La meseta convertida en un basural de 40 hectáreas

Se extiende al costado de la Autovía Norte entre los barrios Z1 y Terrazas del Neuquén. El Municipio, con equipos propios y contratados, ya retiró 300 camionadas de residuos en ese sector. Evalúa colocar un puesto de control permanente.

Ni lo operativos sorpresa ni las costosas sanciones aplicadas por el municipio para evitar el arrojo de basura en lugares no permitidos parecen dar resultado. En la meseta neuquina se extiende un gran basural que abarca aproximadamente unas 40 hectáreas, según datos del Ejecutivo local. Se extiende en paralelo, a casi 100 metros de la Autovía Norte, desde el barrio Z1 en el oeste, hasta el barrio Terrazas del Neuquén, ubicado a la vera de la ruta 7.

“En dos meses y medio ya hemos retirado 300 camionadas de basura de ese lugar. Limpiamos un día después nos encontramos con la misma cantidad de basura. La gente utiliza las picadas de la barda para tirar allí de todo. Incluso decidimos cerrar los accesos a las picadas y hemos detectado máquinas de empresas privadas que las vuelven abrir para tirar basura”, comentó Cristian Haspert, subsecretario de Limpieza Urbana de la municipalidad.

Te puede interesar Un canal pluvial acumuló 20 mil kilos de basura en un mes

A casi una cuadra de la nueva traza de la Ruta 22 se puede encontrar de todo, desde animales muertos hasta electrodomésticos y partes de automóviles en desuso. El olor es nauseabundo y las moscas proliferan. Un cartel que prohibe el arrojo de basura y escombros es obviados por quienes concurren a ese lugar para desprenderse de sus residuos.

El basural a cielo abierto se encuentra muy cerca del Complejo Ambiental Neuquén hacia el norte y del centro de transferencia de residuos de Godoy y Novela hacia el sur.

Desde la subsecretaría encargada de la limpieza de la ciudad, están continuamente diseñando nuevas estratégicas para detener esa conducta desaprensiva. “A mediados de febrero vamos a instalar en la meseta una oficina permanente, vamos a mudar equipos e inspectores para controlar más de cerca”, comentó Haspert.

“El sábado fuimos a limpiar y el lunes cuando regresamos al lugar habían tirado más basura. Ojalá la gente tome conciencia”,

dijo Cristian Haspert, subsecretario de Limpieza Urbana.

“Prohibido arrojar basura y escombros”. Nadie respeta.
Juan José Thomes

Más de cinco millones de kilos de desechos

De los últimos registros de la subsecretaría de Limpieza Urbana se desprende que sólo en el sector de la meseta comprendido entre las calles Huilén y Cerro Bayo se levantó un total de 5.238.000 kilos de residuos.

Para tamaña empresa se utilizaron camiones de la prestadora del servicio de recolección de residuos, Cliba, la flota propia del municipio y algunos camiones contratados.

Cliba realizó a esa zona 96 viajes que trasladaron en total 1.728.000 kilos de basura hacia el Complejo Ambiental Neuquén o centros de acopio de voluminosos. El municipio sumó otros 72 viajes acarreando 864.000 kilos de basura. En tanto, los camiones que fueron contratados por el municipio realizaron 147 viajes para retirar un total de 2.646.000 kilos de residuos.

El costo

Datos

“El sábado fuimos a limpiar y el lunes cuando regresamos al lugar habían tirado más basura. Ojalá la gente tome conciencia”,
$ 30.000
es el valor mínimo de la multa. Las empresas sancionadas y reincidentes pueden perder la licencia comercial.

Comentarios


La meseta convertida en un basural de 40 hectáreas