Boca goleó a Defensores de Belgrano y ahora podría jugar con River por la Copa Argentina

Enfrente estuvo Defensores de Belgrano, pero el condimento especial para Boca fue mantener viva la posibilidad de jugar por primera vez un Superclásico por la Copa Argentina.
Claro que River primero debe dejar en el camino a Atlético Tucumán, serie que todavía no tiene fecha. Si lo hace, le tocará el Xeneize en octavos de final, que anoche en La Plata superó por 3 a 0 al Dragón.

Numerosos cambios que introdujo Miguel Ángel Russo en la formación respecto al equipo que venía de caer ante Talleres por la Copa de la Liga. Como la tarea general ante los cordobeses fue discreta, la comparación en cuanto al funcionamiento con el partido de anoche es difícil analizar.
Boca salió a jugar otra vez con un 4-4-2, pero esta vez utilizó más los laterales y ese fue el aspecto más distintivo respecto al partido con Talleres.


Sin embargo, en el balance del primer tiempo y a pesar de que la luz de ventaja fue de apenas un gol, la gran diferencia fue la jerarquía de sus jugadores. Buena tarea de Obando, tanto por el centro como por izquierda, y del pibe Varela relevándolo. Arriba, Mauro Zárate preocupó siempre y de entrada sería el encargado de poner arriba a su equipo.

Se jugaban apenas 11 minutos cuando luego de un centro desde la derecha, Juan Manuel Sosa metió la mano en el área del Dragón, el árbitro Mauro Vigliano lo vio y decretó el penal. La pena la ejecutó Mauro Zárate, que adelantó al Xeneize.

El conjunto dirigido por Gastón Esmerado (campeón de la Copa Argentina como jugador de Arsenal en la edición 2012-2013) siguió sufriendo con cada pelota parada que llevaba a su área. Sólo se salvó de una nueva caída porque el peruano Zambrano cabeceó de manera deficiente a la salida de un córner, solo ante el ‘1’ del Dragón.

De todas maneras, de entrada en el segundo tiempo, Defensores tuvo el empate de tiro libre. Martínez fue bajado desde atrás por Varela en la media luna, el tiro lo tomó Olivares y su violento remate estrelló el balón en el travesaño. Fue un aviso para Boca.


Pero el Xeneize lo tuvo anoche a Obando, que fue la llave del ataque por izquierda. Primero le sirvió el gol a Medina ( había ingresado por Almendra), pero el juvenil remató apenas desviado, A la siguiente jugada, el volante recibió de Zárate, desbordó a su marcador y esta vez su centro atrás encontró a Emmanuel Mas, que no falló y puso el 2-0.

Fue el principio del fin para la eliminatoria. Obando siguió siendo protagonista porque a 30’Alvarez lo bajó en el área para que Zárate, otra vez de penal, pusiera el 3-0.

El ganador de la eliminatoria se medirá en los octavos de final con River o Atlético Tucumán, un cruce que todavía no tiene fecha definida. Si avanzan Boca y River, sería el primer superclásico en el formato de la Copa Argentina, que se volvió a jugar en 2011.


Comentarios


Boca goleó a Defensores de Belgrano y ahora podría jugar con River por la Copa Argentina