Voy

Cinco Lagunas, la travesía más buscada en Bariloche

Comienza en Colonia Suiza y termina en Pampa Linda, al pie del cerro Tronador, en un itinerario de montaña con varios pasos de altura que recorre en total 54,4 km. Muchos lo hacen en 5 días y 4 noches. No hace falta ser un experto, pero hay que planificar cada detalle.

A veces la magia de una travesía de montaña está en desandar un valle inhóspito, otras en alcanzar una cumbre o un filo que asegure vistas incomparables, pero en los últimos años son muchos los senderistas que eligen unir a puro esfuerzo propio y a campo traviesa dos puntos cuya conexión por carretera demanda un tortuoso rodeo de más de 100 kilómetros.

Es el caso de la “travesía de las cinco lagunas”, que comienza en Colonia Suiza y termina en Pampa Linda, al pie del cerro Tronador, en un itinerario transcordillerano, con varios pasos de altura, que recorre en total 54,4 kilómetros. En los últimos años se convirtió en la meta excluyente de los montañistas que ya conocen los “clásicos” y que buscan una experiencia superadora.

Y se ven compensados de sobra. Tanto que Colonia-Suiza Pampa Linda ya rankea en los sitios especializados como uno de los diez trekking más importantes de Argentina, “porque es completo, variado, disfrutable y paisajísticamente imponente”.


Si bien comenzó a transformarse en una travesía hace alrededor de una década (antes se aventuraban muy pocos), la accesibilidad no siempre está asegurada. En los papeles se puede realizar de diciembre a marzo, pero este año la ruta recién quedó abierta después del 20 de enero, para decepción de cientos de caminantes que llegaron en los primeros días del año enfocados en la travesía de las lagunas y tuvieron que irse de Bariloche sin cumplir el sueño.

La primavera de 2018 fue inusualmente fría y aun iniciado el verano los relictos de nieve impedían el paso a partir de la laguna CAB. Muchos que llegaron hasta allí a pesar de las advertencias debieron emprender la vuelta.

Aunque no hace falta ser un experto, la distancia, el tiempo que demanda la travesía y el aislamiento después del primer día obliga a planificarla con máximo detalle, incluido el estudio de los pronósticos.

Lo normal, cinco días


Daniel Lima, del centro de informes del Club Andino Bariloche, dijo que la mayoría opta por hacer la travesía a Pampa Linda en cinco días y cuatro noches. Otros se toman siete días. Aunque también se puede completar con sólo dos pernoctes, que demandan tres jornadas de marcha de ocho a diez horas. La ventaja en este último caso es la de llevar menos peso en equipo y víveres.

El atractivo principal es la variedad de lagunas ubicadas en ollas y estrechos valles, que son todas distintas e impactantes. Y como plato extra están las postales que regala el macizo helado del Tronador desde las planicies y filos cumbreros.

Otras travesías aptas para iniciados son las que unen distintos refugios, entre ellas López-Laguna Negra por el mallín del Goye y el cerro Bailey Willis, Jakob-Laguna Negra por cerro Navidad y Frey-Jakob por el valle del Rucaco. Son de dificultad media.


Lima dijo que el interés va en aumento y que “entre el 30 y el 40%” de las consultas que reciben son sobre la travesía Colonia Suiza-Pampa Linda. “Hay días que en el puesto de informes son más de diez los que preguntan por ese trekking, que no es para cualquiera -explicó-. Les aclaramos que tienen que tener algún conocimiento de montaña. Si no deben ir con guía contratado. De mirar y escuchar un poco ya nos damos cuenta. Basta con que nos cuenten qué travesías hicieron, cuál es la experiencia previa. Lo ideal es que tengan ya algún cruce de refugios”.

El mayor dato a tener en cuenta es que después de Laguna Negra, el refugio al que se llega a poco de iniciar la marcha, ya no hay más servicios ni presencia humana (salvo la de otros caminantes esporádicos) hasta el final del recorrido. Tampoco hay comunicaciones. De modo que cualquier caída o torcedura se puede transformar en un problema serio.

Un recorrido de ensueño


La mayoría de quienes han subido desde Colonia Suiza para desandar el camino hasta Pampa Linda lo consideran un trekking “espectacular”, con algunos tramos de dificultad alta, el riesgo de lidiar con noches muy frías y lluvias inesperadas, pero con la posibilidad de disfrutar -por ejemplo- de la laguna Ilón, la última del recorrido, que ofrece playas de ensueño.

El sendero parte de Colonia Suiza, llega a Laguna Negra, la rodea por el norte y sube al filo del Bailey Willis. Desde allí se divisa la laguna CAB, que es el siguiente objetivo. Ese espejo de agua es sorteado por el sur y luego de atravesar una zona mallinosa la picada sube el cerro CAB y luego de faldear por un pedrero baja al mallín Mate Dulce, antes de encarar la subida al cerro Cristales, que es el punto más alto y también el tramo más difícil, por las lajas quebradas que dificultan el avance.

De allí el camino baja a la laguna Cretton, un lugar apto para acampar, y luego continúa con pendiente suave y roca cómoda hasta un filo donde se divisa la laguna Azul, la más grande de todas, que tiene una cota bastante inferior.

La picada sigue luego hasta la pequeña laguna Jujuy, supera el filo del cerro Capitán y más adelante discurre por un extenso mallín y un bosque de gran belleza baja hasta la laguna Ilón.

Algunos datos

30%
entre esa cifra y el 40 % de las consultas que se reciben en el Centro Andino Bariloche son por esta travesía.
54,4
kilómetros es la extensión del recorrido, que arranca en Colonia Suiza y termina en Pampa Linda. Por carretera implicaría 115 km.


Desde allí en no más de cuatro horas el caminante estará en Pampa Linda, con una última prueba: el vadeo del río Alerce, que en ocasiones tiene mucho caudal y el agua puede llegar a la cintura.

En general la mayoría pasa la primera noche en Laguna Negra, aunque no es descabellado alargarse hasta la CAB.

Otros sitios de pernocte, ajustables al ritmo y la planificación de cada uno, pueden ser Mate Dulce, Laguna Cretton, Laguna Jujuy y Laguna Ilón. La picada en general está bastante clara, con marcas de pintura o pircas según el sector.

Hay pocos sitios donde hay algún riesgo de extraviarse, por ejemplo al sortear la CAB o al bajar de la Ilón. En esos casos lo recomendable es volver hasta el último punto seguro y volver a buscar desde allí.


Comentarios


Más Especiales

Cinco Lagunas, la travesía más buscada en Bariloche