Debates Opinión Región

Carreras universitarias en la región: ¿hora de reformas?

Los casos de Ciencias Políticas y Enfermería en la Unco son buen ejemplo. En el primero, el bajo número de inscriptos hace pensar en una adecuación a la nueva realidad disciplinar y laboral. En el segundo, la gran demanda no se condice con la realidad docente.

Rodrigo Pérez*

La creación de nuevas carreras de ciencia política en toda la geografía nacional, el aumento de la investigación y el crecimiento de los posgrados son claras señales de la nueva perspectiva de la ciencia política en nuestro país.

Durante el 2016 la carrera de ciencia política de la Universidad de Buenos Aires discutió y aprobó la reforma del plan de estudios donde participaron y debatieron estudiantes, graduados y docentes acerca de las áreas de vacancia del mismo.

Allí se plantearon nuevas áreas de estudio, además de materias acordes a la realidad y el campo tanto profesional como laboral del graduado; en este mismo sentido debe plantearse el camino a seguir por la carrera en nuestra Universidad Nacional del Comahue.

06-12--2017 NEUQUEN ELECCIONES EN LA UNCO

La carrera de ciencia política en la UNC

En 1998 se produce la apertura de la licenciatura en Ciencias Políticas (así tal cual su primera denominación, actualmente ciencia política). A partir de ello, se elabora un plan de estudios y se incluye una tesis para obtener el título de grado correspondiente.


Muchas veces la oferta académica está alejada de la realidad regional o las expectativas de los alumnos, afectando los niveles de inscripción y cantidad de graduados.


Unos años más tarde, la Dirección del Departamento de Estudios Políticos en conjunto con docentes, graduados y alumnos de la carrera elabora una propuesta y reformula el plan de estudios con la incorporación de un año más en la formación de grado llevando el ciclo a 5 años.

Aquel proyecto, sin embargo, se llevó a cabo con docentes de diferentes áreas de las ciencias sociales, aunque sin formación en la disciplina de la ciencia política y con estudiantes que no conocían en profundidad que temas debían incorporarse para fortalecer un plan de estudios de la carrera.

En aquel momento tampoco se convocó a especialistas de otras universidades que podrían haber aportado desde sus conocimientos y experiencias en la preparación y reformulación incluso de diversos planes de estudios.

Falta de investigación en el desarrollo de las carreras

Desde hace ya muchos años, la carrera de ciencia política que se dicta en la sede de la capital de la provincia de Río Negro tiene uno de los índices más bajos de inscriptos anuales de toda la UNC, que incluso bajan aún más durante el segundo cuatrimestre del año. Rondan en los últimos años en un número aproximado a 15 alumnos, muy bajo si tenemos en cuenta que sostiene a un plantel docente bastante elevado.

La Universidad Nacional del Comahue no realiza un relevamiento para identificar áreas de vacancia en las diferentes regiones donde dicta las carreras, por ello muchas veces las que se deciden dictar en cada región no coinciden con las demandas laborales reales.

Asimismo se la observa anquilosada y reacia al cambio (observar su sitio web es una simple muestra de ello), no logra ponerse al día con los últimos adelantos tecnológicos y los docentes no adaptan sus programas de cátedra al mundo actual, no se observa una innovación en la enseñanza, como menciona el investigador académico en educación Mariano Narodowski en su libro El colapso de la educación, allí explica que el sistema educativo argentino solamente reconoce a los docentes por antigüedad y no por especializarse o innovar en la enseñanza.

La comunicación hoy es un eje importantísimo en las universidades, que muy pocas lo utilizan en su favor, la UNC está atrasadísima en este sentido y no comunica noticias que otras universidades harían de manera exitosa. No se difunde su oferta educativa, tampoco se realizan charlas con expertos para que los potenciales alumnos se sientan atraídos por las carreras y no existe una correcta vinculación entre la universidad y las escuelas secundarias.


No hay relevamientos para identificar áreas de vacancia en las regiones donde se dictan carreras, que a veces no coinciden con las demandas laborales reales.


Asimismo, debe avanzar en ofrecer clases presenciales y en línea en similar proporción, como lo hacen hoy las universidades del extranjero, sino perderá muchísimos alumnos. Actualmente la UNC está varios escalones debajo en esta competencia con respecto a otras universidades de la región.

Reformar planes de estudios

Es importante llevar adelante una reforma del plan de estudios de la carrera que se adapte a la nueva realidad disciplinar de la ciencia política, además de poder incorporar en la misma asignaturas que apliquen al nuevo contexto profesional y laboral del profesional en ciencia política.

Si bien el mismo plantea un tronco consolidado del área de teoría y filosofía política, presenta falencias en lo que respecta a la ciencia política sistemática. Además al haber sido trabajado principalmente por docentes provenientes de la rama histórica su sesgo se encuentra fuertemente evidenciado en los programas de las materias mencionadas, las cuales deberían contener mayor especificidad politológica.

Actualmente existen en el programa curricular áreas poco estudiadas: comunicación política, psicología política, análisis del discurso, técnica de redacción legislativa, método comparado y metodología cuantitativa, entre otras.

En el ciclo de especialización debería trabajarse con mayor profundidad en el manejo de las redes sociales vinculadas al análisis e investigación política (big data y otras), como así también profundizar el análisis de las políticas públicas, esto debido a la importancia del área actualmente en los espacios subnacionales y en función de la vinculación con los Estados provinciales.

Por otra parte, el desarrollo académico debe estar ligado al desarrollo profesional, para esto es necesario la incorporación de talleres de investigación que puedan brindarle al futuro politólogo herramientas para insertarse en el mundo académico y laboral.

Otra de las falencias del plan de estudios reside en el área de la enseñanza metodológica. La metodología es lo que otorga status científico a las ciencias sociales pero también es imprescindible para evaluar y controlar información en el desempeño profesional.

Es importante que los estudiantes reconozcan la existencia de diferentes estrategias metodológicas para abordar problemas de investigación a través de métodos cuantitativos y cualitativos y que estén en condiciones de plantear, analizar e interpretar los principales procesos requeridos.

Otra de las notables áreas de vacancia que presenta el plan es la ausencia de una reflexión disciplinar de los actores argentinos y regionales que incluya los procesos históricos provinciales a partir principalmente de la transición democrática y los estudios actuales.

Es importante aquí poder estudiar los contextos subnacionales provinciales donde está inserta la UNC, aquí se desarrollaron diversos partidos políticos provinciales como el Movimiento Popular Neuquino (MPN) y en Río Negro los casos del Partido Provincial Rionegrino (PPR), Movimiento Patagónico Popular (MPP) o más recientemente Juntos Somos Río Negro (JSRN).

Evaluar la actualidad de las carreras universitarias

Es al menos preocupante que un estudiante de ciencia política pueda llegar hasta el tramo final de su carrera y no haya abordado problemáticas centrales para la consolidación y el desarrollo de aquella como disciplina en ninguna asignatura, dejándolo con pocas herramientas conceptuales para analizar la realidad política concreta.

Luego de más de veinte años de iniciada la carrera de ciencia política en la UNC se hace necesario realizar un análisis desde la disciplina por profesionales que conozcan y puedan hablar con legitimidad desde aquella y no sólo desde otras áreas de las ciencias sociales.

Se debe pensar una mejora de la carrera para obtener profesionales formados para el mundo actual, en ese objetivo se plantea buscar un horizonte donde la disciplina en la Universidad Nacional del Comahue avance acorde a los mismos, sino esta no estará ofreciendo las herramientas correctas a los estudiantes.

*Analista Político/Docente Investigador UNC

Enfermería, muy demandada pero con falencias en docentes

Según datos de diciembre de 2018 en base a un relevamiento realizado por la Secretaría de Políticas Universitarias de la Nación, se informó acerca de las carreras más elegidas por los estudiantes universitarios argentinos de acuerdo a las inscripciones efectuadas por ellos para ingresar en el 2019.

Los números arrojaron que las más elegidas son las afines a humanidades con 3.977 inscriptos, seguida por Medicina con 3.949, Bellas Artes con 3.317, ciencias jurídicas con 3.100 y ciencias económicas con 3.075; entre las de menor cantidad de inscriptos figuraron según aquel informe Agronomía, con 642, ciencias naturales con 560 y trabajo social con 245.


Es actualmente una de las carreras que se prioriza en el área universitaria, donde pocos aún cuentan con licenciatura.


Enfermería es actualmente una de las carreras que se prioriza en el área educativa universitaria, donde pocos aún cuentan con el título de licenciatura pero, sin embargo, se habla de aumentar la cantidad de graduados en Enfermería de 12.000 a 24.000 por año debido a la alta demanda de profesionales que existe.

El aumento de la expectativa de vida y el envejecimiento de la población llevan a que los trabajos que tienen que ver con el cuidado de la salud (enfermeros, nutricionistas, entrenadores físicos) sobrevivan a la automatización y tengan cada vez más relevancia.

Un informe del 2018 de la Organización Panamericana de la Salud titulado “distribución de la fuerza de trabajo en Enfermería en la Región de las Américas”, reveló que Argentina posee una de las tasas más bajas de enfermeros por habitante con 4,24 cada 10.000 personas, solo por encima de Honduras, República Dominicana y Haití.


Se habla de aumentar la cantidad de graduados de 12.000 a 24.000 al año por la alta demanda de profesionales.


Chile es el mejor posicionado de Latinoamérica con 22, seguido de Uruguay (18,9), Paraguay (14,6), Brasil (7,1) y Bolivia (5,1). En tanto, Estados Unidos (111,4) y Canadá (106,4) son los países que mantienen la mayor proporción de todo el continente.

Existen más números que ahondan en la necesidad imperiosa de profesionales de enfermería en nuestro país. El Sistema de Información Sanitario Argentino dependiente del Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación estimó que existen 179.175 personas matriculadas en ese campo de los cuales 19.729 (11%) son licenciados, 73.373 (41%) técnicos y 86.073 (48%) auxiliares, estos últimos los de menor formación.

Enfermería en la UNC

En la Universidad Nacional del Comahue la carrera se dicta en 5 sedes: Neuquén, Bariloche, Allen, Choele Choel y Viedma. En Neuquén, Viedma y Bariloche es la carrera con mayor número de inscriptos durante los últimos años, superando incluso a carreras clásicas ya como Medicina, Abogacía o Psicología.

La carrera continuará su crecimiento y esto es observado ya desde hace unos años por quienes nos desempeñamos como docentes en Enfermería, para ello se debe afianzar la misma con docentes estables y que cuenten con el apoyo de la institución en cuanto a su régimen laboral.

Se trata de una deuda que las autoridades de la Universidad Nacional del Comahue en la figura de su actual rector todavía deben cumplir después de sus promesas en la última campaña electoral donde dieron su palabra de estabilizar la planta docente de todas las unidades académicas en las cuales se dicta la carrera de Enfermería en la UNC.

El futuro de la disciplina en nuestra Universidad también es contar con un plantel de docentes regularizados que trabajen en el desarrollo de la misma para continuar creciendo, que no se trate solo de promesas electorales, sino de cumplir con la palabra y con una gestión responsable para la cual fueron elegidos. (R.P)


Comentarios


Más Especiales

Carreras universitarias en la región: ¿hora de reformas?