Adolescente herida por talibanes reclama educación

Se recuperó en Gran Bretaña y ayer dio un discurso en las Naciones Unidas.

#

La joven paquistaní habla ante representantes de países. “Pensaban que las balas nos callarían, pero estaban equivocados”, afirmó.

NUEVA YORK.- La joven paquistaní Malala Yousafzai, que fue víctima de un grave ataque de los talibanes por su defensa de la educación de las niñas, manifestó ayer ante las Naciones Unidas que no será derrotada por los extremistas que quieren impedir que niños y niñas vayan a la escuela. “Estoy aquí para levantar mi voz por el derecho de todos los niños a la educación”, dijo ayer, coincidiendo con su 16 cumpleaños, ante la Asamblea de la Juventud de la ONU en Nueva York. “Un niño, un profesor y un libro pueden cambiar el mundo”, añadió. Los talibanes hirieron a Malala de un disparo en la cabeza el pasado octubre, por sus actividades en defensa de la educación de las niñas en Pakistán. “También dispararon contra mis amigos. Pensaban que las balas nos acallarían, pero estaban equivocados”, aseguró. La joven instó a los gobiernos a convertir la educación en prioridad y dijo que un fracaso en este sentido sería “inaceptable”. “Los extremistas le tienen miedo a los libros, a que las niñas y niños vayan a la escuela y por eso matan a gente inocente. Le tienen miedo al cambio y la igualdad”, indicó. Malala dio ayer su primer discurso público ante la asamblea, a la que asistieron más de 500 líderes juveniles de 85 países y el ex primer ministro británico Gordon Brown, enviado especial de la ONU para educación. El político británico dijo que cuatro millones de personas firmaron una petición para apoyar la campaña a favor de la educación de Malala. “Malala, esto no es una celebración de cumpleaños”, aseguró Brown. “Esta es una celebración de lo que has calificado de segunda vida”. El año pasado, pocos días después de ser atacada, la joven voló a Reino Unido, donde estuvo hospitalizada durante meses mientras se recuperaba y realizaba una rehabilitación. Malala vive actualmente en Birmingham, en el centro de Inglaterra, junto a sus padres y dos hermanos. La adolescente paquistaní fue recibida ayer por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, y otras autoridades del organismo internacional, mientras la asamblea de jóvenes le cantaba el feliz cumpleaños. La educación de los jóvenes es una de las principales metas de la ONU en el mundo, donde la mitad de los 7.200 millones de habitantes tiene menos de 25 años. Ban dijo que Malala les estaba pidiendo a los líderes mundiales que cumplan su promesa de invertir en los jóvenes y ofrecer educación universal. “Los extremistas mostraron que su peor temor era una niña con un libro”, manifestó Ban. (DPA)


Comentarios


Adolescente herida por talibanes reclama educación