A mediados de julio empezará a negociarse el acuerdo con el FMI

Rechazan exigencias del organismo por la flotación del dólar





El ministro de Economía, Roberto Lavagna, adelantó ayer que la Argentina comenzará a discutir un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a mediados de julio y adjudicó la demora a una decisión interna del organismo, dado que el país "ya está listo" para iniciar el diálogo.

"La Argentina ya está lista; el FMI no está listo por cuestiones de calendario. Hay un borrador interno que sugería empezar a hablar con la Argentina sobre un acuerdo a mediados de julio, en torno al 16", precisó el jefe de Hacienda.

Lavagna formuló declaraciones al programa "Desd el Llano". "Si se puede acortar el plazo, mejor", advirtió Lavagna, aunque inmediatamente aclaró que "ya se acortó porque el borrador al principio hablaba de finales de julio". No obstante el funcionario intentó minimizar la importancia para el desempeño de la economía de consensuar un convenio con el FMI. "No es de los temas más importantes de la Argentina. En los últimos tres años se estuvo en un 70 por ciento del tiempo, sin acuerdo o con acuerdo precario", enfatizó el ministro, aunque enseguida dijo que "es mejor lograr un acuerdo razonable en algún momento".

"Cuando el FMI diga que está listo, porque no trabaja exclusivamente con la Argentina, el gobierno está listo para que viaje una misión de técnicos hacia los Estados Unidos", remarcó Lavagna.

Por otra parte, economistas de diferentes vertientes desestimaron los reclamos del FMI para que se adopten medidas para bajar el valor del dólar en el mercado doméstico. El economista Aldo Ferrer definió este pedido del organismo que conduce el español Rodrigo de Rato como "impresentable" y aseguró que "no hay que darle dramatismo a la negociación con el Fondo". Ferrer, actual miembro del directorio de Enarsa y uno de los candidatos del gobierno para presidir el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), reconoció "el gobierno le da la atención que merece (al tema) y no más de la que merece". Mario Blejer, ex presidente del Banco Central, discrepó también con ese reclamo, al considerar que la política dispuesta por la autoridad monetaria "es la adecuada". (DyN)

Dos posturas ante el Fondo

BUENOS AIRES (ABA).- El economista liberal José Luis Espert afirmó ayer que demorar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional significa seguir "desangrando" a la sociedad con impuestos, ya que implica continuar pagando deuda sin refinanciamiento.

"Son 4.000 millones de dólares por año derivados a burocracias ineficientes como las del Fondo, Banco Mundial y el BID con tal de no hacer las reformas –la mayoría razonables- reclamadas por el organismo financiero", advirtió Espert.

Consideró además que en el corto plazo los efectos de no arreglar con el FMI son insignificantes por el enorme superávit fiscal que permite cubrir los vencimientos de capital, pero en el mediano término sería grave para el desarrollo de la economía.

El titular de "Espert y Asociados", acusó al gobierno de Kirchner de ser en su relación con el FMI "más rastrero" que el de Menem, ya que "paga todo lo que vence sin refinanciar un centavo".

En cambio apuntó el especialista Marcelo Lascano –de orientación cercana a la del ministro Roberto Lavagna -, que el FMI "se tiene que dejar de presionar con sus exigencias que no responden a sus estatutos y solo buscan molestar".

Lascano cree que no firmar con el organismo de crédito rector, no impactará en el crecimiento argentino. "El Fondo se la tiene que bancar –agregó desafiante- porque el país dispone de reservas legitimas procedentes de su superávit, lo que le permite adquirir divisas al Tesoro Nacional".

Molesto, el coautor del plan Fénix exigió al FMI hacer silencio dado que Argentina le ha pagado más a dicho organismo que a todos los acreedores.

Por su parte, la experta de Exante, Paola Tassone, sostuvo que "mantener suspendido el acuerdo con el FMI, hará que se continúen retrayendo recursos de la economía doméstica".


Comentarios


A mediados de julio empezará a negociarse el acuerdo con el FMI