Cenizas tendrán impacto en la salud y en la hacienda

Delimitaron las consecuencias en distintas áreas afectadas.





NEUQUÉN (AN).- Las cenizas de la erupción del complejo volcánico Puyehue-cordón Caulle tendrán efectos sobre la salud respiratoria de las personas, causaron pérdidas superiores a un 25% en hacienda y en desoves de peces, aunque también ayudaron a mejorar las condiciones de humedad en algunos suelos de las zonas afectadas. Esas fueron algunas de las conclusiones de dos informes elaborados por científicos de la región en convenio con diferentes instituciones. Ambos fueron presentados entre mayo y junio de este año. Uno, del Centro Regional Universitario Bariloche (CRUB) y el Instituto de Investigación en Biodiversidad y Medio Ambiente (Inibioma)-Conicet -en el marco de un convenio de asistencia técnica con la Legislatura de Neuquén- y el otro el que surgió de una investigación multidisciplinaria entre Inibioma y profesionales del Reino Unido y Nueva Zelanda.

Una de las variables que se utilizaron para medir el impacto de la erupción fue el volumen de cenizas, reflejado en el espesor de los depósitos acumulados.

El informe de CRUB-Inibioma elaboró un mapa de distribución de cenizas en Neuquén a octubre de 2011. De él surge que 50.000 km² fueron cubiertos con un depósito de cenizas de alrededor de un centímetro; 11.600 km² por un espesor mayor a esta medida; 1.450 km² quedaron bajo unos 10 centímetros o más; y 170 km² fueron cubiertos por una capa de 30 centímetros o más.

Gustavo Villarosa, investigador del CRUB y uno de los autores del informe, se refirió a este mapa como un método útil para evaluar los impactos en las diferentes zonas de la provincia y, en función de ello, generar políticas públicas de contención.

“Es una herramienta de gestión importante porque ese mapa es un precursor de un mapa de impacto. Allí donde mayor es el espesor de ceniza acumulada, mayor es el impacto que se genera”, explicó el investigador.

Villa La Angostura fue una de las localidades neuquinas más afectadas, quedando bajo una capa de entre 15 y 17 centímetros de ceniza gruesa.

El informe reveló que en las zonas afectadas por 30 cm o más de ceniza -las más próximas al volcán- se observó alto grado de stress en el ganado y otros animales, verificándose también mortandad, colapso de techos, caída de ramas y cableados, caminos poco transitables y complicaciones en la distribución, suministro y potabilidad del agua.

La investigación elaborada por científicos de Inibioma, Reino Unido y Nueva Zelanda – que posee similitudes vulcanológicas con la región- aportó que la erupción tuvo graves repercusiones en la ganadería extensiva en la Línea Sur de Río Negro -con pérdidas de entre un 25% y 60% en hacienda- y en la zona del Nahuel Huapi el impacto fue menor.

Las pérdidas fueron por “inanición, bloqueos del rumen y desgaste de los dientes” de los animales.

Los resultados en ambos informes arrojaron que las cenizas de menor tamaño pueden generar más impacto en la salud de las personas y los animales. Cuanto más alejada esté la zona del foco emisor, la presencia de ceniza fina es mayor y también los efectos adversos, ligados a los fuertes vientos que las removilizan. Esto se notó en Piedra del Águila, donde las cenizas llegaron recién el 6 de junio, dos días después de la erupción.

En estos casos, se indicó, las cenizas pueden afectar los alvéolos y desarrollar enfermedades crónicas si existe una alta exposición a largo plazo.

En tanto partículas de mayor tamaño pueden alcanzar los bronquios y desencadenar, en personas susceptibles o con afecciones previas, enfermedades como bronquitis, asma o enfermedades menores como rinitis o laringitis.

Lo destacado de ambos informes es que no se detectó la presencia de sílice cristalina, sustancia que podría llegar a tener efectos cancerígenos en la salud.

En el informe de Inibioma y Nueva Zelanda se recomendó a las autoridades de los gobiernos desarrollar “de forma urgente” un programa de evaluación de la contaminación del aire y el monitoreo de los niveles de ceniza dentro de los hogares, junto con un estudio epidemiológico y de supervisión de enfermedades respiratorias.

ANDREA DURÁN

andreaduran@rionegro.com.ar


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cenizas tendrán impacto en la salud y en la hacienda