No avanza la causa por el incendio del refugio Neumeyer

A tres años del siniestro que se adjudicó la RAM, todavía no se logró identificar a los autores. Los querellantes tienen pocas expectativas de que la investigación prospere.

05 oct 2017 - 17:38
Comparte esta noticia

El refugio Neumeyer, ubicado en el corazón del Challhuaco, a unos 18 kilómetros de Bariloche, estuvo en pie durante unos 43 años.

Se transformó en un ícono del senderismo y una cita obligada de los amantes de las actividades de montaña hasta la madrugada del 12 de octubre de 2014. Un grupo de encapuchados sorprendió a los refugieros, que fueron amenazados y expulsados del complejo tras ser amenazados con armas de fuego. Después los encapuchados incendiaron el refugio y una máquina retroexcavadora.

Cuando se marcharon dejaron volantes, con un mensaje preciso, que se dispersaron por el bosque. “Fuera wingka capitalista del Wallmapu, fuera represas de Kintuante y el Puel Willimapul, fuera petroleras, mineras, latifundistas, todo el territorio libre y recuperado para nuestro pueblo”, consignaron en el volante que firmó el “Movimiento Mapuche Autónomo Puel Mapu”.

El caso generó un fuerte repudio en la sociedad de Bariloche. Hubo expresiones de dolor por la pérdida de un espacio histórico. El intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi, Damián Mujica, prometió entonces encontrar a los culpables.

Reivindicación

Un mes después se difundió un comunicado, con la firma de la Resistencia Ancestral Mapuche, que reivindicó el incendio en el refugio y otras acciones en la región. El nombre de Facundo Jones Huala comenzó a sonar en ese momento vinculado a la RAM.

Jones Huala había sido detenido en Chile imputado como presunto coautor de un incendio de la casa de los cuidadores de un fundo Pisu Pisué, que ocurrió el 9 de enero de 2013, en Río Bueno, Región de los Ríos.

La Justicia le concedió el arresto domiciliario nocturno, pero Jones Huala incumplió y se fugó a finales de septiembre del 2014.

Pasaron tres años de aquel episodio y la investigación que había iniciado el entonces fiscal federal Jorge Bagur Creta, con el juez federal de Bariloche Leónidas Moldes, no tuvo ningún avance. Tres años después todavía no se pudo identificar a los autores del ataque incendiario, informaron fuentes que conocen la causa, cuyo expediente tiene la carátula: “N.N. Sobre estrago o incendio”.

Pocas expectativas

Parques Nacionales y el Club Andino Bariloche (CAB) se constituyeron en querellantes para tratar de impulsar la investigación, pero pudieron empujar poco. Las fuentes aseguraron que la causa sigue activa. Pero tienen pocas expectativas de que pueda prosperar.

Recordaron que en el inicio de la investigación recibieron los testimonios de los refugieros, que sufrieron las amenazas y observaron el ataque de los encapuchados. Pero no pudieron aportar datos para identificarlos.

Los investigadores sólo pudieron identificar a una mujer que imprimió los volantes que hallaron tras el incendio del refugio Neumeyer. Establecieron que la mujer imprimió el material en un céntrico comercio del rubro de impresiones y fotocopias a partir de las filmaciones de las cámaras de seguridad. Además, las fuentes indicaron que se pidieron informes de cruzamientos de llamadas entre algunos sospechosos.

Por eso, desde el juzgado federal ordenaron un allanamiento en un domicilio de integrantes de la comunidad mapuche del barrio Virgen Misionera. Gendarmes del Escuadrón 34 Bariloche allanaron la tarde del 21 de octubre de 2014 una vivienda. El procedimiento finalizó con disturbios y denuncias cruzadas.

Las fuentes recordaron que el fiscal imputó a la mujer, pero no pudieron establecer su presunta vinculación con el incendio del refugio de montaña. Por eso, el juez federal Gustavo Villanueva dictó a principios de marzo pasado la falta de mérito para la mujer, cuya identidad las fuentes no revelaron.

Querellantes

Para esa misma fecha, la fiscalía solicitó unificar las querellas. Fuentes de Parques Nacionales aseguraron que pidieron mantenerse como querellantes autónomos, aunque todavía no fueron notificados de la resolución de Villanueva, que subroga el Juzgado Federal de Bariloche por la ausencia de Moldes, que asumió a mediados de noviembre del 2014 como integrante del Consejo de la Magistratura de la Nación en representación de los jueces federales.

Las fuentes dijeron que se ordenaron medidas de prueba, pero desconocen si se hicieron.

“DeBariloche” intentó comunicarse con Villanueva, pero no fue posible el contacto. Tampoco hubo información desde el Juzgado Federal de Bariloche sobre el caso.

“Es una causa que no va a tener destino, porque no van a poder determinar a los autores del incendio”, opinó una fuente vinculada al Club Andino Bariloche, que tuvo contacto directo con el expediente.

La proclama de la RAM

“Nos adjudicamos, de manera digna y responsable, la última operación pública ejecutada por Weichafe de la RAM en el valle del Challwako, la cual obedece a una visión estratégica del conflicto”, indicaron en un comunicado (sin ninguna firma de alguna persona) difundido el 11 de noviembre de 2014.

“Es un mensaje para todo Nuestro Pueblo Mapuche, comunidades, organizaciones, los enemigos winka capitalistas, sus empresas y Estado opresor, ya que el refugio Neumeyer representa intereses de la burguesía y el fascismo local a través del Club Andino Bariloche coludido con parques nacionales, a la vez que el lugar colinda con la zona de inversión petrolera de la cuenca del Ñiriwau”, señalaron en el comunicado.

En la proclama se adjudicaron además la quema de plantaciones de pinos de la multinacional Benetton en el noroeste de Chubut, que ocurrió en diciembre del 2013.

“Además de barricadas coordinadas en la precordillera con motivo de los conflictos en la zona y en apoyo a los presos políticos de Pilmaiken, y una excepción a la lucha rural como el ataque al consulado chileno en Bariloche y la catedral católica. Entre otras acciones de distinto grado algunas ya conocidas en diferentes contextos”, indicaron en el comunicado con el sello de la RAM.

“La denominada Resistencia Ancestral Mapuche (RAM) actúa como un brazo operativo de Comunidades del Puel Willi Mapu que mantiene ocupado el Estado argentino, nos pertenece pero no todos nuestros militantes son parte de ella en forma táctica...”, aclararon.

Del edificio de madera a los domos
El refugio Neumeyer estaba ubicado a 18 km de Bariloche. Había sido inaugurado el 19 de diciembre de 1971 por el español Manolo Puente Blanco y desde la década de 1980 permanecía abierto todo el año.
Estaba emplazado a 1.320 metros sobre el nivel del mar, dependía del Club Andino Bariloche (CAB) y se llamaba Juan Javier Neumeyer, en homenaje a su fundador.
El edificio original se construyó con hormigón simple y madera. Tenía comedor, cocina, baños y pieza para el refugiero en planta baja y dos dormitorios bajo el techo. Pero el incendio destruyó el emblemático lugar y arrebató parte de la historia del montañismo de Bariloche.
En octubre del 2014 los encargados del predio instalaron tres domos como un intento de volver a transformar el lugar en sitio de visita de turistas y residentes.
¿Cuándo ocurrió?
12/10/2014
En la madrugada, un grupo de encapuchados amenazó a los refugieros con armas de fuego e incendió la construcción.
El emblemático refugio, dependiente del Club Andino Bariloche, era parte de la historia del montañismo en este lado de la cordillera.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche