Los feriantes no aceptan tarjetas de débito o crédito, por lo tanto las compras deben hacerse con billetes constantes y sonantes.

Cómo sacarle el jugo a las ferias neuquinas

En 27,4 km hay cuatro mercados al aire libre para aprovechar buenos precios y productos frescos. De China Muerta a Parque Central, lo que hay que saber para comprar bien.

16 sep 2017 - 00:00
Comparte esta noticia

Precios más bajos, calidad y un poco de distracción al aire libre. Estos tres factores juegan a favor de un circuito de ferias populares que entre Neuquén y China Muerta atrae a miles de compradores que escapan de las góndolas, de los pollos congelados y de las verduras que no saben a nada.

Son cuatro espacios, en un radio de 27,4 kilómetros (ver infografía). Todas arrancan a la mañana y cierran bien entrada la tarde. La convocatoria se concentra el fin de semana aunque hay una que funciona jueves y domingo, la de Plottier; las restantes se reparten entre sábados y domingo y allá van con sus bolsas y carritos de dos ruedas vecinos dispuestos a gastar su dinero y llevarse algo diferente.

Primer consejo: llevar la billetera cargada porque sólo se acepta efectivo.

Las más populares se encuentran en la capital neuquina y una de ellas, la del Parque Central, nació como feria de trueque a principios de este siglo, cuando la desocupación en la Argentina tenía dos dígitos.

Segundo dato: los huevos son más baratos, son de gallinas de chacra, y se venden por cartón.

César Palleres tiene un puesto en la feria del Parque Central de Neuquén, lleva once años ahí y se las ingenia para hacer una buena publicidad. Ofrece “huevos con sabor a chocolate o a vainilla”. Y su promoción parece que funciona porque atrae a muchos compradores que se llevan huevos de gallina, y de chacra, el sello que diferencia al del híper.

Mientras César intercambia mercadería, en su puesto, que se llama “El gallo Claudio”, la pila de maples baja rápido. Son más económicos que en el supermercado y con un cartón, que cuesta entre 70 y 80 pesos, se llevan dos docenas y media.

César cuenta otro secreto de su exitoso puesto: “el huevo es uno de los alimentos básicos en todos los hogares, entonces la gente lo busca . Es como el pan, la leche o la verdura”, dice con la sabiduría de un especialista en nutrición.

Tercero: el saborcasero del pan.

Al igual que César, “El riojano” es otro histórico de esta misma feria. Se llamara Ricardo, trabaja desde que se formó el trueque y todos los sábados empieza a montar su puesto a partir de las dos. Lo suyo es la panificación: ofrece pastelitos, roscas con chocolate, churros, pan y otros derivados de la harina. Prepara entre 20 o 30 docenas de algunos de sus productos y al mediodía ya tiene casi todo vendido. Para ampliar la oferta le agregó infusiones. “Vendemos café y café con leche, entonces la gente puede tomar un desayuno acá”, dijo a “Río Negro” cuando estuvo recorriendo las ferias.

“El riojano” dice que la gente va a la feria “no tanto por el precio como por la calidad y por la trayectoria”, que en su caso “es de muchos años acá”, recuerda.

A cinco kilómetros del centro, funciona los domingos, en el oeste de la ciudad, una feria a la que algunos llaman “La Boquita”. Está ubicada en el barrio Unión de Mayo, en un espacio verde sobre avenida del Trabajador y, a diferencia de la del centro, esta es bien popular. “Es como un centro comercial a cielo abierto donde uno va a buscar lo que necesita y sabe que lo va a encontrar”, explica Ricardo Dovio, un fotógrafo que recorre las ferias con regularidad.

Cuarto: productos frescos y frutas de estación.

Pasando la ciudad de Neuquén, en dirección al oeste, está Plottier. Allí las ferias ofrecen su toque distintivo porque la producción apunta más a lo artesanal o los productos de chacra. En el Parque España de esa ciudad, sobre calle Libertad y Chos Malal se encuentra la feria que funciona los jueves y domingos por la mañana.

Pero el plato fuerte es China Muerta, donde se concentran 20 puestos fijos con productores que llegan desde Senillosa hasta Cipolletti e inclusive Cinco Saltos “Nosotros tratamos de buscar que los productos sean originales, que todos vendan algo distinto” explicó Guillermo Bianchi, uno de los organizadores de este lugar de encuentro.

En la feria de China Muerta se puede encontrar un espacio más familiar porque todos los sábados, además de la compra y venta, se brindan talleres de oficios y siempre hay algún espectáculo musical, que invita a quedarse a pasar un momento ameno.

No sólo están los puestos de frutas y verduras, los de dulces o panificación sino que también hay gente que prepara comida. Por esta feria pasan en invierno unos 200 visitantes por sábado, pero en verano la cifra se duplica.

Quinto: Carne de cerdo a buen precio

Otros puntos de referencia son los del Programa nacional “El mercado en tu barrio”, que funciona todos los martes en San Juan y Buenos Aires y los jueves en Doctor Ramón y Casilda. Allí se montan 10 puestos con ofertas a un precio menor al del mercado, entre las 9 a 14. El fuerte del lugar es la carne de cerdo a un precio uniforme, cualquiera sea el corte. Se ubica en los 100 pesos.

Este es el único lugar en el que se aceptan pagos con tarjeta de débito.

También comenzó a funcionar en Neuquén la Feria de la Economía de Solidaria (Fecosol), que es un espacio que se propone comercializar sin intermediarios, generando una relación entre el productor y el consumidor. Ya hubo una experiencia piloto en calle Basavilbaso al 335 y habrá un próximo encuentro este mes.

“Hay diferencia de precios pero sirve para pasear un rato. Acá uno se da cuenta cómo la gente se la rebusca para vivir con pocos recursos”.
Pilar y Kuky Franco, hermanas que visitan la feria del Parque Central.
“Uno viene porque conoce a los productores y sabe cómo trabajan. En esta feria se valora la calidad de lo que se vende”.
Ariel Ruiz, un habitué en China Muerta.
Con sabor a pollo
85
pesos es el valor del kilo de carne de aves criadas en chacras. Se consigue en Plottier y China Muerta.
Neuquén

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día” Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.