AESA suma un equipo para estirar los límites de Vaca Muerta

La firma incorporó un snubbing especialmente dedicado a la completación de pozos extra largos. Es el primer dispositivo de este tipo que funcionará fuera de los Estados Unidos.




Con una inversión de 18 millones de dólares AESA apuesta a estirar los límites técnicos de Vaca Muerta al incorporar a sus filas al primer equipo snubbing de alta tecnología que funciona fuera de los Estados Unidos.

La llegada del enorme equipo de completación se dio tras la firma de una alianza con la compañía norteamericana Deep Well Services, como el cierre de un estudio de mercado de dos años en el que el último año entero estuvo centrado en hacer llegar las más de 2000 piezas e insumos que conforman el ya bautizado AESA S01.

Para el gerente de Servicios Petroleros de AESA, Esteban Donnet, la puesta en marcha de este snubbing representa “el futuro de las completaciones en Vaca Muerta”, ya que el equipo permite no solo operar con el “pozo vivo” es decir sin requerir del uso de lodos, sino que además puede realizar la completación de un pozo de hasta 6.000 metros de rama lateral en tan solo una carrera.

Esta es una de las grandes ventajas que posee el equipo en contraposición a los coiled tubing que se usan actualmente, la cual además se acrecienta a medida que los trabajos se hacen en pozos con ramas laterales de más de 3.000 metros.

Al igual que lo que ocurrió en las cuencas shale de Estados Unidos, en Vaca Muerta los pozos han ido ganando extensión en su rama lateral, alcanzando distancias de hasta 4100 metros. En esa extensión los equipos de perforación disponibles en el país no son una limitación, pero sí lo es la completación y para ello es que AESA resolvió esta incorporación.

El gerente de Perforación y Workover de AESA, Ignacio El Idd, explicó que además de reducir la cantidad de carreras, el equipo permite realizar una mejor limpieza de los pozos, optimar las pescas de herramientas, preservar la producción al no inyectar fluidos e incluso colaboraría en la deformación de los casing que naturalmente produce Vaca Muerta.

l Idd remarcó que “a diferencia de un coiled tubing este snubbing permite también bajar instalaciones”, una tarea que será precisamente con la que comenzará a operar el equipo en este mes en el pozo 1039 del área Río Neuquén.

Es que si bien el equipo puede realizar trabajos mucho más complejos, desde AESA se advirtió que se irá de menor a mayor, para que la dotación local pueda ir aprendiendo su uso de la mano de los dos operarios de Deep Well Services que formarán parte por uno o dos años de la dotación de siete operarios que posee el equipo.

En total, el AESA S01 cuenta con una dotación de siete operarios, dos de ellos extranjeros. (Foto Gentileza)

Pero además, el equipo permite trabajar con mejores condiciones de seguridad, ya que después de todo los snubbing se utilizan hace décadas para el control de emergencias, en tanto que da una mayor confiabilidad operativa.

Este snubbing no es el primero en ingresar al país, pero a diferencia de los dos equipos que han operado en las cuencas nacionales en las últimas décadas es el único de tecnología de última generación pensado específicamente para optimizar los pozos extra largos.

Esto se debe a que por ejemplo, en tan solo una a dos horas el equipo se puede trasladar de un pozo a otro dentro de un mismo pad, ya que buena parte del equipamiento como son las bombas, el acumulador y el power pack no se trasladan.

En números

18
millones de dólares es la inversión que realizó AESA en la adquisición del nuevo equipo snubbing.

En tanto que si se trata de un traslado entre pads, el mismo toma no más de 20 horas ya que gran parte del equipamiento es rodante.

Desde la firma subsidiaria de YPF se detalló que esperan que el snubbing realice unas cinco completaciones por mes, sumando así 60 completaciones al año, lo que permitiría repagar el costo de su importación en cinco años.
Pero los planes de la compañía no quedan solo en eso, sino que también se está estudiando cómo utilizar este equipo de tecnología de punta para poder intervenir en pozos que se encuentren en producción.

Un coloso para los pozos extra largos

* El equipo es un CRW 300k Patriot Series de 600 HP de potencia hidráulica.

* Tiene un torque de 10.000 pies por libra y 120 revoluciones por minuto.

* Cuenta con dos bombas quintuplex de 1000 HP que le dan una presión de trabajo de 15.000 psi.

* La capacidad de tiro es de 300.000 libras y 150.000 en empuje.

* Se crearon 30 puestos de trabajo directo a partir de su incorporación.

* Cerca de 20 empresas nacionales, en su mayoría pymes, serán las encargadas de proveerle servicios.

* Cuenta con cuatro patas como subestructura que fueron especialmente diseñadas para las características de los pozos de Vaca Muerta.


SUSCRIBITE AL NEWSLETTER ENERGÍAON
Todos los martes a las 8 con información de la industria energética.

Comentarios


AESA suma un equipo para estirar los límites de Vaca Muerta