Al río más caudaloso de la Patagonia le cuesta entrar al mar

La desembocadura del río Negro es una de la más complejas en el continente americano. Bancos de arena, amplitud de mareas, corrientes cambiantes, canales y taponamientos caracterizan su final. Desde los caminos costeros no se alcanza a ver bien.



#

Desde el aire. La mejor forma para comprender el final del río

Luego de un recorrido de algo más de 600 kilómetros, en el que sus aguas cruzan mesetas, valles, ciudades y pueblos, ¿cómo se explica y se ve el fin del viaje del río Negro en el oceáno Atlántico?

La pregunta es un gran desafío para todo aquél que no viva en Viedma o Patagones y visite el lugar. Descifrar el final no es sencillo y obliga a realizar un amplio recorrido de 70 kilómetros por caminos costeros para rodearlo.

“La desembocadura del río Negro es la de mayor dificultad en el continente americano, después de la del Amazonas en Brasil”, explica Oscar Lobo, un navegante que conoce palmo a palmo esa zona y realiza rescates. El río se ha cobrado allí muchas vidas por accidentes.

“Extensos bancos de arena, zonas cenagosas, una amplitud de mareas de 6 metros, canales que se forman y cambian de lugar, correntadas en distintos sentidos, baja profundidad cuando el mar se retira y taponamientos”. Esas son las características de la desembocadura que enumeró Lobo a este diario.

El río Negro es el más caudaloso de la Patagonia, termina en un único brazo y no tiene dragado.

Desde el aire o navegándolo, su final es fácil de comprender, dicen los expertos. En las redes sociales circula un video de la desembocadura realizado con drones. Es un buen material que ayuda a explicar el lugar.

“Sólo cuando baja el mar puede entrar el río”, dice Luis Coria, un pescador que frecuenta el lugar y acompañaba con la caña a sus padres cuando era chico.

El pejerrey patagónico, percas, corvinas, pescadilla, gatuzo y lenguados son los peces que se pueden encontrar en la desembocadura.

También se observan toninas y un particular mamífero marino, el delfín más austral del río de la Plata, conocido como Franciscana.

La comparación sobre cómo desemboca el Negro en el Atlántico es inevitable, porque cuesta encontrar otro final parecido. Es que hay ríos con desembocaduras bien gráficas, en los que alcanza con pararse en la costa, hacerle un clíck a la cámara y ya está. De un lado se ve el cauce que llega y del otro el mar que se abre y lo absorbe. El río Quequén, en Necochea, y el Chubut, en Rawson, son dos claros ejemplos de esta descripción.

En el caso del Negro es más confuso. El color marrón gris del agua y la arena -y del cielo si está nublado- unifican el paisaje y hacen difícil separar río de mar. Desde El Faro Río Negro o el balneario El Cóndor no se ve bien la desembocadura. Hay que acercarse hasta el pescadero por la playa de la margen sur o a La Baliza, desde la costa bonaerense. Desde esos lugares todo es más comprensible.

La influencia de las mareas sobre el río es tan fuerte que se percibe hasta 45 kilómetros aguas arriba de la desembocadura, en las cercanías de San Javier. Durante la pleamar sucede un notorio taponamiento.

Al río se lo ve llegar como una cinta plateada, sin islas. Termina suave y sin declive en una inmensa olla rodeada de arena planchada, de extensiones que los ojos no pueden medir.

Comprender su final es un desafío que obliga a recorrer lugares de belleza agreste, donde el agua dulce y el mar mantienen un constante juego de fuerzas para ver quien vence a quién.

Entre bardas y las islas

Recorrido: el río Negro nace de la confluencia del Limay y Neuquén, en la provincia del mismo nombre, y baja en dirección noroeste/sudoeste, incluyendo un sector pequeño del sur bonaerense, cerca de Carmen de Patagones.

Su valle: Encajonado entre las bardas, tiene un ancho que ronda entre los 5 y los 25 kilómetros, su máxima extensión se presenta en Choele Choel.

Ancho: 200 a 400 metros de promedio, llegando a un máximo de 14 km en en Valle Medio.

Contaminación: Distintos trabajos de expertos y organismos advirtieron de la presencia preocupante de naftaleno (subproducto del petróleo), amoníaco, sulfuros, fenoles y metales pesados.

“El río entra y sale del mar con muy poca profundidad y se forman canales bajo el agua. Es una zona de mucho riesgo”

Oscar Lobo, navegante, realiza tareas de rescate con su embarcación

“Para mí y de chico, la boca siempre fue una zona de misterio, muy cambiante, por el movimiento de las aguas y sus correntadas”

Luis Coria, pescador que visita frecuentemente la descombocadura

Verlo desde ambas costas, un viaje imperdible

La desembocadura del río Negro se encuentra a 31 kilómetros aguas abajo de las ciudades de

Viedma y Patagones y es recomendable observarla desde las dos costas para comprender bien su final.

En el viaje por Carmen de Patagones se accede por un camino de ripio en buen estado (si no llueve) que va cruzando una zona de ladrilleras, campos

de forrajes, soja y varios médanales.

Cada tanto, el cauce con aguas planchadas, se deja ver a la derecha.

Es un viaje tranquilo, de unos 40 kilómetros. El destino final es la pequeña villa 7 de Marzo (conocida como La Baliza), un territorio de pescadores y de quienes practican deportes de viento. Allí río y mar se funden en aguas sin oleaje, planchadas y conbancos de arena.

El recorrido por la costa sur se inicia desde Viedma, por la Ruta Provincial 1 que es asfaltada y recorre el llamado camino de la costa.

Hay que entrar al balneario El Condór y luego recorrer unos 4 km por sus playas de arena firme para llegar al punto de desembocadura, en la zona conocida como el pescadero.

Cuando la marea sube, se ve como el río se tapona y la correntada revierte.

Cerca de la desembocadura se encuentra el Faro Río Negro, del que se logra una vista privilegiada.

Dato

Los lugares de observación

1) Balneario El Cóndor: La primera playa tras la desembocadura, que se observa a la izquierda. Hay que desplazarse unos 4 kilometros para llegar hasta el lugar.El mar se observa manchado por los sedimentos que descarga el río.

2) El Faro Río Negro: Con vista al noroeste, río y mar forman una inmensa olla de agua de tono marrón o tono gris si el cielo está nublado. No se divisa desde aquí la desembocadura.

3) El pescadero: Aquí se encuentra la desembocadura en el Atlántico. Un área apta para la pesca embarcada y de costa. Se observa La Baliza enfrente

4) 7 de Marzo: Paraje de la costa bonerense. En la playa, una lengua de río se acerca y se encierra cerca de la costa en un arenal. Detrás de esa franja, el mar de tono. Zona de medanos y cangrejales.

Datos

“El río entra y sale del mar con muy poca profundidad y se forman canales bajo el agua. Es una zona de mucho riesgo”
“Para mí y de chico, la boca siempre fue una zona de misterio, muy cambiante, por el movimiento de las aguas y sus correntadas”
Cerca de la desembocadura se encuentra el Faro Río Negro, del que se logra una vista privilegiada.
1.014
metros cúbicos por segundo de caudal tiene el río Negro, el más importante de la Patagonia.

Comentarios


Al río más caudaloso de la Patagonia le cuesta entrar al mar