Viveros en crisis por el alto costo de la tierra

Hay cerca de 30 establecimientos y a todos les sale carísimo arrendar parcelas. Quejas por el poco interés del municipio en el embellecimiento de los espacios verdes.

21 abr 2017 - 09:47
Comparte esta noticia

A pesar del creciente desarrollo urbano y las necesidades de forestación y parquización, los viveros productivos de esta ciudad están en crisis.

Uno de los emprendedores pioneros de la actividad aseguró que las causas hay que buscarlas en la falta de ejemplo del Estado municipal, “que hace muy poco por embellecer los espacios públicos”, y también en el alto precio de la tierra.

Los viveristas lograron organizarse hace poco en un grupo sectorial, por impulso del programa Cambio Rural, y ganaron visibilidad con la sección propia que tienen desde el 2015 en la exposición anual de la Sociedad Rural.

Guillermo Doll, titular del vivero forestal Bosques Patagónicos, dijo que su establecimiento está ubicado en el barrio Las Chacras, tiene tres hectáreas y cada vez le cuesta más mantenerlo “por la presión fiscal y por el costo de la tierra”.

Hace un año averiguó para alquilar otro predio en la misma zona y le pidieron 15.000 dólares anuales por hectárea. Dijo que en Buenos Aires por ese dinero se puede comprar una fracción similar.

Según señaló, “el mercado inmobiliario en Bariloche está desvirtuado” y eso conspira contra cualquier actividad productiva de tipo hortícola o forestal. Doll aseguró que las condiciones climáticas “permitirían que la ciudad tenga un cinturón verde de huertas” para satisfacer el mercado local “y, si no lo hay, es básicamente por el valor de la tierra”.

La actividad de los viveros generó mayor interés en los últimos años con la creación de la carrera de Técnico Viverista, que se dicta en la Universidad Nacional de Río Negro.

Poca producción

En la ciudad existen alrededor de quince viveros de distintos tamaño debidamente habilitados, y otros tantos informales. Pero la demanda de mano de obra es muy baja justamente por las pocas perspectivas de crecimiento.

Doll dijo que la mayoría de los viveros trabajan en venta al público pero sólo tres son “productivos”: La Aljaba, La Araucaria y Bosques Patagónicos.

Explicó que “años atrás Bariloche vendía árboles para forestación, también producía pinos Navidad y mandaba mucho a Buenos Aires, “pero hoy ese mercado ha desaparecido”.

En su caso, produce todavía pinos para forestaciones que le compran desde Neuquén. También envía plantas ornamentales a El Calafate, Buenos Aires y Mendoza.

Dijo que el rubro de los viveros “depende mucho de la situación económica y hoy está deprimido, salvo las flores, que se venden siempre”.

Insistió en que “el costo de la tierra impide cualquier producción” y que también “influye un tema cultural y la falta de educación de la gente con el tema plantas”. A su juicio “hay un efecto copia” y el municipio no da el ejemplo: “la ciudad está muy fea y abandonada y eso se nota en todo, también en los jardines particulares”.

TAGS.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

DeBariloche
Últimas noticias de ésta sección