Viedma y sus playas, un clásico en el carnaval

Miles de personas se acercaron a las playas viedmenses durante el fin de semana largo.

14 feb 2018 - 00:00
Comparte esta noticia

Las costas marítimas no dejaron de ser el principal atractivo turístico durante los feriados de carnaval, y miles de personas asistieron en los últimos días a las playas cercanas pese al mar agitado y el viento fresco.

Los festejos llegaron ayer a su fin en un ambiente lleno de música, alegría y diversión; así como el espectáculo desplegado de numerosas comparsas.

Al margen de los corsos que se celebraron al atardecer en El Cóndor, como cita oficial, y sin globos ni baldes las orillas de la villa marítima se fueron poblando de a poco,

Decenas de niños prefirieron jugar con las paletas y barriletes, en tanto los mayores esperaron la bajamar de la tarde para pescar y tirar la red.

La extensa caravana de vehículos que provenían de Viedma y Patagones, y también otros puntos de la Provincia, se distribuyó entre esta villa marítima y otros paradores como bajada de Picoto, el espigón de Playa Bonita y La Lobería. Algunos encontraron la razón en la brisa fresca del cuadrante Este para circular más kilómetros y buscar el refugio de los acantilados.

Los tamariscos de El Cóndor también hicieron de reparo para aquellas familias que desistieron de la sombrilla y prefirieron agotar todas las partículas de sol disponibles.

“Venimos desde Guardia Mitre y Río Colorado para pescar y pasar el carnaval en El Cóndor”, contaron a “Río Negro” las familias de Sandra Vargas y Pedro Vega mientras armaban el campamento para transcurrir la jornada al pie de los acantilados y el faro Río Negro.

Junto con la propuesta de la naturaleza, los espacios gastronómicos otorga numerosas opciones en el fin de semana largo. “Las rabas y las Papas al Reparo son los platos que más están saliendo cuentan Georgina y Karen, las mozas de un coqueto restaurante cuyos ventanales están ubicado a unos metros de la línea de marea durante la pleamar de la villa.

Señalan que a muchos visitantes de otras provincias “les llama mucho la atención el viento” en este escenario de destino turístico, de acuerdo a lo que suelen escuchar de de los comensales.

El fin de semana largo se coronó con una gran concurrencia a los festejos del carnaval, y cuyos corsos se realizaron en un predio cerrado de la colonia de vacaciones de la villa marítima.

Algunos volvieron de la playa y se plegaron a la celebración, y al momento del balance, los organizadores estimaron en unas 5.000 personas la concurrencia entre las dos jornadas de diversión.

“Estamos con una felicidad tremenda porque se desarrolló con buen marco de público, la gente disfrutó, nosotros pudimos rescatar esta celebración, y no hubo ningún tipo de inconvenientes dentro y fuera del predio”, destaca Gerardo Campos, uno de los integrantes de la organización.

Durante las dos jornadas de festejos, un centenar de jóvenes con llamativos atuendos presentó diversas coreografías de cuatro murgas. Las actividades se completaron con la actuación de las cantantes Celeste Barrionuevo y María Luz Cacho.

DeViedma