Attaque 77, rock argentino con una mirada en la gente

“Triángulo de fuerza” es el nuevo disco de la banda argentina. En él se dieron el gusto de tocar junto a dos músicos que admiran: los folcloristas Vitillo Ábalos y Peteco Carabajal.



El grupo que lidera Mariano Martínez se define como una banda de rock argentino que también tiene en su ADN tango y folclore.

El grupo que lidera Mariano Martínez se define como una banda de rock argentino que también tiene en su ADN tango y folclore.

El grupo roquero Attaque 77 que acaba de lanzar su nuevo disco “Triángulo de fuerza” y en el que incluyeron canciones donde denuncian a la minería a cielo abierto y la lucha de los pueblos originarios y del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (Mocase), consideró que “escribir una canción es una forma de hacer visible un problema que atraviesa el pueblo, la sociedad”.

El álbum le permite a la banda meterse en aguas de donde extrae canciones con un formato más alternativo de los 90, la cruza exitosa del hard rock con el folclore argentino y sonoridades más cercanas a la new wave.

En ese grupo se destaca la hermosa chacarera cruzada con el hard rock “Canto eterno” donde brillan el violín y el canto de Peteco Carbajal, los bombos y las voces de Vitillo Ábalos.

Attaque 77 suena bien alternativo en canciones como “María”, “Una Canción”, “Por una vez” y la épica “Soldaditos” tema que cierra el disco.

La pura raíz punk se encuentra en “Lobotomizado” donde participa Campino, vocalista de los alemanes Die Toten Hosen.

“Sin tierra” muestra el lado combativo de los Attaque, que defienden a los pueblos originarios de Santiago del Estero, mientras que en “A cielo abierto” critican a la minera canadiense Barrick Gold y rescatan la lucha de los pobladores de Jáchal.

El guitarrista y vocalista Mariano Martínez, el bajista Luciano Scaglione y el baterista Leo de Cecco charlaron con Télam sobre su nuevo trabajo:

P- En este disco abrieron mucho el abanico musical.

Mariano Martínez: Sí, hay unas variantes por ahí, un aire un poco folclórico que es bien novedoso. En realidad no tanto, porque siempre está esa raíz en cualquier disco de rock argentino. Es una raíz de folclore y de tango que es lo que tenemos en el ADN, nos criamos con eso.

P- ¿Cómo nació “Canto eterno” donde participan Peteco Carbajal y Vitillo Ábalos?

MM- Yo me fui a vivir a la sierra de Córdoba hace muchos años, hice el estudio y laburamos mucho ahí. Conocimos muchos músicos. A mí me tocó producir a una banda de folclore de Córdoba, que es Los Sacha. En esa banda toca Lucas Ninci, nuestro pianista de años y todo eso sirvió para empaparnos del folclore. Fue eso, en realidad tomar conciencia de que nuestra música, nuestro rock nacional, tiene esta identidad que tiene que ver con la música que no intencionalmente fuimos escuchando cuando éramos chicos. Lucas empezó tocando el piano sacando las cosas de Los Hermanos Ábalos.

Todos admiramos mucho a Peteco ya en aquel momento y en seguida surgió invitarlo. Ahí mismo Álvaro Villagra sugirió también llamar a Vitillo y lo contactamos. Fue impresionante porque Lucas había aprendido a tocar con Los Hermanos Ábalos y así nuestro gran prócer de la música es Vitillo, que los Ábalos fue el primer grupo de música que hubo en Argentina. Antes hubo orquestas. En el año 39, ni había nacido John Lennon.

Haber llegado a ese punto en donde en un disco de Attaque 77 está Peteco y está Vitillo, ya está, ¿no? Creo que es suficiente. Ya no se puede hablar de etiquetas, es música argentina. Le preguntamos a Peteco en ese momento “¿a qué te suena?”, y él decía “es rock nacional, rock argentino”. Eso es lo que somos, una banda de rock argentino.

P- ¿Cómo nació la experiencia con el Mocase? ¿cómo se contactaron con ellos?

Leo de Cecco- Nosotros vamos por el país recorriendo los pueblos y abriendo los ojos, ¿no? En el caso de “A cielo abierto” estuvimos con la gente de Jáchal, en San Juan. En Jáchal por supuesto, el río está envenenado. Ahí está eso. Una manera de hacer este problema visible es una canción, es una banda contándolo, porque sino no lo vemos, no lo estamos viendo en la tele. Y acá en Buenos Aires no nos enteramos de nada. Es nuestro aporte. Pero ese tipo de corporaciones tienen tanto poder que son capaces de tapar todo, de ocultarlo, que no quede nada. En realidad lo que no queda nada son de los pibes, del pueblo y de la gente.


Télam


Temas

Música

Comentarios


Attaque 77, rock argentino con una mirada en la gente