Ailén Lascano, la viedmense que desafía al frío: "Nadar en invierno es el éxito"

Ailén Lascano, la primera rionegrina en completar el Desafío de la Milla Helada, se mostró feliz por regresar a los entrenamientos tras el aislamiento y dio detalles sobre la nueva disciplina.





La viedmense representó al país en diferentes competencias.

La viedmense representó al país en diferentes competencias.

Si bien siempre estuvo ligada al agua desde muy pequeña, Ailén Lascano Micaz irrumpió en la escena de la natación luego de haber cosechado logros internacionales en diferentes desafíos de aguas heladas.

Meses atrás, la viedmense se convirtió en la primera rionegrina en completar el Desafío de la Milla Helada, nadó más de 1.600 metros en aguas con temperaturas inferiores a los 5°C en el lago Wöhrsee, en Burghaussen, Alemania.

Además, participó de dos circuitos internacionales en los que logró varios triunfos, inclusive la primera colocación de su categoría en la Copa del Mundo.

En diálogo con Río Negro, la nadadora de 29 años que luego del aislamiento regresó a las prácticas contó como fue que se acercó a la disciplina, explicó su preparación para sumergirse en aguas frías y relató sus sensaciones luego de una gran temporada.

“La natación siempre fue una pasión desde chiquita. Al vivir en Viedma, con el río tan cerca, a mis padres les parecía importante que todos en la familia supiéramos nadar y así empecé”, indicó Ailén, quien confesó que a los ocho años hizo su primer cruce del río.

Ailén compite en piletas de hielo que son construidas en los lagos.

Al terminar la secundaria, la viedmense se alejó del agua para priorizar su carrera universitaria. Ya recibida de Licenciada en Administración de la Universidad del Sur y con más tiempo para entrenar volvió a su pasión.

“Vine a Viedma en un invierno, vi gente nadando y los vi muy felices. No la pasaban mal por el frío y eso me impactó. A mi siempre me gustó nadar en el río pero siempre se cortaba en verano. Eso me movilizó para intentarlo. Además, si se puede nadar en invierno es el éxito”, detalló.

Su primera competencia fue en casa. Se dio en el marco del Campeonato Argentino de Aguas Frías que se llevó a cabo en la capital rionegrina. En aquella ocasión, Ailén completó los dos kilómetros de la prueba sin traje de neoprene.

Con respecto al entrenamiento, Lascano explicó: “La preparación es muy personal. Es un proceso. Primero hay que tomar la decisión de probar algo distinto, sin prejuicios. De ahí es ir de manera progresiva, de aguas de mayor temperatura a menor y de menor a mayor tiempo”.

“A mi siempre me gustó nadar en el río pero siempre se cortaba en verano. Eso me movilizó para intentarlo. Además, si se puede nadar en invierno, ¡es el éxito!”

Las competencias en aguas heladas son algo muy reciente y si bien la mayoría de los competidores son europeos, la rionegrina logró destacarse.

“Yo hago una división de la disciplina. En algunos países nórdicos es considerada una actividad saludable, donde la gente hace inmersiones en agua helada. Culturalmente para ellos no es tan loco. Después estan las competencias a nivel deportivo que se pueden realizar en una piscina de cemento o en una cortada en hielo y a veces arman una pileta en un lago”, agregó la nadadora.

Ailén remarcó la importancia del entrenamiento y aseguró que al estar catalogado como un deporte extremo para participar hay que tener y acreditar experiencia.

Hay competencias que se llevan a cabo en aguas a 0°C.

“Hay una serie de cuidados que hay que tener. Por ejemplo, es obligatorio tener a alguien en tu equipo que se asegure de tu salud durante la competencia y que luego ayude a volver a la temperatura normal. Antes de intentarlo, primero hay que informarse”, aseveró.

Con respecto a su futuro, Ailén explicó que se habla de posibles fechas de cara al próximo invierno europeo pero que todavía hay mucha incertidumbre. “Por suerte volví a entrenar y eso es importante para no perder el ritmo. Nado tanto en pileta como en el río”, agregó.

“Hay una serie de cuidados que hay que tener, no solo antes de intentarlo sino también durante. Primero hay que informarse bien”

Además, la viedmense habló sobre lo que significa ser parte de una familia de deportistas, es hermana del palista Manuel Lascano, y se esperanzó con el crecimiento de su disciplina.

“Manu es un orgullo y una inspiración. En la familia esta muy presente el deporte y eso me sirvió para tomar decisiones y tener claro el camino. Actualmente somos pocos competidores argentinos pero al ser un deporte con visión olímpica creo que todavía tiene mucho para crecer”, finalizó.

Ailén regresó a los entrenamientos en las aguas del río Negro.

Comentarios


Ailén Lascano, la viedmense que desafía al frío: "Nadar en invierno es el éxito"