Madre desesperada vuelve a reclamar prestación para su hija discapacitada

La mujer se acercó esta mañana al Juzgado de Familia para que le autoricen viajar en taxi a Bariloche. No descarta encadenarse en la sede judicial.

07 dic 2018 - 11:58

La mujer que está siendo juzgada por haber protagonizado un incidente en Ipross de Cipolletti cuando fue a reclamar una prestación para su hija discapacitada piensa en encadenarse en la sede del Juzgado de Familia porque no le autorizan que su hija viaje a Bariloche en taxi. Indicó que le autorizaron el traslado en ambulancia pero que la niña, que tiene 4 años, síndrome de down y una displacia de cadera, debe hacerlo en un auto particular por prescripción médica.

“La gente del Ipross me trata como mierda. Ya no sé qué hacer para que me autoricen los traslados que necesita mi hija. Ya no sé que hacer y por eso vine -al Juzgado de Familia- hasta acá. Para tener una respuesta porque mi hija tiene turno el lunes en Bariloche y tiene que asistir porque así lo ordenó su médico”, explicó Beatriz Rosas, la mujer que está siendo juzgada por amenazas y perturbaciones.

El reclamo que el 21 de diciembre de 2017 fue a hacer a Ipross y que terminó en serios incidentes luego que Beatriz discutiera con empleadas del lugar es por lo que volvió a salir a la calle. “Todo lo hago por mi hija. No sé qué esperan porque ella no puede viajare en ambulancia. Lo tiene que hacer en taxi por su discapacidad”, indicó.

Por otra parte, el juicio en su contra siguió ayer. En la audiencia se escucharon dos testimonios: el de su pareja y el del comisario Daniel Uribe, jefe de la Comisaría Cuarta. La pareja de Beatriz afirmó que su relación se ha ido desgastando con el tiempo y que ha sido producto que la mujer está permanentemente cuidando a su hija y a cargo de todos los trámites que hay que hacer en Ipross. Señaló que desde que su hija desde que tenía 2 meses de vida tuvieron que presentar un amparo para que la obra social les diera ciertas prestaciones. Luego resaltó que cuando supo de los incidentes se acercó a la obra social y tras haber ingresado a la sede se esposó en la sala de espera. El hombre es efectivo policial.

Fuentes cercanas a la causa señalaron que Ipross ha sido intimada en 18 oportunidades y que en todos los casos por negarle diferentes prestaciones a la niña. “Desde traslados en taxi en la ciudad y a otras, por unas botas especiales que usa la niña, como así también un traje y un andador. Esto demuestra que desde que era un bebé sus padres han tenido que luchar para tener que su hija pueda acceder a las prestaciones que la obra social tendría que haberles brindados sin tener que presentar un escrito judicial”, indicó la fuente consultada.

El juicio continuará el 20 de diciembre y en esta audiencia se espera que la Fiscalía pueda interrogar al padre de la niña. También podrían hacerse los alegatos. La mujer está siendo juzgada por los delitos de amenazas y perturbación. El hecho ocurrió el 21 de diciembre de 2017 en la sede del Ipross de Cipolletti.

Agencia Cipolletti

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.