Atropello a nuestras instituciones




Debemos señalar nuestra profunda preocupación ante la usurpación de tierras privadas y públicas en nuestra provincia. Estos atropellos son llevados a cabo por grupos de personas que no reconocen ni a nuestra Nación, ni a su Constitución, ni a sus leyes. No se entiende cómo no se haya manifestado aún una autoridad competente que ponga límite a esta desenfrenada impunidad.

Frente a esta afrenta permanente a nuestras instituciones, decimos a viva voz que estos hechos no pueden seguir siendo tolerados. La indiferencia y complacencia del gobierno provincial ante el atropello a la ley por parte de sectores de distinto origen e ideología, nos obliga a manifestar nuestro más absoluto repudio a estas actitudes y convocar a las autoridades para que se constituyan en verdaderos defensores de la ley.

Exhortamos a la Justicia para que a través de la aplicación rigurosa de las leyes ponga en su lugar lo que hoy se ha salido de control. Este poder del Estado debe estar siempre presente cuando se desconoce el orden jurídico mediante el uso de la fuerza.

Somos fieles defensores del estado de derecho y la propiedad privada, más aún cuando vemos que ciudadanos que legítimamente tienen derechos adquiridos con títulos fehacientes y comprobables de sus propiedades, son despojados por la fuerza y el patoterismo por verdaderos perturbadores de la paz social, que debería ser sostenida y fortalecida por el Estado.

El Gobierno Provincial debe ejercer la autoridad conferida por el pueblo que lo eligió haciendo cumplir los fallos de la Justicia utilizando su poder de policía, como así también requerir al Gobierno Nacional las fuerzas federales si fuera necesario, pues entendemos que la obligación es compartida, cuando existen hechos que afectan intereses de ambas jurisdicciones.

Esperamos una pronta y decisiva definición de fondo a una cuestión que no resiste el menor análisis desde el punto de vista legal y menos aún del sentido común.

Reclamamos la urgente aplicación de la Ley 26160 por parte del Poder Ejecutivo Provincial para poner fin al injusto y permanente reclamo de varias comunidades indígenas contra sus legítimos propietarios. Este sería el único modo de poner legalmente las cosas en su debido lugar.

Confluencia Republicana

Carlos A. Vidal presidente, Julio César Falleti vicepresidente 1° y siguen firmas. Extracto del texto enviado.

NEUQUÉN


Comentarios


Atropello a nuestras instituciones