Así creció una concesionaria regional que hoy suma a Citroën

Pire Rayen, una empresa familiar y regional ligada a la actividad automotriz, continúa incorporando desafíos con la apertura de un nuevo concesionario en Neuquén. Un breve recorrido para saber dónde radica la clave de una historia que está a punto de cumplir 50 años en el mercado y que ya va por su tercera generación.





Pire Rayen Automotores es una marca registrada como concesionario automotriz en la región. Una empresa que está muy cerca de cumplir los 50 años de existencia y que ya transita la tercera generación familiar, siempre basada en los pilares que consolidaron una larga trayectoria de éxitos: seriedad, transparencia, confiabilidad y buena atención.

Hoy, la firma emprende nuevos desafíos y está dispuesta a seguir aportando su experiencia para el crecimiento del mercado automotor en la zona.

Desafíos comerciales que no son fáciles de resolver debido al contexto económico que atraviesa el país y la región, pero a los cuales Pire Rayen está dispuesta a enfrentar.

Hace algún tiempo atrás el grupo incorporó a su cartera las marcas Jeep, Chrysler, RAM y Dodge a través de la adquisición de Valley Stars.

Al mismo tiempo se desarrollaba en el Parque Industrial de Neuquén un gran centro operativo de la marca Fiat, que hoy cuenta con 3.000 m2 de superficie destinados a la mejor atención al cliente.

El edificio de Pire Rayen en el Parque Industrial Neuquén.

Más acá en el tiempo surgió la posibilidad de sumar un nuevo concesionario, esta vez de la marca Citroën a través de la compra de D’Abord en Neuquén.

Oscar Allende, titular de Pire Rayen Automotores cuenta cómo fue este proceso de cambios que atravesó la empresa familiar. “Tomamos la marca Jeep en agosto de 2019 y pudimos ir acomodando su situación, hoy estamos en el 70% de los que nos exigieron en su momento desde la automotriz, contamos con buena respuesta de los empleados y clientes, que están viendo ese cambio en la atención”, dijo el directivo.

“Luego surgió otra necesidad de la marca Fiat con un concesionario que estaba en Bariloche y que se quería retirar del mercado, una vez más nos pidieron evaluar la posibilidad de extendernos hacia esa ciudad y así lo hicimos en enero de 2020 con la marca Fiat, aunque también estamos con la marca Jeep. Por ahora prestamos el servicio al cliente, pero estamos trabajando fuertemente para contar con instalaciones propias en la ciudad cordillerana para exposición y ventas”, comentó Allende.

En pleno proceso de adaptación y consolidación de las nuevas estructuras de trabajo implementadas, surje un nuevo pedido para considerar. “Lo último fue este año cuando se comenzó a hablar que quien manejaba la marca Citroën en Neuquén quería reducir su estructura, y surgió esa nueva posibilidad de hacerse cargo de la marca francesa, era agregar más trabajo a la estructura nuestra”, indicó el directivo automotor.

La decisión no fue fácil ni se tomó de un día para otro, pero contó con una evaluación clave puertas adentro que inclinó la balanza.

Así lo explicó Allende: “Estábamos en una encrucijada, o achicábamos estructura o crecíamos, porque la demanda de autos y la disponibilidad de unidades cambió mucho el negocio en este último tiempo. La propuesta de la familia fue apostar al capital humano que tiene la empresa, al que consideramos muy valioso, muy capacitado a través de los años, es un capital que vale mucho y cuesta mucho preparar, eso nos animó a seguir tomando estos compromisos que aparecieron, y a su vez nos permitió otorgar a nuestro personal la posibilidad de crecer».

«La propuesta de la familia fue apostar al capital humano que tiene la empresa, al que consideramos muy valioso, muy capacitado a través de los años, es un capital que vale mucho y cuesta mucho preparar, eso nos animó a seguir tomando estos compromisos que aparecieron».

Oscar Allende, titular de Pire Rayen Automotores

El reconocimiento al personal no tardó en llegar ya que «en áreas de posventa, por ejemplo, había oficiales mecánicos de muchos años trabajando con nosotros que pasaron a ser jefes de taller en el nuevo concesionario, lo mismo en la parte administrativa o de ventas, vendedores que pasaron a ser gerentes, y así fue creciendo la empresa y la posibilidad de los empleados de crecer en su desarrollo profesional”, explicó Allende.

Objetivos de la empresa


Consultado respecto del futuro de la empresa familiar y sus próximos objetivos, Allende indicó: “En principio queremos afianzarnos con la marca Stellantis, cuando apareció lo de la marca Jeep pensamos que era hasta ahí, pero ahora surgió lo de Citroën y tuvimos que resolverlo. La idea y el desafío que tenemos por delante es operar en todas las marcas que están bajo el ala de Stellantis y poder desarrollarlas de la mejor manera posible».

Pese a la difícil situación económica, explicó el directivo «nosotros ponemos fe y trabajo para ir para adelante con pasos firmes y seguros. Tenemos mercado, pero nos falta un mix de unidades, hoy se podría vender muy bien Strada, Toro, Ducato, por citar algunos ejemplos, pero no tenemos. Y lo poco que ingresa a la terminal se da como prioridad a clientes de plan de ahorro”.

El paso a paso, un poco de historia


• A mediados de los años 50 Antonio Allende, junto a su socio de apellido Rodríguez, instala una concesionaria en General Roca. En ese momento, en septiembre de 1956, es elegido por Fiat como concesionario exclusivo de la marca en la zona.

La carta original de Fiat donde autorizaban a Antonio Allende a comercializar la marca.
Insignia con la que salían los vehículos Fiat que comercializaba el concesionario roquense.

En 1966-67 la familia Allende funda en Neuquén Chocón Automotores, que después pasó a ser concesionario Sevel de Fiat-Peugeot.

• En 1973 decidieron instalar una nueva sucursal en Zapala, en lo que fue el nacimiento de Pire Rayen Automotores, que quedó a cargo de Oscar Allende, quien junto a su hermana Carmen se habían sumado a la sociedad familiar. En ese momento pasó a ser una sociedad integrada por cinco socios: Antonio Allende (padre e hijo); Eduardo, Oscar y Carmen.

• Desde el 2000 en adelante la firma comenzó a operar en Roca con la marca Fiat.

En 2017 fue el turno de la inauguración de la sucursal más innovadora de Pire Rayen: Parque industrial en Neuquén, que es el nexo entre la administración de plan de ahorro y el servicio post venta de Fiat.

En agosto de 2019 toman la representación de las marcas Jeep, RAM, Chrysler y Dodge.

• Luego, en enero de 2020 se extienden hacia Bariloche donde comienzan con la atención de Fiat y Jeep, en una sucursal integral.

• Finalmente, este 2021 aparece en escena la posibilidad de adquirir D’Abord en Neuquén, concesionario Citroën.

La incorporación de la marca Citroën


En la región el concesionario D’Abord, representante de la marca Citroën, había dejado de operar hace más de un año y el servicio posventa lo prestaba el taller local de Peugeot.

Berlingo nafta y diesel, uno de los utilitarios que comercializa D’Abord.

A principios de este año Pire Rayen compra la marca D’Abord, y ahora el concesionario continúa trabajando bajo la órbita del grupo familiar.

En la actualidad D’Abord comercializa unidades Berlingo naftero y diesel, de origen nacional, y la línea de Citroën C4, un vehículo importado de Brasil. También se puede conseguir algunas unidades de Jumper.

En 2022 está previsto comenzar en la región con la venta del nuevo C3 presentado recientemente de manera oficial.

El tránsito hacia una nueva generación


Oscar Allende integra la segunda generación de la familia ligada a la actividad automotriz de la región.

Comenzó a trabajar en el concesionario de Zapala a los 18 años cuando se hizo cargo de la sucursal recién inaugurada. Pero desde hace algún tiempo atrás, la tercera generación familiar tomó un rol protagónico dentro de la firma.

Oscar Allende, titular de Pire Rayen.

Dice Allende: “La sociedad comercial se simplificó y ahora somos tres socios, está mi hijo Pablo Allende, mi sobrino Guillermo González Allende y mi otro sobrino Nelson Allende que son los nuevos socios, está iniciada la sucesión de esta empresa de familia. Es la tercera generación que continúa en la actividad, ya hay un proyecto de empresarios más jóvenes y yo voy a acompañar hasta donde pueda. No puedo decir hasta cuándo, pero no me resulta fácil dejar todo e irme a hacer otra cosa, acá hay mucha exigencia y todavía tengo cosas para aportar. Para mí es importante sentir que los acompaño y que puedo ser útil en algunos aspectos o en la toma de decisiones”.

De esta manera la tradición familiar continúa más vigente que nunca luego de un largo camino recorrido y con mucho por hacer, una historia que ya lleva varios años… pero que en definitiva recién empieza.

Datos a tener en cuenta


• El servicio de Citroën se brinda de manera oficial en los talleres D’Abord, en Lisandro de la Torre 460, en Neuquén.

Salón de ventas de D’Abord: Eugenio Perticone 925, Neuquén capital.

Pire Rayen Automotores tiene cerca de 220 empleados en la región, y es toda gente de la zona. Posee su casa central en Neuquén (Perticone 905), instalaciones en Parque Industrial Neuquén (FIAT) y sucursales en Roca, Zapala y Bariloche.

Actualmente es representante de las marcas Fiat, Jeep, RAM, Chrysler, Dodge y Citroën en la región.


Comentarios


Seguí Leyendo

Así creció una concesionaria regional que hoy suma a Citroën