Le dieron de alta al niño que se le derrumbó una pared y le reconstruyeron la cara

Simón recibió el alta médica y se recupera junto a su familia. Tuvieron que reconstruirle la cara luego de que se le cayó encima una pared de un asador, en un conocido club de Cipolletti.



Este miércoles al mediodía, fue dado de alta el niño de cuatro años al que se le derrumbó una de las paredes de una parrilla, en un club de rugby de Cipolletti. La estructura le cayó encima y sufrió quebraduras, pérdidas dentarias, entre otras lesiones. 

Si bien salió de la Clínica San Lucas, de Neuquén, en la que se encontraba internado, continúa con cuidados desde su casa y controles médicos supervisados por un especialista maxilofacial. 

La madre, explicó que se encuentra con sus hermanos, algo que “reclamó siempre desde salir del coma”.

Simón estuvo internado durante diez días, de los cuales en cuatro permaneció en coma inducido y los otros cinco en terapia intermedia, con vías por las que pasaban los antibióticos. 

La operación  implicó una reconstrucción "tridimensionalidad de su cara", interviniendo sobre las zonas del paladar, la mandíbula, nariz y huesos orbitales, comunicaron. A su vez, en el accidente perdió todas sus piezas dentarias. 

Foto: gentileza.

El pequeño jugaba en una parrilla que estaba en "condiciones desastrosas", se trepó, cayó boca abajo y se le derrumbó parte de la pared. Inmediatamente, fue trasladado de urgencia al hospital de Cipolletti en el que se le realizó la asistencia correspondiente.


Comentarios


Le dieron de alta al niño que se le derrumbó una pared y le reconstruyeron la cara