Álvaro Coria: La mano que transforma la materia

De niño lo cautivó la majestuosidad del arte mexicano. Nacido en el DF, se radicó en la región donde desarrolla una original obra escultórica, que desde ayer puede verse en el MMBA Roca.



P- En diez palabras (más o menos), ¿quién es Álvaro Coria?

R- Escultor, mexicano, estudió la licenciatura en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”. Hoy, profesor en el IUPA.

P- ¿Cómo apareció el arte en tu vida?

R- Mi padre me lo inculcó a las cinco años me llevaba a museos y galerías. Allí, empecé a visualizar otra cosa a lo que es lo obra en sí. El arte tenía que tener un trasfondo creativo más allá de la simple observación de una obra. El arte tenía que ser otra cosa. Tenía que tener una técnica si quería llegar a eso que era arte, desde temprana edad visualicé la necesidad de una formación. Preguntaba cómo se realizaba tal o cual obra. Posteriormente, en el año 92, después de cuatro intentos, entré a la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda”, de la Ciudad de México.

P- ¿Qué recuerda que lo marcó de aquellas recorridas junto a su padre?

R- México tiene un trasfondo de magia en todos sus aspectos, no? Ya luego me acerqué al muralismo: Orozco, Siqueiros, Chávez Morales. De hecho trabajé con él. Ahí me di cuenta de una connotación visual que a temprana edad no se asimila pero se absorbe e influencia definitivamente. Ver la obra de Diego Rivera de 14 metros en el Palacio Nacional, dices ‘guau, esto cómo lo hace’.

P- ¿Cuándo se inclina por la escultura?

R- Con los prehispánicos. El calendario maya. Los olmecas y los toltecas tuvieron una relación muy fuerte con la piedra.

P- ¿Y cuándo se te apareció el artista que resultaste ser?

R- Cautivado por la magia del arte de mi país, a los 12 años estudié con Gerardo Montecillos, pintor. Desde ese momento me involucré a estudiar los prehispánicos. Con el muralismo, la pintura de caballete, la música vernácula, el cine de oro mexicano, todo eso me influencia de tal manera que estuve seguro de estudiar esta maravillosa profesión que se llama arte.

P- ¿Cómo definirías tu obra artística?

R- El material principal de mi obra es la madera. Realizo ensambles , un planteamiento importante es la pátina con óxidos, piroxilina (pintura sintética) con la que desconceptualizo la obra a partir del trabajo de la materia con estas sustancias .

P- “La materia en la forma”, ¿qué nos podés contar de esta muestra que puede verse desde ayer en el Museo Municipal de Bellas Artes de Roca?

R- Cada escultura tiene su propio lenguaje y este lenguaje va transformando la materia de la que están hechas a partir del trabajo sobre esa materia. Por caso, desconceptualizo la madera para llevarla a un lenguaje del bronce. Pero la esencia de las piezas es la materia en sí, el elemento de las formas como tales. La más grande mide 2,20 metros y la más pequeña, una escultura hecha en piedra, mide unos 20 centímetros. Pero la mayoría está hecha en madera.


Comentarios


Álvaro Coria: La mano que transforma la materia