Barones de la fruta (III): las propiedades costosas y el plan de las clínicas

Última parte de la investigación sobre los titulares del Sindicato y de la Obra Social de Obreros Empacadores. El patrimonio a nombre del círculo íntimo. La compra de los sanatorios que sólo ofrecen servicios precarios. Lescano responde preguntas, López calla | Segunda parte: Aprietes y negocios al calor gremial | Los barones de la fruta, primera parte.



#

La imagen de Google Maps muestra las tierras donde está asentada La Ponderosa y otras chacras lindera que fuentes políticas atribuyen a Rubén López.

Investigación | Tercera Parte

Los barones de la fruta: primera parte.

Los barones de la fruta: segunda parte.

 

Costosas propiedades atribuidas a Rubén López

Una lujosa casa de eventos, varias chacras, tierras y viviendas son administradas o habitadas o sus tributos figuran a nombre de su círculo íntimo: una expareja, cuñados e hijos. Todos ostentan buenos vehículos.

Chacras con ubicaciones privilegiadas, un imponente complejo destinado a eventos sociales, casas y lotes que a futuro podrían convertirse en rentables emprendimientos inmobiliarios. El patrimonio atribuido a Rubén López y su entorno más íntimo ha crecido exponencialmente durante los últimos años, en los que el dirigente supo consolidar su poder sindical y se abrió paso en el escenario político provincial.

 

Silvia Weisser es expareja de López y se le atribuyen propiedades valuadas en varios millones de pesos. Está inscripta en AFIP como monotributista categoría H y declaró como actividad el cultivo de peras y manzanas.

En Fernández Oro se sospecha que Rubén López es el “verdadero dueño” de La Ponderosa, un fastuoso complejo de eventos que posee salones para fiestas, asadores, quincho, piscina y otras tantas comodidades que no escatiman lujo. Sin embargo, es Silvia Weisser -madre de dos hijos que tuvo con López- quien dispone como propietaria de las tres chacras que conforman este emprendimiento, ubicado sobre el kilómetro 1.210 de la Ruta 22, y los impuestos figuran a su nombre. En el lugar se han realizado asados y reuniones políticas y sindicales que tuvieron al gremialista de anfitrión. La Ponderosa abarca una superficie de más de 12 hectáreas que pertenecieron a Juan Martínez. En ese lugar también fijó domicilio un cuñado de López, hermano de otra de sus exparejas a quien se le adjudican tres vehículos.

Silvia Weisser se comporta como dueña de una vistosa casa de dos plantas ubicada en Allen, sobre la calle Sáenz Peña. La vivienda, según averiguaciones que hizo este diario, tiene una valuación cercana a los 2.200.000 pesos. Una fuente consultada indicó que Rubén López la compró para su expareja y la puso a nombre de ella. Según se pudo constatar, Weisser tributa además por un terreno de 758 metros cuadrados en la zona urbana de Fernández Oro.

Interior del fastuoso salón de eventos que tributa y administraría una expareja de López en Fernández Oro.

 

En Allen hay más propiedades que -inexplicablemente- entremezclan lazos familiares de López y negocios sindicales. Sobre la Ruta 65, en el ingreso oeste de la ciudad, existe un lote de aproximadamente tres hectáreas donde el gremio de la Fruta construirá viviendas para sus afiliados a través del IPPV, según se anunció. Pero hay un dato llamativo: el terreno en el que decenas de familias sueñan con tener su techo propio no está a nombre del sindicato de la Fruta sino que el titular en la escritura es Gerardo Herbert Weisser, hermano de Silvia y excuñado de López.

Pese a que la escritura de tal propiedad está a nombre de un tercero, que nada tiene que ver con el gremio de la Fruta, el sindicato ya dividió las parcelas y se las vendió a quienes aspiran a tener su casa en ese lugar. Ahora que el sindicato le debe ceder las tierras al IPPV para que se construyan las viviendas, empiezan a surgir los interrogantes. Trascendió que el organismo no está dispuesto a avanzar con las viviendas si no se resuelve el tema de la titularidad. Además, el lote en cuestión arrastra una deuda en la Municipalidad de Allen que supera los 215.000 pesos.

Exterior de La Ponderosa.

 

En Fernández Oro se le atribuye a López la compra de dos chacras. Una, a nombre a Lorenzo Santarelli, está localizada justo detrás de La Ponderosa. Recientemente familiares del sindicalista-legislador se mostraron preocupados por el avance de una toma en cercanías de esa propiedad. La otra está sobre la Ruta 22, a pocos metros de La Ponderosa, y figura como dueño Gordon Mc Donald e hijos SA.

Por otro lado, fuentes vinculadas a la política contaron que López también habría comprado una chacra de unas 25 hectáreas que pertenecía a Héctor Alfredo Arca en la zona de Puente de Madera, tierras que estaban para ser rematadas y a las que habría accedido mediante gestiones con el Banco Nación. Allí podría realizarse un gran loteo.

Las mismas fuentes señalaron que el titular de la Fruta tiene otra parcela (que perteneció a Miguel Rodríguez) ubicada hacia el noreste de la ciudad, junto al canal de riego y camino al cementerio. López además tendría entre sus bienes, “a nombre de otros”, una radio FM en Fernández Oro.

De todos modos, el titular de Soefrnyn vive en una casa del barrio Bancario de Fernández Oro y es vecino de uno de sus hijos, que está ampliando la modesta vivienda de plan que le fue adjudicada. Asimismo, el gremialista alquilaría otra vivienda en la avenida Alem de Cipolletti.

Varios testigos aseguraron que el tesorero de la obra social, Juan Lescano, los ha invitado a descansar en un campo que tendría en cercanías de 25 de Mayo, La Pampa. No se ha podido determinar a nombre de quién está.

El lote para casas de afiliados, a nombre de un excuñado

 

Vehículos envidiables

Rubén López, sus exesposas e hijos suelen movilizarse en vehículos de media a alta gama por la región. Silvia Weisser posee un minibús Mercedes Sprinter (que registra una fuerte deuda de patentes), además de su Renault Clio. Un hijo de ambos exhibe un Chevrolet Cruze 2.0, regalo de cumpleaños.

A otra exesposa se la ve con un Citroën C4 que actualmente está en gestión judicial.

Al mismo López se lo ha visto en camionetas y autos costosos, que pertenecerían al gremio: una Toyota Hilux, una Ford EcoSport y un Renault Fluence.

Su compañero, el tesorero Lescano, también suele movilizarse en vehículos importantes, cuyas titularidades se desconocen: una Volkswagen Amarok y la Toyota Hilux. Algunos lo han visto sobre una Hummer. Su hijo -exgerente de la empresa JLK- ostenta una Amarok y un Mini Cooper. Padre e hijo han tenido también coches de carrera para lucirlos en las pistas del TC neuquino.

El Chevrolet Cruze, regalo de “cumple” a un hijo de López

 

Lujosas camionetas gremiales trasladan a López.

 

Ítalo Pisani

Con agencias Allen, Cipolletti y Viedma.


Comentarios


Barones de la fruta (III): las propiedades costosas y el plan de las clínicas