingo. La reducción promedio es del 30% de los servicios. Alegó que el subsidio que recibe es insuficiente, pero también habría reaccionado así ante una multa por falta de habilitación que le impuso Transportes de la provincia. Catini consideró que esa sanción “está mal hecha”, porque el micro sin habilitación provincial “nunca había salido del ejido”.

El secretario de Gestión Urbana, Marcelo Ruival, y el jefe de Gabinete, Marcos Barberis, se habían mostrado tolerantes con la empresa y sugirieron que era “difícil” determinar si hubo incumplimiento de contrato y si existían razones para multar.

Pero sólo unas horas después Catini confirmó las multas. Dijo también que el servicio quedó restablecido a las 18 del jueves, a pesar de que Mi Bus todavía mantenía ayer en su página web las frecuencias aplicadas durante la protesta.

El municipio se comprometió con la empresa a “intensificar” las gestiones para que la Nación o bien la provincia otorguen un mayor subsidio de combustible. Hoy sólo está asegurada la cuota necesaria para cubrir 544 mil kilómetros, cuando el cumplimiento de las frecuencias acordadas demanda unos 620 mil.

La reducción de servicios impuesta por la empresa causó fuerte malestar en los barrios. La presidente de la junta vecinal de El Frutillar, Betina Fernández, dijo que los preocupa y perjudica la medida tomada “porque mucha gente llegó tarde al trabajo”.

A su juicio “era algo que iba a pasar”, porque los usuarios “están cautivos de una sola empresa”. Admitió que “el transporte es un negocio y si no gana dinero no le sirve”, pero entendió que “la solución es licitar o abrir el juego a otra empresa, para que no sea una sola”.

“Era algo que iba a pasar, los usuarios estamos cautivos de una sola empresa. El transporte es un negocio, y si no gana dinero no le sirve”.
Betina Fernández, presidenta de la Junta Vecinal de El Frutillar
DeBariloche

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección