Neurocirugía con “GPS quirúrgico”: primer caso en un hospital rionegrino

Se hizo en el López Lima de Roca. Con tecnología de última generación se pudo obtener la posición exacta de un tumor cerebral, extirparlo y cauterizar con láser.

18 oct 2016 - 00:00
Comparte esta noticia

En poco más de cinco horas, la paciente despertó sin ninguna complicación. El tumor cerebral que le detectaron tiempo atrás había sido extirpado. Para la mujer y su familia significó un paso enorme en el proceso para vencer la enfermedad. Y para la Salud Pública rionegrina se trató de un hito, porque fue la primera intervención realizada en un hospital con un neuronavegador, un microscopio quirúrgico y un equipo de coagulación con láser, tecnología que permite trabajar de forma segura, disminuyendo el daño y permitiendo una pronta recuperación a la persona operada.

El procedimiento se concretó el viernes pasado en el Francisco López Lima de Roca. Fabricio Medina y Claudia Moreno, escoltados por su equipo de trabajo, fueron quienes llevaron adelante con éxito la cirugía.

Con el objetivo de disminuir las lesiones colaterales de un tejido altamente sensible y reducir posibles secuelas postquirúrgicas, se emplearon tecnologías para lograr “una resección tumoral completa y en bloque”.

Explicado por los profesionales del Servicio de Neurocirugía, la paciente presentaba un tumor cerebral a nivel frontal izquierdo y “la compleja intervención exigía la implementación de elementos de tecnología de avanzada para realizar la exéresis”.

Según los especialistas, la lesión se situaba en íntimo contacto con “áreas elocuentes” -sectores del cerebro cuya función no puede ser reemplazada por otras- implicadas, por ejemplo, en la formación del lenguaje y en la movilidad de la mano y la pierna.

Así fue como además de los tradicionales instrumentos, recurrieron a un neuronavegador, a un microscopio quirúrgico y un equipo de coagulación láser.

“El neuronavegador es algo así como un GPS quirúrgico; es un sistema que permite cargar imágenes del paciente obtenidas previamente a través de tomografías y resonancias magnéticas realizadas bajo un protocolo especial en una computadora, y realizar su planificación en forma prequirúrgica”, manifestaron.

De esta manera, y con la información volcada en los estudios preliminares, el día previo a la intervención el equipo quirúrgico delimitó tridimensionalmente el tumor; se definieron las estructuras anatómicas de vital importancia que debían ser respetadas y se crearon imágenes de seguridad.

Ya en el campo quirúrgico, con el cerebro del paciente expuesto, pudieron ver en una pantalla las imágenes en tiempo real con la proyección del tumor.

“Nos permitió, con la ayuda de la magnificación óptica del microscopio quirúrgico, realizar su exéresis en forma controlada y segura, logrando una resección completa y respetando las estructuras vitales que rodean la lesión”, explicaron los médicos. Además, añadieron que “con ayuda del coagulador láser se cauterizó el tejido de forma prolija, evitando el sangrado y la lesión más allá de lo necesario”.

“Es la primera vez que se utiliza este tipo de neurocirugía bajo asistencia con neuronavegación; y nos enorgullece que, luego de más de cinco horas de cirugía, el paciente haya despertado en la sala quirúrgica sin ninguna complicación”, indicaron finalmente.

“Con decisión política se logró revertir la desidia palpada durante años, con equipos obsoletos y una estructura edilicia deteriorada”.
Daniel Aroca, secretario
de Gestión Hospitalaria.
Roca

TAGS.

Últimas noticias de ésta sección