CFK: “Podrán excavar toda la Patagonia y no van a encontrar nada”

Tras su procesamiento en la causa de las coimas, se presentó –por octava vez– a una indagatoria. Fue en la causa por lavado en la que está preso Lázaro Báez. Presentó un escrito y negó todo.



#

La expresidente Kirchner, ayer, en los Tribunales de Retiro.

Sin descanso. En plena onda expansiva de su procesamiento con prisión preventiva en el expediente de los cuadernos de la corrupción, Cristina Kirchner se presentó ayer a una nueva declaración indagatoria –la octava desde que dejó el poder– en los tribunales federales de Retiro. Fue a pedido del juez Sebastián Casanello en la causa por lavado conocida como “ La ruta del dinero K”. Como en todas las investigaciones que enfrenta en la justicia, la ex presidente Kirchner negó por escrito cualquier vinculación con las denuncias: “No solo desconozco por completo esta supuesta maniobra, sino que no existe ningún elemento de prueba que me vincule a la misma”, dijo Cristina.

Cada vez es más complejo el escenario judicial de la expresidente. Acumula nada menos que seis procesamientos en siete causas. Cuatro ya han sido elevadas a juicio oral (ver “Las causas...”)

La causa de Casanello investiga el envío al exterior y la posterior repatriación de unos 60 millones de dólares en una maniobra de lavado de dinero. El eje del expediente es el empresario patagónico Lázaro Báez, preso desde abril de 2016, uno de los principales beneficiarios de la obra pública en la Patagonia en los largos años de los gobiernos K.

La causa ya fue elevada a juicio oral, instancia que comenzará el 30 de octubre. Tiene una particularidad: el juez desestimó en varias oportunidades el llamado a indagatoria a la Cristina y sólo lo hizo tras una orden de la Cámara federal, tras un pedido de la unidad antilavado que depende del ministerio de Hacienda.

Cristina llegó a Tribunales enfundada en un conjunto de chaqueta y pantalón gaspeado, sonriente. La esperaba un puñado de militantes. Como otras veces, se negó a hablar con la prensa, pero ya había subido a Twitter el documento que iba a presentarle a Casanello.

La expresidente hizo ruido con una frase que se ganó todos los títulos. En su escrito, Cristina aludió a un reciente operativo en una de las estancias de Báez en Santa Cruz, en las que se ordenaron excavaciones en busca de dinero en efectivo. “Podrán seguir vigilando mis movimientos y los de mi familia, escuchar de manera clandestina mis conversaciones telefónicas o excavar toda la Patagonia argentina o donde mejor se les ocurra, que nunca van a encontrar nada con lo que involucrarme, porque jamás me apoderé de dinero ilícito alguno”, dijo en el texto.

En medio de una tormenta judicial, y a la espera de que la cámara federal confirme el pedido de prisión preventiva ordenado por el juez Claudio Bonadio, la senadora no perdió el buen ánimo ni la ironía. Al ingresar al juzgado junto a su abogado Carlos Beraldi, Cristina saludó a al juez Casanello con un sonoro: “¡Al fin nos conocemos!”. Casanello fue investigado recientemente por una denuncia de Báez y su familia sobre una supuesta visita a la residencia de Olivos a poco de que la expresidente dejara el poder. La denuncia era infundada.

El trámite duró una hora. Cristina avisó que no iba a contestar preguntas. Pero habló de una “guerra judicial”, de “persecución” y de “empresarios M” (por Macri) que fugaron dinero del país. Se fue por los pasillos del cuarto piso. No rechazó ninguna selfie de los empleados que se acercaron a saludarla.

Las causas de Cristina

Direccionamiento de la obra pública: Procesada por el juez Ercolini como jefa de una asociación ilícita. A juicio oral en febrero de 2019.

Dólar futuro. Procesada por el juez Bonadio administración infiel. Elevada a juicio oral, sin fecha.

Encubrimiento por la causa AMIA. Procesada por el juez Bonadio la firma del pacto con Irán. Elevada a juicio oral, sin fecha.

Los Sauces. Procesada por el juez Ercolini como jefa de una asociación ilícita por negocios inmobiliarios con retornos.

Hotesur. Proesada por el juez Ercolini. Negocios a cambio de coimas.

Cuadernos. Procesada por el juez Bonadio como jefa de asociación ilícita. Coimas en la obra pública.

Ruta del dinero K. Indagada. Acusada de lavado de dinero.

“Por octava vez voy a prestar indagatoria a Comodoro Py, donde ya no rige ni la Constitución, ni los códigos de fondo ni de forma”.

“No sólo desconozco por completo esta supuesta maniobra (de lavado), sino que no existe ningún elemento de prueba que me vincule a la misma”.

“Se llegó al absurdo de embargar mi jubilación y bloquear mis tarjetas con el propósito de ahogarme financieramente”.

Cristina Kirchner | expresidente de la Nación

La causa de los cuadernos

Las impactantes declaraciones de la causa de los cuadernos

Una resolución judicial de 557 páginas podría ser un documento intragable incluso para un lector voraz. No es el caso del documento que emitió el lunes el juez Claudio Bonadio con el procesamiento del 42 ex funcionarios y empresarios involucrados en la causa de los cuadernos de las coimas, un expediente que marca un antes y un después en las investigaciones por corrupción en la Argentina.

Una de las primeras cosas que sorprenden de la resolución de Bonadio es la noticia de que la instrucción –es decir la etapa de la investigación– no terminó con los procesamientos dictados el lunes. Aunque la Cámara ahora revisará las decisiones, el juez va a seguir investigando.

Bonadio resume cómo operaba la asociación ilícita liderada por el matrimonio Kirchner entre 2003 y 2015, una “maquinaria”, dice, “que le sacaba con procedimientos amañanados dinero al Estado nacional”. Para ganar una obra pública, explica, un grupo de empresas pagaba un porcentaje en concepto de retornos a funcionarios designados por el matrimonio Kirchner . Dice además que los contratos estaban “inflados” con el “único fin” de enriquecer a funcionarios y empresarios. Y que si bien parte de los fondos fueron destinados a financiar campañas, “el grueso de esos fondos fueron destinados a engrosar de manera espuria el ilegal el patrimonio personal” de los Kirchner.

Entre las declaraciones recogidas por el juez Bonadio se lee que:

El empresario Juan Chediack relató que el ministro Julio De Vido lo amenazó. “Me dijo ‘Si querés seguir trabajando tenés que pagar’... Yo atiné a explicarle que veníamos de una crisis, la de 2001, pero me trató de llorón... Los lugares de entrega del dinero eran dos: el Ministerio de Planificación donde “me decía que deje los paquetes de dinero en el baño” o en la propia casa del funcionario, “en su living, al lado de unos bonsáis”, declaró Chediak.

Claudio Uberti, ex funcionario de Planificación, dijo que en una ocasión en 2005 el entonces presidente Kirchner se enojó cuando le entregó pesos provenientes de la recaudación en lugar de dólares. “Le llevé paquetes de pesos, agarró a patadas el paquete de los pesos y lo tiró por el despacho. Kirchner era un suplicio”.

José López, secretario de Obras Públicas, recordó la noche de junio del 2016 en la que le pidieron que trasladara unos nueve millones de dólares. En medio de la noche López fue descubierto mientras intentaba ocultar el dinero en un monasterio.

“La plata no sé dónde estaba antes de que me la trajeran. Si me llamaba su secretario privado era porque Cristina así se lo había indicado... Es obvio que creí que el dinero era de Cristina”. Interrogado sobre por qué nunca había declarado antes que el dinero pertenecía a CFK López aseguró: “Por temor a Cristina, persona muy vengativa a quien conozco hace mucho tiempo...”.

Cayó Thomas, el único prófugo

La policía detuvo ayer al arquitecto Oscar Thomas, exdirector de la represa binacional Yacyretá, y único prófugo en la causa de los cuadernos de las coimas que investiga sobornos en la obra pública durante los gobiernos kirchneristas.

Thomas fue capturado en un departamento del Barrio Norte, en Buenos Aires, luego de que se recibiera un llamado en el ministerio de Seguridad, que había ofrecido una recompensa para hallarlo de 500.000 pesos. Tenía orden de captura desde el 1° de agosto, y el juez Claudio Bonadio le había rechazado el pedido de eximición de prisión presentado por su abogado, José Manuel Ubeira.

suman los pedidos de embargo dictados por el juez Claudio Bonadio a los 42 procesados en la causa de los cuadernos de las coimas.

$ 168.000 millones

habrían ingresado al patrimonio de los funcionarios por coimas, según el cálculo del juez Bonadio en la causa de los cuadernos.

u$s 100 millones

Datos

“Por octava vez voy a prestar indagatoria a Comodoro Py, donde ya no rige ni la Constitución, ni los códigos de fondo ni de forma”.
“No sólo desconozco por completo esta supuesta maniobra (de lavado), sino que no existe ningún elemento de prueba que me vincule a la misma”.
“Se llegó al absurdo de embargar mi jubilación y bloquear mis tarjetas con el propósito de ahogarme financieramente”.

Comentarios


CFK: “Podrán excavar toda la Patagonia y no van a encontrar nada”