Asume Carreras, la gobernadora que surgió del destino y de la convicción

Río Negro tendrá nuevas autoridades desde las 11. La primera mandataria mujer de la historia analizó la transición ante "Río Negro" y adelantó sus primeras medidas de gobierno.



“Tenemos la obligación de no asumir que lo que está mal, está mal por naturaleza”, dice Carreras. Foto: archivo

“Tenemos la obligación de no asumir que lo que está mal, está mal por naturaleza”, dice Carreras. Foto: archivo

Río Negro verá asumir hoy a su primera gobernadora mujer en 61 años de vida constitucional. Arabela Carreras será mandataria desde las 11, cuando el vicegobernador Alejandro Palmieri le tome juramento en la Legislatura y comience en la provincia el 14° mandato surgido de elecciones democráticas.

En el recinto de Viedma también iniciarán su gestión los 46 integrantes del parlamento, quedando para las 14 el acto de jura de los ministros, que se realizará en el Centro Municipal de Cultura de la capital.

Será una jornada histórica, por el inédito reconocimiento a una dirigente política con el máximo cargo público electivo de la provincia. Río Negro no sólo tuvo únicamente hombres en el gobierno desde 1958 a la fecha, sino que también fue imposible desde 1983 que una mujer forme parte de una fórmula ganadora en los comicios.

Graciela Campano fue la primera en integrar el tramo principal de una boleta -acompañando a Julio Rodolfo Salto en 1991- y desde entonces varias tuvieron ese mismo rol, pero nunca una candidata a vicegobernadora triunfó en los comicios provinciales. La alusión viene al caso porque Carreras empezó su recorrido desde ese lugar, en febrero de este año, cuando Alberto Weretilneck la eligió para secundarlo.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación puso límites al intento de re-reelección y así fue como la entonces ministra de Turismo, Cultura y Deportes se transformó en candidata a gobernadora.

Hay algo que algunos llaman buena fortuna. Otros lo llaman destino. Como sea, es algo que está. Pero después, hay otro fuerte componente de esfuerzo, que surge a partir de una profunda convicción. Eso es lo que me permite trabajar muchas horas por día. Tenemos la obligación de no asumir que lo que está mal, está mal por naturaleza. Tenemos que hacer un esfuerzo para cambiar aquello que nos debe enojar, rebelar, como el hambre, la pobreza”.

Así interpreta su camino la propia gobernadora, que el viernes habló con periodistas de “Río Negro” mientras preparaba el discurso que dará esta mañana.

Será un mensaje breve, que evitará el repaso área por área y buscará presentar los temas que considera prioritarios con una mirada integral, porque “es imposible pensar en ministerios estancos”. “Siempre tendremos que pensar en el abordaje interdisciplinario para brindar respuestas más eficientes”, enfatiza.

Esa candidatura derivada del fallo de la Corte es el hecho que alimentó durante toda la transición las dudas sobre el poder real en la provincia.

P: ¿Cómo va a ser la relación con Weretilneck? ¿Se habla sobre ese tema?
R: Lo hablamos en forma permanente, pero no en función de los roles de cada uno, porque eso es obvio. A mí me toca administrar el Estado rionegrino y Alberto tendrá su rol como senador, además de todo lo que hace del diálogo político a nivel nacional y también a nivel provincial porque lidera nuestra fuerza política. Los roles están clarísimos.

P: ¿Y cómo fue la transición?
R: Fue un proceso sumamente fructífero. Pudimos interiorizarnos sobre el estado de situación, trabajamos muy bien con todos los equipos, con el gobernador nos hemos puesto de acuerdo en cada paso. Hay un trabajo de consolidación de un proyecto político que se nota.

P: ¿Cuáles serán las primeras medidas?
R: Tienen que ver con la creación de dos organismos: la Agencia de Innovación y la Agencia de Comercio Exterior. Queremos iniciar el gobierno con la posibilidad de despapelizar los procesos y entendemos que podemos empezar un trabajo muy intenso para favorecer las exportaciones.

P: ¿La situación económica de la provincia la mantiene ocupada o preocupada?
R: Por supuesto la cuestión económica nacional y provincial nos está ocupando. Nos reunimos con todo el equipo de economía, viendo los plazos de vencimiento, con la firme convicción de cumplir nuestros compromisos. Nunca desconocí ningún número del escenario provincial. Es una situación controlada, pero tiene la vulnerabilidad de estar influenciada por el rumbo de la economía nacional. Estamos todos muy expectantes de las primeras medidas económicas del equipo de Alberto Fernández.

P: ¿Qué deben saber los empleados públicos y los gremios? ¿ATE va a tener un trato diferenciado con respecto a UPCN?
R: Vamos a tener un fuerte respaldo al trabajo de los agentes públicos. Habrá propuestas que creo que pueden mejorar la calidad de vida del trabajador. Vamos a tratar de incorporar la actividad física y combatir el sedentarismo. Sobre los gremios y sus mensajes, los tomo como expresiones ante incertidumbres. La paz social tiene que ser un objetivo para todos los gremios, para el gobierno. Vamos a seguir abriendo puertas de diálogo.


Con los remos hasta la residencia en la capital

Arabela Carreras cumplirá 50 años el próximo 21 de enero. Nacida en Bariloche, recibida de licenciada en Letras en Córdoba y con trayectoria ejecutiva y legislativa en los ámbitos municipal y provincial desde hace 15 años, su próximo destino será la Residencia de los Gobernadores.

Es muy simbólico. Lo vivo como un honor. Que el pueblo me haya dado la posibilidad de gobernar esta provincia también está expresado en esa hermosa casa colonial”, dijo la mandataria.

No obstante, admitió que habitará sólo una parte porque “a veces resulta un poco grande para los hábitos que tengo, que son mucho más sencillos”

¿Cuáles son esos hábitos? La gobernadora inicia su jornada a las 6, lee los diarios, los correos electrónicos y responde mensajes pendientes del día anterior. Luego hace actividad física (remo en su casa, cinta si está en un hotel), luego el desayuno y a trabajar.


Comentarios


Asume Carreras, la gobernadora que surgió del destino y de la convicción