13 ideas para construir el prestigio profesional

Hoy tener prestigio o ser prestigioso es algo que toda persona o entidad pretende, ya que presupone una buena consideración del resto de la sociedad. Daniel Colombo, master coach especializado en CEO, alta gerencia y profesional, da sus sugerencias.




¿Por qué algunas personas son reconocidas en su especialidad y otras, quizás igualmente bien preparados, son casi anónimos? Más allá de las elecciones personales acerca de cómo desarrollar tu carrera, la respuesta está en el prestigio profesional.

El término “prestigio”, del latín praestigĭum, da cuenta del renombre, la reputación, el realce o el buen crédito de alguien o algo.

Van las ideas prácticas

Sé auténtico. La espontaneidad, frontalidad, claridad y la coherencia entre quién eres y quién la gente percibe es lo que traerá el resultado de éxito.

Especialízate. Generalistas hay millones en cualquier campo; es importante que puedas abarcar muchos aspectos, además de enfocarte en uno en particular.

Esta especialización es lo que, si la sostienes en el tiempo, te convertirá en un referente ineludible sobre el tema. Investiga, estudia, comparte casos, haz publicaciones profesionales dentro de tu sector, dicta conferencias, asume una cátedra o dirige un programa de voluntariado, colabora con una organización social de tu interés. Todo suma en la conformación de tu ser único y especial.

Emulá a los prestigiosos. Aprender, dejarte guiar y reconocer a los maestros que te acompañan, te ayudará a verificar más de cerca cómo han hecho los demás en su camino de prestigio.

Sé responsable. Un rasgo común de las personas con prestigio profesional es que son confiables, y esto se basa en una alta responsabilidad sobre sí mismos y todo lo que se comprometen a hacer. Necesitas ser impecable con tus procesos, horarios, cumplimiento de tareas, y cada una de las cosas que encamines.

Proyectá tu imagen profesional. Es necesario buscar canales donde comuniques lo que haces. Utiliza la tecnología, con las redes sociales e Internet, para escribir artículos; colaborar con medios de comunicación; disertar en charlas y conferencias; crear modelos y publicarlos para que muchos más accedan a tu conocimiento y experiencia. Desarrolla tu website profesional; escribe tu perfil profesional, y mantenelo siempre actualizado. Hacé fotos profesionales para que siempre estén disponibles. Cuida tu imagen pública como si fuese un valioso tesoro.

Dedícale mucho tiempo. Consolidar tu prestigio lleva tiempo casi completo en tu vida. Sin descuidar tu espacio personal, tendrás décadas de inversión en vos, en este proceso que no sabrás bien hacia donde te lleva.

Sé coherente entre tu vida personal y profesional. Cualquier cosa en la que cometas errores graves en alguno de esos dos planos de tu existencia harán peligrar al otro.

Reconocé a quienes te ayudaron a desarrollarte. Recordá siempre a tus mentores y maestros, esos que te permitieron llegar hasta aquí. Incluso aquellos que quizás no fueron los mejores en el trato: siempre hay algo que aprender.

Continúa aprendiendo. Otra clave es la curiosidad que los acompaña de por vida. No se quedan y van hacia adelante, adentrándose en nuevos campos de estudio; abren espacios de conocimiento compartido con otros, y hacen de su profesión una misión en el mundo.

Aceptá los errores y conviértelos en fortalezas. Hay que enfocarse en las fortalezas propias, y aceptar los errores como parte del proceso. Es muy loable pedir disculpas y subsanar cada error que se cometa. A la vez, los prestigiosos evitan los chismes y hablar mal de los demás.

Conocé tus limitaciones y utilízalas a tu favor. Una persona de prestigio acepta decir “no sé” muchas veces; y, muchas más, dirá que “no” frente a ciertas propuestas de trabajo que pueden desviarlo de su objetivo primordial.

Permanecé siempre atento a las oportunidades. Siempre hay que estar atento a lo que se presenta, ya que la curiosidad y el entusiasmo necesitan encontrarse con la oportunidad precisa para seguir expandiéndose.

Desarrollá y consolidá tu estrategia profesional. La estrategia como el ajedrez, que marca un camino inteligente y asertivo para alcanzar lo que anhelas.

Si lo haces a conciencia, llegará un momento en que podrás disfrutar de tu prestigio profesional, y no será necesario hacer tantas cosas para alcanzar un nivel satisfactorio en distintos aspectos.

Alcanzar el prestigio lleva toda la vida de inversión en uno; es que hay que conocer los límites, las debilidades y las fortalezas propias.

Abrir espacios de conocimientos compartidos, ejercer la generosidad intelectual, redunda siempre en beneficio de quienes la practican.

La relación con los otros es decisiva

Datos

Alcanzar el prestigio lleva toda la vida de inversión en uno; es que hay que conocer los límites, las debilidades y las fortalezas propias.
Abrir espacios de conocimientos compartidos, ejercer la generosidad intelectual, redunda siempre en beneficio de quienes la practican.
El músico Van Dyke Parks dijo que le importa el prestigio, no la fama: “son dos conceptos contrarios que muy pocas veces se complementan”. El prestigio no solo tiene que ver con uno mismo sino también con el otro, en cómo nos relacionamos con el entorno.

Temas

Trabajo

Comentarios


13 ideas para construir el prestigio profesional