Cocina simple y con humor

Martiniano Molina no admitió excusas para los "fiacas" que compran hamburguesas. Recomendó aprovechar los productos más simples que hay en cada lugar.



#

Martiniano se arma de tenedor, cuchillo y humor a la hora de descubrir los secretos de la cocina.

CIPOLLETTI (AC).- Desplegó su empatía con los que fueron a ver su demostración de cocina. El mediático chef Martiniano Molina ratificó que, además de saber cocinar, también sabe cómo relacionarse con la gente. No dejó de lado el humor que lo distingue y apeló a la sensibilidad de sus oyentes: “Hay que tomar conciencia de que la cocina es súper importante para la familia y la alimentación de nuestros niños”.

Según él, la receta es cocinar con humor y con productos simples que se consiguen fácilmente. “No significa darles a los nuestros una cocina lujosa ni cara. Al contrario, tiene que ser lo más accesible y con los productos más simples que hay en cada lugar”.

Inmediatamente fijó su posición: “Si usamos los productos que tenemos a mano, no sólo vamos a cuidar nuestra salud sino también la de nuestra tierra”.

Molina estuvo en esta ciudad cocinando en un céntrico supermercado ante un colmado auditorio que superó las expectativas de los organizadores. Aseguraron que la idea es que vuelva hacia fines de este mes. No sólo cocinó; también firmó autógrafos y contó sobre sus actividades actuales que incluyen cocinas itinerantes por todo el país y libros con su experiencia como chef.

El multifacético cocinero aseguró que en su programa televisivo “Aventura gastronómica” se anima a los deportes extremos y a las entrevistas con productores, artesanos y artistas de los lugares

que visita. No aceptó las excusas de quienes aseguraron que les falta tiempo para cocinar y que las hamburguesas compradas y congeladas son una “gran opción” a la hora de salir del apuro.

Rápidamente brindó una receta. “Podés comprar dos kilos de carne picada, le rallás cebolla y le agregás un poco de cebollita de verdeo, le ponés semillas de sésamo o un poco de trigo burgol crudo, sal, pimienta, hierbas picadas y limón. Después le das la forma a tu gusto y con separadores las conservás en el freezer”, explicó. Pero, y sabiendo que todos los que lo fueron a ver esperaban “algo más” que una receta simple, durante su presentación cocinó láminas de cordero con roll de papa y queso de cabra. De postre un strudel de frutos regionales.

Fiel a su estilo, no se olvidó de la presentación de los platos. “Que sea linda es importante porque habla de nuestro amor a quienes les estamos cocinando”, cerró.


Comentarios


Cocina simple y con humor