Así está Bariloche en el séptimo día de aislamiento

Calles vacías, muchos controles de fuerzas  de seguridad y escaso movimiento comercial en las actividades habilitadas en esta cuarentena.



No hay peatones y pocos automovilistas se animan a circular por Bariloche en medio del aislamiento obligatorio. Foto: Alfredo Leiva

No hay peatones y pocos automovilistas se animan a circular por Bariloche en medio del aislamiento obligatorio. Foto: Alfredo Leiva

El séptimo día de aislamiento preventivo obligatorio muestra en Bariloche un alto acatamiento de la medida, con postales inusuales y escasa circulación por las calles de la ciudad.

Las fuerzas federales desde temprano activan los controles en avenidas y calles. Exigen a los conductores un certificado que justifique su desplazamiento por la ciudad.

En los supermercados, que abren al público a las 9, por disposición municipal, hoy prácticamente no había colas de gente en espera para ingresar, algo que ayer era más evidente en distintas sucursales de grandes cadenas.

En la calle Onelli, que alguna vez se la bautizó como "la calle que nunca duerme" y donde se concentra la actividad comercial local, hoy los locales lucían cerrados, con rejas, barrotes y candados. El movimiento también era muy escaso en locales habilitados para la venta de productos alimenticios como panaderías, carnicerías y almacenes.

Algunos señalan que cada día repunta el movimiento pasado el mediodía cuando la gente sale a realizar las compras de sus alimentos. Más hacia los barrios, el movimiento es mayor tal vez porque los controles son menores en esos puntos.

La calle Mitre, la arteria comercial más turística de Bariloche también luce vacía. Dos agentes de la Policía de Río Negro recorrían la calle caminando con una planilla para constatar el movimiento de peatones a quienes también se les exigía el certificado para circular.

Un dato distintivo en Mitre es que además de estar cerrados los comercios, en muchas vidrieras se retiraron todos los productos.

El tránsito es escaso en todas las calles céntricas, incluso se encuentran pocos colectivos del sistema de transporte urbano que funciona con un cronograma de emergencia y con frecuencias espaciadas en promedio cada 2 horas.

En el Centro Cívico la única actividad visible son las tareas de mejoras en la fachada de los arcos del edificio histórico, una obra pública que coordina el municipio y que no se ha detenido con el aislamiento obligatorio porque esas tareas están exceptuadas de la cuarentena.


Comentarios


Así está Bariloche en el séptimo día de aislamiento