el hombre que comanda los cambios soñados por el gobierno

25 mar 2012 - 00:00
Comparte esta noticia

La última reunión de accionistas que se realizó en las oficinas de Puerto Madero fue encabezada por el presidente de Repsol, Antonio Brufau.

Por parte del gobierno estuvieron presentes Roberto Baratta, director de YPF en representación del Estado, y dos asesores de alto perfil: el viceministro de Economía, Axel Kicillof, y el secretario de Energía, Daniel Cameron.

Finalizadas las conversaciones, y con el voto negativo del Estado, Kicillof partió sin compañía rumbo a la Casa Rosada para comentarle a la presidenta Cristina Fernández los resultados de la asamblea y los pasos que debería seguir el gobierno frente a la negativa de Repsol-YPF a dar cuenta de los reclamos realizados por el Estado nacional.

El viceministro es quien maneja la ofensiva sobre YPF y uno de los mentores intelectuales del “paper” que tiene en su escritorio CFK, en el que se resalta la imperiosa necesidad de que los recursos energéticos vuelvan a manos de la Nación.

Fue el mismo Kicillof quien intervino esta semana ante la presidenta para que el ministro Abal Medina saliera a ”aclarar” sus dichos sobre las posibilidades de estatizar YPF.

En cada reunión sobre energía, donde metódicamente se critica el “modelo heredado”, el viceministro no deja de mostrar la estadística de Neuquén que refleja los grandes beneficios obtenidos por la provincia con las prórrogas y los magros resultados que éstas representaron para el país.