Caso Kimey: acusan al imputado por “rapto y abuso sexual”

Así lo definieron tras conocer los resultados de las pericias médicas.

#

La justicia agravó hoy la acusación del hombre detenido por secuestrar a Kimey, el nene de 3 años que estuvo desaparecido por más de 20 horas en la localidad bonaerense de San Francisco Solano, y lo imputó por los delitos de “rapto y abuso sexual con acceso carnal agravado”, tras recibir los resultados de las pericias médicas.

Según confirmaron fuentes judiciales a NA, Armando Soto, de 38 años, se negó a declarar ayer ante el fiscal de Quilmes Alejandro Ruggieri, por lo que el juez de Garantías N°2, Martín Nolfi, determinó que continúe detenido.

La causa había recaído inicialmente en la fiscalía a cargo de Ariel Rivas, quien este viernes a la mañana se declaró incompetente, tras conocer los resultados de las pericias médicas que recibió y que señalan que el menor tiene signos de haber sufrido abuso sexual, por lo que el expediente fue derivado a la Unidad Funcional de Instrucción N° 8, a cargo de Ruggeri, especializada en delitos sexuales.

Las fuentes indicaron que el próximo miércoles el fiscal a cargo de la causa trabajará en conjunto con personal del Cuerpo Médico Forense para poder establecer si el abuso sexual detectado durante las pericias fue reciente o si las lesiones son de vieja data.

Kimey Dominic Ferreyra De Moraiz, de 3 años, estuvo cerca de 20 horas desaparecido y fue encontrado este jueves a la tarde por un vecino en el departamento de Soto, en un edificio ubicado a unas 10 cuadras de la casa de la familia del menor.

El viernes por la tarde, Giuliana, la madre del niño habló ante la prensa y dijo que la justicia ya le confirmó que se investiga la posibilidad que su hijo haya sido abusado.

Me dijeron que está la posibilidad que haya sido abusado, pero todavía falta que trabaje el Cuerpo Médico Forense y por eso la pericia sigue”, comentó Giuliana que además aprovechó la oportunidad para decir que no cree que el niño haya sido abusado por el padre, como trascendió en algunos medios.

Al padre lo veo re incapaz de hacer algo así, porque ama a su hijo. El papá no lo abusó. Nosotros nos separamos pero por problemas de pareja, pero nada más”, indicó.

Al ser consultada por los periodistas si seguía pensando que el detenido, tal como dijo ella este viernes a la mañana en declaraciones a Canal 13, no actuó “de mala fe”, la mujer respondió que no. “Ahora no pienso lo mismo, porque resultó que ahora en las pericias salió lo del abuso”, sentenció.

En tanto, tras el reencuentro con su hijo, sostuvo que lo vio “muy cansado, un poco asustado, pero bien”, y que no le contó que hubiera sufrido ningún maltrato.


Comentarios


Caso Kimey: acusan al imputado por “rapto y abuso sexual”