Cientos de seguidores de Mursi atrincherados en una mezquita



Varios cientos de seguidores del ex presidente Mohamed Mursi continúan atrincherados en una mezquita en la plaza de Ramsés en El Cairo y aseguran tener miedo de salir porque podrían ser arrestados o agredidos, informó desde el lugar un fotógrafo de la agencia epa. La policía consiguió sacar esta mañana a algunos de los islamistas de la mezquita de Al Fateh, pero el resto teme salir por miedo a ser atacados por otros civiles. Alrededor de la mezquita se han reunido gran cantidad de residentes de la zona indignados porque el viernes se lanzaron disparos desde la manifestación de los islamistas, señala el fotógrafo. Testigos indicaron a la emisora árabe Al Yazira que dentro hay aún unas 700 personas. El grupo se quedó allí tras disolverse una gran manifestación en favor de Mursi el viernes en la plaza Ramsés. En el “viernes de la ira” convocado por los islamistas tras el desmantelamiento de sus dos campamentos de protesta en El Cairo hubo unos 100 muertos. Por la noche la situación se calmó y hoy está tranquila en la mayoría de las regiones del país, pero los Hermanos Musulmanes han convocado nuevas protestas para hoy. El portavoz del Ministerio del Exterior egipcio, Bader Abdel Atti, rechazó la acusación de que las fuerzas del orden actuaron de manera desmedida contra los manifestantes. Las protestas no eran pacíficas y por todas partes había grupos armados, afirmó Atti a Al Yazira, al tiempo que rechazó la intervención extranjera en los asuntos egipcios, venga de donde venga. Previamente, la representante de política exterior de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, había criticado el gran número de muertos y heridos desde el desmantelamiento de los dos campamentos. La responsabilidad de la tragedia pesa sobre el gobierno de transición así como en general sobre la cúpula dirigente del país, señaló Ashton en un comunicado el viernes. El Ministerio del Interior señaló hoy que la policía rechazó el viernes más de una decena de ataques contra comisarías en diferentes provincias. Un policía murió en un ataque contra la estación de policía de Ezbekiya, cercana al lugar central de reunión de los seguidores de Mursi. En varias zonas de El Cairo la policía tuvo que intervenir para impedir sangrientos enfrentamientos entre grupos civiles rivales. Según las informaciones oficiales la policía detuvo el viernes a 1.004 miembros de los Hermanos Musulmanes. Los islamistas han anunciado una semana de manifestaciones contra el gobierno instaurado tras el golpe contra Mursi, lo que aumenta los temores de que continúe el derramamiento de sangre. Unas 630 personas han muerto desde la represión de los dos campamentos de protesta el miércoles. Bajo las leyes de emergencia aprobadas por el gobierno esta semana, la policía tiene permiso para usar armas de fuego en defensa propia y contra manifestantes que ataquen edificios estatales. La destitución de Mursi a manos de Ejército en medio de masivas protestas de la población ha dividido profundamente Egipto, el país árabe más poblado. Fuente DPA


Comentarios


Cientos de seguidores de Mursi atrincherados en una mezquita