Clubes, propuestas y consejos: el impulso a la lectura en aislamiento

A través de certámenes, grupos virtuales, propuestas y clubes, la fiebre de la literatura crece en aislamiento. Repasamos algunos ejemplos de cómo aumentó el consumo durante la cuarentena.





Uno de los grandes salvavidas durante este largo aislamiento fue la literatura. Si bien el análisis puede ampliarse a todos los consumos culturales en general, los libros volvieron a ocupar un lugar destacado en estantes, repisas y mesitas de luz, pero con una función más amplia que lo estrictamente decorativo o acumulativo: se volvió a leer, casi con la misma intensidad que antes de la aparición de los smartphones, las computadoras portátiles, los streamings y cientos de gadgets tecnológicos que nos fueron alejando de la costumbre de leer un libro antes de dormir.


En este contexto, y con muchas librerías y bibliotecas limitadas en su función (o no podían abrir, o lo hacían en horarios espaciados), se revalorizaron los clubes de lectura, una figura que hace años que tiene su peso en el ámbito literario pero que gracias al aislamiento tomó mucho más protagonismo.

Uno de los clubes que más creció en este tiempo fue “Pez Banana”, una propuesta generada por Santiago Llach y Florencia Ure que nació a comienzos de este año y que tuvo el impulso no solo de su buena recepción, sino también del Mundial de Escritura, en el que fueron uno de los auspiciantes y se sumaron a la lista de premios.

“Siempre es un día perfecto para leer y cualquier día es mejor si leímos. Transformar esa experiencia en un club es un placer: elegimos un libro, se los mandamos a sus casas, lo leemos y entre todos compartimos nuestas lecturas”, explican los creadores.

¿De qué se trata? Por una cuota de $900, los suscriptores reciben una vez por mes un libro en sus casas, sin costo de envío sin importar en que lugar del país se encuentren. Lo interesante es que suelen ser novedades (para evitar que haya repeticiones) con la curaduría de sus impulsores.

Ver esta publicación en Instagram

¡LIBRO DEL MES! Mañana no estás no es un policial de enigma, en donde la acción es sobre todo el ejercicio de la deducción y la detección. Esta novela es un thriller policial de altísima intensidad, con muchísima violencia física, además de muchísima inteligencia y gracia en los diálogos y la trama. La novela cuenta las peripecias de Jack Reacher, narradas en primera persona (menos de la mitad de las novelas de la serie Reacher están en primera persona). Está en Nueva York y lo primero que sabemos es que presencia lo que parece un atentado suicida. A partir de ahí, hasta la resolución, se inicia una trama de crímenes que se espesan y se vuelven más complejos y zigzagueantes a medida que Reacher se entromete más y más a donde claramente no es llamado. Así, la carrera política de un senador de los Estados Unidos se cruza con una célula terrorista y dos ucranianas misteriosas, que a su vez se topan azarosamente con Reacher. Todo empieza en el subte, a la madrugada, y hasta que no se resuelve el misterio más de 400 páginas más tarde luego de esa primera escena, la novela es muy difícil de soltar. #PezBananaClub #Julio #LibroDelMes #LeeChild #MañanaNoEstas #Envíos #clubdellibro #bookstagramarg #bookstagramargentina #leoycomparto #suscripcionliteraria #suscripcionliterariamensual #leer #librodejulio

Una publicación compartida por Pez Banana (@pez.banana.club) el


Además, quienes se suscriban y reciban el libro, o quienes lo tengan incluso sin estar suscriptos, pueden debatir sobre la lectura mensual en el Facebook de Pez Banana.

Para dar testimonio del crecimiento, los responsables del club comentaron que subieron desde 200 hasta más de 700 suscriptores durante la cuarentena, un crecimiento enorme. Todos los interesados pueden anotarse en www.pezbanana.club.

Santiago Llach tiene también un taller propio, en el que recomienda lecturas y debate con los alumnos sobre las temáticas y también sobre técnicas de escritura y mucho más. Basta con seguirlo en su Twitter, @santiagollach, para tener más información al respecto.

En las bibliotecas regionales también hay varios ejemplos de clubes de lectura, pero en este caso sin suscripción. Lamentablemente, por el aislamiento, debieron reacomodarse; pero seguirán recomendando y proponiendo consignas para los entusiastas lectores.


Volviendo a las suscripciones pagas, también tenemos la propuesta de Notingil, creado por Bianca Mera y Diego Vera, que tienen como consigna la curadería personalizada.

“Cada mes enviamos a nuestros suscriptores un libro vintage especialmente seleccionado a partir de sus preferencias, una playlist creada por músicos invitados y sorpresas adicionales pensadas para que cada envío sea perfecto. Sí, perfecto” afirman en su web, www.notingil.com.

Aquí el costo también es $900, pero no incluye el envío: para ello hay que contactarse con el club.

¿Y si nos basamos sólo en recomendaciones? En ese caso, tenemos muchos clubes en redes que nos sugieren textos varios.

Ver esta publicación en Instagram

VAMOS QUE VAMOS _______________ Más de tres meses de cuarentena. Si me lo contaban en marzo, no lo hubiera creído jamás. Pensarme encerrada y falta de mi libertad me parecía inimaginable. Daba por sentado que eso nunca me sucedería. Pero una vez más, allí estuvo la vida misma demostrandome que ABSOLUTAMENTE NADA debe darse por sentado. Que hasta un baluarte y un principio fundacional como es la LIBERTAD, también puede dejar de existir: de un día para el otro, sin previo aviso y sin una tener mucho que ver (o nada) con cómo sucedió. Los primeros dos meses estuve trabada, desconcentrada, enojada, dispersa, no entendía. Prácticamente nada en mi vida era como lo conocía el año anterior. Personalmente para mí, 2020 fue un año que arrancó con cambios profundos. Y la cuarentena no hizo más que acrecentarlos y más aún, ponérmelos de frente y sin escape posible. Hace aproximadamente un mes llegué a un punto de crisis y muchos replanteos. Y hace un mes también, algo se movió. Y además de aceptar que por el momento la vida va a transcurrir en estos absurdos términos, decidí animarme y apuntar hacia nuevos rumbos en lo que respecta a DECIME UN LIBRO. Después de mucha frustración con un mercado marcadamente anacrónico, injusto para muchos y que no le interesa la difusión y publicidad de sus libros o negocios(o mejor dicho, no lo ve como una inversión ni valora todo el trabajo que implica, y por ende no le interesa pagarlo), y al borde de abandonar la cuenta, decidí dejar de lado todo ello -y con todas las herramientas y espacios que vengo forjando desde hace dos años y medio-, enfocarme en hacer algunos cambios y buscar nuevos rumbos dentro de DECIME UN LIBRO. Apuntar hacia quienes SI les interesa este espacio y tienen ganas de seguir compartiendo su amor por la literatura. Y así pasaron las últimas semanas: pensando, planeando, creando y repensando proyectos nuevos y algunos cambios en DUL que me entusiasman muchísimo ¡y que en las próximas semanas y meses les iré compartiendo! Hay DUL por mucho tiempo más, y eso me pone muy feliz. . . . #decimeunlibro #reflexionesdul #bookstagram

Una publicación compartida por Rosario Pozo Gowland (@decimeunlibro) el


Cecilia Boggio, que nos recomienda un libro una vez por semana, tiene su taller hace más de 22 años; y además sugiere obras desde su Facebook “Leyendo Junto a Cecilia Boggio”.

Otra buena propuesta es “La gente anda leyendo” (@lagenteandaleyendo en Instagram), que suma más de 65 mil seguidores y además de recomendar varios libros, hace sorteos.

“Decime un libro” (@decimeunlibro en Instagram) tiene una onda similar, con reseñas, clubes de lectura virtuales, podcasts y hasta merchandising. Suman más de 37 mil seguidores y suelen tirar propuestas muy interesantes para los lectores.

También podemos sumar en esta lista a “Agus recomienda”, la propuesta de Agus de Diego, que en su cuenta de Instagram (@agusrecomienda) sugiere lecturas varias y también posee un podcast en Spotify bajo el nombre LiterAtlas.


Para quienes quieran buscar algún club que se acerque más a sus preferencias, también pueden ingresar al link instagram.com/explore/tags/clubdelectura, donde encontrarán el hashtag que incluirá numerosas publicaciones al respecto.

Así, los clubes de lectura y las distintas propuestas siguen creciendo -y también empiezan a surgir nuevas propuestas en esta época- con un mismo objetivo: retomar el hábito y disfrutar el placer de tener siempre a mano un buen libro.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Clubes, propuestas y consejos: el impulso a la lectura en aislamiento