Buscan financiamiento para la red eléctrica cordillerana

Las provincias de Neuquén y Río Negro volvieron a reunirse para tratar el tendido de Bariloche a Villa La Angostura. Tras el cambio de gobierno nacional comenzaron las gestiones.





Los proyectos ejecutivos ya están armados y hasta se licitaron, pero no se llegaron a adjudicar por falta de fondos.

Los proyectos ejecutivos ya están armados y hasta se licitaron, pero no se llegaron a adjudicar por falta de fondos.

Hace casi cuatro años que la falta de una planificación regional marca el paso del tiempo sobre el tendido subterráneo, la estación transformadora y la línea de alta tensión que, con destino final en Villa La Angostura, nace muy cerca de la orilla del lago Nahuel Huapi y bien lejos de una fuente de alimentación.

El presidente de la empresa estatal de electricidad de Neuquén (EPEN), Francisco Zambón, reveló a Energía On que se reanudó, con el cambio del gobierno nacional, la búsqueda de financiamiento para interconectar la ciudad turística y para darle un segundo electroducto de abastecimiento a Bariloche.

En esa línea, la secretaria de Energía de Río Negro, Andrea Confini, reveló que los trabajos serán licitados por la empresa estatal Transcomahue.
Se estima que las inversiones necesarias demandarán unos 60 millones de pesos. Los trabajos que restan consisten en:

*Una línea de 132 kilovoltios (kV) entre la estación transformadora Pilcaniyeu y Dina Huapi.

*Un tendido, también de 132 kV desde allí hasta el cruce de las rutas 237 y 40 (que es donde arranca la línea ya construida).

*Desde Dina Huapi puede la CEB tomar energía o también puede extenderse la línea de alta tensión nueva hasta la estación transformadora La Paloma.

En números

60
millones de dólares es la inversión estimada que se necesita para la obra eléctrica.

Hace 10 días me reuní con gente del gobierno de Río Negro para analizar este tema, y ver en conjunto cómo se puede resolver el financiamiento de las obras que faltan. Ahora estamos viendo de reunirnos con el gobierno nacional para plantearles esto mismo”, dijo Zambón.

Los proyectos ejecutivos ya están armados y hasta se licitaron bajo el paraguas del gobierno nacional pero no se llegaron a adjudicar por falta de fondos.

En números

30
kilómetros sobre territorio rionegrino es lo que resta para llegar a Villa La Angostura.

Las gestiones para buscar de donde sea estos fondos las comenzamos el mismo año pasado”, dijo el presidente del EPEN.

“Es una obra cara pero necesaria”, indicó Confini. La idea es salir a buscar de manera conjunta el financiamiento. El presupuesto rionegrino 2020 prevé la autorización para este endeudamiento.

Hace 10 días me reuní con gente del gobierno de Río Negro para analizar este tema y ver en conjunto cómo resolver el financiamiento de la obra”.

Francisco Zambón es presidente del EPEN.

Para darle a Villa La Angostura el abastecimiento que permita prescindir de la cara y contaminante generación aislada (a gas o, cuando es escaso, a gasoil) faltan unos 30 kilómetros de obra en territorio rionegrino, aunque la línea Pilcaniyeu-Dina Huapi tiene otros 80. Con estos trabajos iniciales se resolvería el problema de La Angostura y se dotaría a Bariloche de una segunda línea, aunque entre las estaciones transformadoras Alicurá y Pilca Norte seguirá habiendo una sola terna de cables.

Tampoco se observa una solución para Villa Traful, donde se genera todo el año con gasoil, y la zona de Confluencia Traful, donde ni siquiera hay servicio eléctrico.

La planificación habría permitido que las inversiones se decidieran de manera regional. El resultado es evidente: no alcanza con tener los fondos y apurarse a encarar las obras, como hizo Neuquén, si no hay seguridades de que el abastecimiento está garantizado.

El interrogante es saber quién se encargará de operar el sistema

En reglas generales, la red en 132 kilovoltios (kV) de Río Negro y buena parte de la de Neuquén fue construida por Agua y Energía Eléctrica, la empresa estatal nacional que fue dividida en cinco unidades de negocios en los años 90 y transferida a las provincias.

En el norte de la Patagonia, la red la recibieron el EPEN neuquino y Transcomahue, una empresa estatal rionegrina creada para ese fin.

Deberían haber creado una sola compañía, pero así terminó funcionando.
Hay excepciones, como la línea que abastece Bariloche, que fue construida por la provincia de Río Negro y quedó dentro de la concesión de la red eléctrica que opera la distribuidora Edersa.

Sobran los ejemplos de operaciones conjuntas entre el EPEN y Transcomahue (el meridiano que divide ambas provincias al norte del río Neuquén no es una frontera para una red regional), pero en el caso del sur rionegrino se suma otro actor: Edersa. Por ahora no está claro cómo terminará siendo la operación de este nuevo tendido.


Comentarios


Buscan financiamiento para la red eléctrica cordillerana