Cierre de Samoré: «Después de dos años, parece que no hemos aprendido nada»

El presidente de la Cámara de Comercio de Osorno puso a Europa como ejemplo, donde hay restricciones fronterizas, pero no cierres.





La Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Osorno solicitó al Ministerio de Economía y de Salud de Chile la reapertura del paso fronterizo Cardenal Samoré.

Ante la explosión de contagios de Covid-19 a fin de año, ese país determinó postergar la apertura que estaba prevista para el 4 de enero.

«Estábamos muy esperanzados y de la noche a la mañana, nos dicen que el paso seguirá cerrado. Confiábamos en retomar el flujo de turista que teníamos antaño esta temporada de verano y de esta forma, aminorar el problema que nos ha traído la pandemia. Hay mucho flujo tanto de un lado como para el otro», señaló Rodrigo Ibañez, presidente de la Cámara de Comercio de Osorno a RÍO NEGRO.

Reconoció que tanto Argentina como Chile están «desbordados» con el disparo de contagios, pero recalcó que «después de dos años de pandemia, existen medidas distintas a las originales«.

«Cuando surgió la pandemia, la solución fue cerrar. ¿No será posible capitalizar este aprendizaje para ver de qué otra forma podemos resguardar la salud? Hay que velar también por la economía local, a través del turismo y la gastronomía», señaló.

En este sentido, puso como ejemplo a Europa donde «hay restricciones entre las fronteras, pero no es tan severo el cierre». «Puede haber un flujo de turistas entre Argentina y Chile, con medidas restrictivas pero no tan tajantes. Después de dos años, parece que no hemos aprendido nada. Hay que salvaguardar la salud pero también la economía local debe sobrevivir», cuestionó Ibañez.

Insistió en que los visitantes argentinos representan el 30% de la actividad turística en Osorno. «Es un tremendo porcentaje para nosotros. Sucede que Osorno es la parada obligada para los argentinos que vienen de Bariloche, Villa La Angostura o San Martín de los Andes. De ahí, se distribuyen a Puerto Montt o a Valdivia«, puntualizó.

Ante la falta de respuestas de las autoridades respecto a la reapertura de los pasos fronterizos, mencionó: «La temporada de verano es corta y ya estamos casi a mediados de enero. Para planificar un viaje, no es que abren la frontera y la gente vendrá. Al ver el paso cerrado, el turista ya piensa en otro destino«, aseguró.

A comienzos de diciembre, Chile autorizó la circulación por los pasos Cardenal Samoré y Pino Hachado, con un régimen de “autorizaciones especiales” ante tres circunstancias: mudanza al extranjero debidamente comprobada, trabajo esencial o razones humanitarias”. En esta última categoría ingresan las personas que tienen familiares del otro lado de la frontera y desean visitarlos.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Cierre de Samoré: «Después de dos años, parece que no hemos aprendido nada»