“El seguro no es un gasto, es una inversión”

Desde el año pasado, Sancor es número uno en el mercado local. Factura $ 5.000 millones anuales.





Luciano Mo, director de Administración y Finanzas, y Gustavo Badosa, gerente general de Sancor

miguel ángel vergara mvergara@rionegro.com.ar

A pesar de ser uno de los más desarrollados en Latinoamérica, el mercado asegurador argentino está lejos de alcanzar su madurez, ya sea por cuestiones económicas o de tipo cultural. Hoy el cliente argentino sigue viendo el seguro como un gasto antes que como una inversión que puede estrecharle la mano en una situación compleja. Una de las empresas que mejor entienden el mercado argentino en materia de seguros es Sancor. Al menos eso es lo que indican los números, ya que mantiene su liderazgo en varios de los segmentos en los que opera. Gustavo Badosa, gerente general de la firma, y Luciano Mo, director de Administración y Finanzas, visitaron la sucursal local, al tiempo que dieron charlas a clientes y productores de seguros en el Jockey Club a la vera de la Ruta 22. También aprovecharon la oportunidad para charlar con “Río Negro” sobre la actualidad sectorial. –¿Cómo se encuentra hoy el mercado asegurador? Gustavo Badosa (G. B.): –Creció en los últimos años, pero aún nos queda mucho camino por recorrer respecto de las economías desarrolladas. En Argentina el mercado asegurador tiene un 2,8% de participación en el PBI y en una economía desarrollada como la de Estados Unidos o Europa llega al 6 ó 7%. –¿Por qué se asegura tan poco? G. B.: –Es un tema cultural, no hay cultura aseguradora en el país que permita el crecimiento del mercado. Nuestras acciones en este sentido apuntan a desarrollar productos que cubran las necesidades asegurativas que no están cubiertas. También hay que trabajar en forma didáctica, crear el concepto en la gente de cuáles son los beneficios del seguro. Hay que pensar el seguro como una cuestión importante para la familia. –¿A qué atribuye esta falta de cultura aseguradora? G. B.: –Se da así por el desarrollo de la región. Mientras la economía está en desarrollo, el mercado asegurador está en igual situación. No obstante, medido regionalmente el mercado argentino es uno de los más avanzados en materia de seguros, con buenos productos y buen desarrollo. –¿Cuánto tienen que ver los costos con esta situación? G. B.: –Éste es el inconveniente, que la gente toma el seguro como si fuese un costo. El seguro en una empresa o en una explotación agropecuaria no es una pérdida, es una inversión. Esto es lo que falta comprender, que ante una eventualidad el seguro nos da la posibilidad de seguir trabajando. –¿Cuál es la participación de Sancor en el mercado? G. B.: –En facturación somos número uno a partir del año pasado. El 56% de nuestra facturación corresponde a riesgos de trabajo, entre el 4 y el 5% corresponde a riesgos agropecuarios y un 9% a seguros de personas. En estos tres segmentos somos líderes. El resto son seguros patrimoniales. –De acuerdo con los números que dio, el productor agropecuario asegura poco… G. B.: –Si tomamos en cuenta que nuestra facturación total como grupo ronda los 5.000 millones de pesos anuales, un 4% es importante. En el mercado agropecuario de granos el 50% está asegurado; hace quince años atrás lo estaba el 5%. –¿Qué registros tienen de la fruta asegurada en la región? G. B.: –No tengo exactamente los datos, pero lo que no nos está acompañando con la fruta es el clima. Este año tenemos una prima de 6 millones de pesos y vamos a pagar 25 millones en daños por granizo. –¿Cuáles son los proyectos de corto plazo? G. B.: –Consolidar nuestra presencia en Uruguay y Paraguay y comenzar a operar este año en Brasil. –¿Cómo impactan los costos y la inflación en la empresa? Luciano Mo (L. M.): –Es un tema complejo. La única manera que tenemos de seguir el ritmo del aumento de costos en las prestaciones médicas y en la parte salarial es ajustando las primas. A veces no se puede hacer, por lo que todos los incrementos de costos siempre van por delante de lo que se pueden ajustar las tarifas. –¿Cómo lo compensan? L. M.: –Hay que tratar de ser cada día más eficientes en los procesos, tratar de que los costos operativos representen lo menos posible y, por otro lado, compensar con una mayor renta financiera. –¿Cómo se adecuaron a la nueva ley respecto de los reaseguros? L. M.: –Se decidió constituir nuestra propia reaseguradora. Vimos allí una oportunidad y la tomamos.


Comentarios


Seguí Leyendo

“El seguro no es un gasto, es una inversión”