Boston: consternado, EE.UU. busca respuestas tras atentados

Los explosivos estaban en ollas a presión junto a rulemanes y clavos que volaron en todas direcciones. Obama admitie que su gobierno sigue sin saber si atentados fueron obra de una organización extranjera o estadounidense. Los heridos siguen en estado crítico.





EL MUNDO

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo hoy que los dos letales estallidos de ayer durante la Maratón de Boston fueron “actos terroristas”, y medios locales afirmaron que los explosivos estaban en ollas a presión junto a rulemanes y clavos que volaron en todas direcciones.

En la primera jornada completa de investigación y con el país en alerta, autoridades llamaron al público a suministrar imágenes de video o fotografías que puedan arrojar pistas sobre los atentados o sus autores, mientras que el jefe del FBI de Boston prometió ir hasta “el fin de la Tierra” para dar con los culpables.

En su segunda aparición pública desde los ataques, Obama dijo hoy en la Casa Blanca que su gobierno sigue sin saber si los atentados fueron obra de una organización extranjera o estadounidense, o incluso también de alguna “persona malévola” que actuó sola.

En un mensaje transmitido por televisión, el presidente demócrata agregó que los eventos en Boston fueron un “acto atroz y cobarde”.

“Dado lo que sabemos ahora sobre lo que ocurrió, el FBI está investigándolo como un acto de terrorismo”, señaló.

El mandatario proclamó que “el pueblo de Estados Unidos rechaza ser aterrorizado” y, tal como hizo ayer, prometió que los responsables serán llevados ante la Justicia.

Además de desconocerse aún quién estuvo detrás de los ataques, ocurridos cerca de la línea de meta de la multitudinaria maratón, los investigadores tampoco tienen claro aún la motivación, admitió Obama.

Las cadena de noticias Fox News, citando a fuentes de la investigación, afirmó que las dos bombas consistían en explosivos metidos dentro de ollas a presión junto con rulemanes, clavos y perdigones que fueron hallados esparcidos por toda la escena del crimen y hasta incrustados en los cuerpos de las víctimas.

Las ollas a presión estaban dentro de bolsos que fueron dejados cerca de la línea de meta, agregó la cadena.

El congresista republicano Michael McCaul, de la Comisión de Seguridad Nacional de la Cámara Baja, confirmó que las autoridades creen que los explosivos son probablemente “artefactos de ollas a presión”, similares a las armas improvisadas usadas contra tropas estadounidenses en Afganistán e Irak.

Las autoridades creen que los artefactos fueron detonados “probablemente” por un temporizador y no por un teléfono celular, según indicó una fuente de seguridad a la cadena CNN.

Los médicos que tratan a algunos de los 176 heridos también dijeron creer que los explosivos contenían metralla compuesta por perdigones, clavos y otros objetos metálicos punzantes, tras haber examinado a pacientes que tienen “40 o más” fragmentos de ese tipo incrustados en el cuerpo, según Fox.

El diario The Boston Globe dijo que 17 de los heridos están en condiciones críticas.

En Boston, autoridades dieron una conferencia de prensa en un hotel y prometieron castigo a los culpables.

“Esta será una investigación internacional. Iremos al fin de la Tierra para encontrar al sujeto o los sujetos responsables de este crimen despreciable”, dijo Richard DesLauriers, jefe de la oficina del FBI en Boston, capital del estado de Massachusetts, en el noreste de Estados Unidos.

Obama había evitado calificar las explosiones como atentados en su primera aparición de ayer en la Casa Blanca. Más tarde, representantes y senadores afirmaron que evidentemente lo eran.

La evaluación del gobierno comenzó a cambiar por la mañana cuando el secretario de Defensa, Chuck Hagel, dijo a miembros del Congreso que los ataques fueron “un acto cruel de terrorismo”.

Autoridades del área de seguridad y líderes políticos de Massachusetts, incluyendo al alcalde, al gobernador y a los dos senadores nacionales por el estado aparecieron en la conferencia de prensa matinal en Boston.

Los funcionarios pidieron cooperación al público y a quienes asistieron a la maratón, especialmente que acerquen a la policía cualquier foto o video que hayan tomado.

El jefe de policía de Boston, Edward Davis, dijo que los investigadores comenzaron a estudiar cuadro por cuadro varias horas de imágenes tomadas por cámaras de seguridad de negocios cercanos al lugar de los estallidos.

DesLauriers dijo que ya fueron interrogados “varios testigos” pero no dio más detalles y agregó que aún no hay personas detenidas por los atentados.

Por su parte, un vocero del FBI, John Miller, dijo a la cadena CBS que uno de los interrogados fue un joven estudiante saudita que resultó herido.

Uno de los tres muertos fue un chico de ocho años, Martin Richard, informó hoy el representante Stephen Lynch, un amigo de la familia, que reside en Boston.

La madre del chico y una hermana de 6 años sufrieron heridas graves. Su padre y hermano también miraban la carrera, pero salieron ilesos.

Otra de las víctimas fatales fue Krystle Campbell, una mujer de 29 años que estaba cerca de la línea de meta con una amiga alentando a su novio, que corría el maratón, informó hoy su padre, William, al portal de noticias Yahoo News.

Campbell era oriunda de Medford, Massachusetts.

También hoy, la policía evacuó una terminal del aeropuerto neoyorquino de La Guardia por un paquete sospechoso, pero reabrió la terminal tras comprobar una falsa alarma.

En el aeropuerto de Boston-Logan, un avión de pasajeros que acaba procedía de Filadelfia fue registrado en la pista porque una valija que venía en el vuelo no había sido chequeada a su partida. (Télam)


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Boston: consternado, EE.UU. busca respuestas tras atentados