Cómo será el nuevo gasoducto a Vaca Muerta

El Ministerio de Hacienda detalló en pliego las particularidades de la tercera concesión de transporte. Algunos requisitos limitan el abanico de empresas interesadas y de las potenciales operadoras de la nueva red.





La traza amarilla es la que deberá seguir la nueva Transportadora Gas del Centro (TGC).

La traza amarilla es la que deberá seguir la nueva Transportadora Gas del Centro (TGC).

El gobierno nacional publicó ayer la Resolución 437/2019 por medio de la cual llamó a licitación para la construcción de un nuevo gasoducto troncal que pasará a ser la tercera concesión de transporte del país y que se denominará Transportadora Gas del Centro.

En los 15 anexos que incorpora la convocatoria se detalló cómo será la nueva línea que partirá desde la planta de acondicionamiento Tratayén de Transportadora Gas del Sur (TGS) en Neuquén y deberá interconectarse en un primer tramo con la planta compresora Saturno, sobre el gasoducto Neuba II en inmediaciones de Salliqueló, provincia de Buenos Aires.

Esta primera etapa deberá estar terminada en un plazo de 18 meses desde la adjudicación que está prevista en octubre, es decir que debería estar funcionando para mayo de 2021.

El gasoducto deberá recorrer 570 kilómetros, en esta primera fase, con un diámetro mínimo de 36 pulgadas, una presión mínima de 95 bar y una capacidad de transporte mínima de 15 millones de metros cúbicos de gas de 9.300 kilocalorías por metro cúbico, pero además con la previsión de poder llegar a los 40 millones de metros cúbicos día con ampliaciones de compresión.

El segundo tramo de la obra partirá desde el punto de conexión de la plana compresora de Saturno y deberá interconectarse con los tramos finales del sistema de Transportadora Gas del Norte (TGN) en las inmediaciones a la localidad de San Nicolás, Buenos Aires.

La obra es crucial para el desarrollo del gas de Vaca Muerta que hoy no puede ampliar su producción por la falta de capacidad de transporte.

En esta segunda fase, la firma ganadora de la licitación deberá realizar una traza de 470 kilómetros con un gasoducto cuyo diámetro mínimo será de 30 pulgadas y con una presión de 95 bar.

El tramo dos deberá tener una capacidad de transporte mínima de 20 millones de metros cúbicos e incluir la posibilidad de ampliarla a 24 millones de metros cúbicos por medio de ampliaciones en la compresión.

Para realizar esta segunda etapa la adjudicadora deberá presentar un detallado plan de obras en tres años y medio y terminar su construcción antes de noviembre de 2024.

Las ofertas y la operadora

El pliego licitatorio publicado ayer por el ministerio de Hacienda da cuenta de una serie de requisitos de deberán cumplir las firmas que deseen presentarse a la compulsa que limita el abanico de interesados a prácticamente las firmas que a principios de año presentaron propuestas en lo que fue una consulta previa.

Esto se debe a que en los 70 días que restan para la apertura de sobres, Nación solicitó a las firmas que por ejemplo detallen los planes de obra para la realización de cada fase del nuevo gasoducto precisando, no sólo los detalles de las obras, sino también la cantidad de personal que se empleará y de materiales que se requerirá.

En números

800
millones de dólares es el costo que se estima demandará la primera etapa de la obra.

En la consulta previa que realizó Nación se presentaron cinco propuestas que en total englobaron a once empresas. Una de las UTEs que en ese momento se presentó estuvo integrada por YPF y TGS, la transportadora en la que tiene peso Pampa Energía, la petrolera de Marcelo Mindlin.

Otra oferta provino de TGN entre cuyos accionistas se destacan Tecpetrol y CGC. En tanto que también hubo propuestas del mexicano Grupo Freysa y de Velitec.

Pero en lo que hace a la operación técnica del nuevo sistema el pliego presentado ayer incorporó un nuevo condimento que prácticamente deja en manos de TGS o TGN su manejo. Es que el pliego especifica que para ser operador se requiere que tengan “una experiencia en operación y mantenimiento de sistemas de transporte de gas natural por ductos, de una longitud no menor a los 500 kilómetros y un diámetro no menor a las 30 pulgadas por al menos 10 años, cinco de ellos consecutivos en los últimos 15 años”.


Comentarios


Cómo será el nuevo gasoducto a Vaca Muerta